Ella no sabe porqué le cayó encima, la aplastó en una cama.

No sabe porqué todo era oscuro, no podía ver.

No sabe porqué su padrastro le hacía daño, dolía.

Tampoco sabe porqué nadie le dijo nada.

Ni nadie hizo nada.

María tiene 14 años.