Colaboración: Lucas Gómez Portillo.

En la tarde noche del 21 de octubre un grupo de manifestantes se congregaron en la capital de Mendoza a repudiar los graves actos de represión emprendido por el gobierno chileno contra su pueblo, frente al consulado que dicho país posee en la provincia. La intención era solidarizarse y manifestar apoyo a las protestas que están teniendo lugar al otro lado de la cordillera. En su mayoría se trataba de jóvenes, algunos y algunas adolescentes, autoconvocados.

El grupo se movilizó unas cuadras hacia la plaza Chile a continuar con su peregrinaje, sin mayores disturbios y en forma pacífica

https://www.youtube.com/watch?v=V-zV4SxKQCc

Cuando la actividad estaba llegando a su fin y sin que existiera daño alguno, apareció personal policial encabezado por el jefe de la policía de Mendoza con un camión de bomberos, que a casi media cuadra de los manifestantes encendió la manguera que debería servir para apagar incendios, a modo de camión hidrante usado para reprimir manifestaciones, comenzando a cazar a los presentes por parte de un grupo de la policía que apareció violentamente en ese momento, empezando por los que tenía a mano, jóvenes que no estaban cortando calle alguna y que se encontraban del lado de donde los policías emprendían la cada vez más violenta represión. En ese devenir el propio jefe de la policía, Roberto Munives,entre los tiros que efectuaban sus subordinados, puede ser observado en diversos videos persiguiendo y golpeando a jóvenes que ni siquiera estaban dentro de la muchedumbre a la que se dirigió el agua.

https://www.youtube.com/watch?v=vUk5ZNipbBg

El personal policial de manera violenta acometió contra la muchedumbre deteniendo a mansalva a los jóvenes presentes, disparando sus armas, subiéndolos a móviles y dirigiendo sin paradero conocido o publicitado en las horas siguientes. 24 jovenes fueron detenidos de esa forma y de a poco fueron siendo trasladadas a diversas comisarías de la capital mendocina.

Decenas de abogadas y abogados, y diversos funcionarios de organismos vinculados con los Derechos Humanos recorrieron inmediatamente las comisarías y fueron completando para la madrugada el listado de los detenidos, con enorme resistencia de parte del personal policial a suministrar información o permitir a los abogados, abogadas y organismos de Derechos Humanos a poder ingresar a custodiar las condiciones de detención de los y las jóvenes detenidos. El personal policial incluso negaba la posibilidad de ingresar a los miembros del Comité contra la Tortura, organismo legalmente creado en la provincia conforme Tratado Internacional con Jerarquía Constitucional.

Luego de una demora injustificada recién en las últimas horas del día siguiente se empezó a liberar a los y las detenidas, imputándolos de los más diversos e inverosímiles hechos. Hasta el momento en que se escriben estas líneas no se tiene conocimiento de que se haya imputado al jefe de la policía por abuso de autoridad por parte del Ministerio Público provincial.

Notable fue la ausencia del Procurador de las Personas Privadas de la libertad, Luis Romero, recientementenombrado en un escandaloso concurso manipulado por el Poder Ejecutivo.

El mejor alumno del presidente Macri, Alfredo Cornejo, montó un escenario represivo para el cierre de la campaña electoral nacional, mostrando mano dura con los más jóvenes y contra la libre y pacífica expresión democrática. Imitó al presidente Piñera, proponiendo guerra al pueblo que está cansado de ser maltratado.