por  Miguel Núñez Cortés

 Las  manifestaciones más significativas de la “ameba come cerebros sobre el humano, es un atontamiento generalizado, para pasar luego a estados de confusión, balbuceo persistente, dejando al individuo sin capacidad de poder expresar una idea propia. Solo puede repetir mensajes ajenos y no sin dificultad. Hay casos muy evidentes.

 Es muy difícil retrotraer al enfermo a un estado normal cuando su cerebro ha sido atacado.

 Como en tantos casos conocidos, es determinante la presencia de un parásito, en este caso se trata del Naegleria fowleri, también conocido como la “ameba asesina” o “ameba come cerebros”.

 Hoy, más que nunca, quienes se dedican a la política deberían consultar a médicos especialistas, con el perfil del doctor Ramón Carrillo, el médico sanitarista de Perón. La “amebiosis o amebiasis” a veces toma características de pandemia. ¡Vaya si lo sabemos!

 La “ameba come cerebros”, que afecta evidentemente a muchos individuos en distintos lugares y jerarquías de nuestro país, exigirá -de existir la posibilidad de contar con un re-categorizado Ministerio de Salud Pública- iniciar una campaña dedicada a atacar las causas de las enfermedades desde el poder público, con políticas acordes a las necesidades de la sociedad argentina.

 Ramón Carrillo, mediante una beca universitaria trabajó e investigó en Europa junto a los más destacados especialistas en neurología del mundo, entre ellos Cornelius Ubbo Ariëns Kappers.

 Regresó de Europa a Buenos Aires en plena Década Infame  momento en que pudo vivenciar lo que ha sido calificado como el “sistemático saqueo y destrucción que sufría su patria, en un período caracterizado por la profunda decadencia moral de la dirigencia, donde se impone la corrupción, el negociado, la enajenación del patrimonio nacional y el empobrecimiento de una gran mayoría poblacional” (dixit Marcos A. Ordóñez).

 En la Revista “Todo es Historia” (N° 501 del año 2009), se señala que el primer  Ministro de Salud Pública de la Nación nombrado por el Gral. Perón, doctor “Ramón Carrillo, expresaba que frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas”.

  “Abocado al estudio constante del campo neurológico, realizó profundas investigaciones de las enfermedades que atacan al cerebro, formulando una clasificación de las mismas que hoy continúa utilizándose.

 “No obstante, uno de los méritos más frecuentemente reconocidos al Dr. Carrillo fue el desarrollo de la medicina social, también denominado sanitarismo o medicina sanitarista, la cual pudo concretar desde su posición como Ministro de Salud de la Nación.

 Quizás a partir de 2019 se pueda combatir  la “ameba come cerebros” con un diagnóstico precoz, de tal forma de poder enfrentarla desde el momento mismo en que se instala en los seres humanos. Claro, eso deberán decidirlo aquellos que no se encuentren colonizados por la “ameba como cerebros”; caso contrario será más de los mismo.

 Piense el lector que si esa extraña ameba come cerebros” se llegara a instalar en individuos con poder de decisión sobre la «vida y hacienda» de las personas, el daño que podría provocar, fundamentalmente sobre los más pobres y desvalidos, sería irreversible y espantoso.

 ¡Atentos, entonces, a los parásitos y mucho más atentos a sus intenciones colonizadoras! El colonizado por la “ameba como cerebros”, solo podrá alcanzar la salud con dosis importantes de lecturas jauretcheanas, en gotas. Siempre habrá de agitarse para conseguir los efectos deseados.

Se invita al lector a ampliar la información consultando los siguientes enlaces:

https://historiaybiografias.com/drcarrillo/

https://es.wikipedia.org/wiki/Ram%C3%B3n_Carrillo