Colaboración: Miguel Núñez Cortez

«¡Pensalo mejor! alguna vez nos dijeron. Es cierto. Ponemos nuestra atención en lo pensado y no a la acción de pensar. Las  llamadas  destrezas de pensamiento, son ejecutadas mecánica o aisladamente y no suponen verdadero pensamiento.

«El pensamiento es la actividad y creación de la mente; se dice de todo aquello que es traído a la existencia mediante la actividad del intelecto.

«Pensar, implica generar, analizar y evaluar ideas, y pensar “cuidadosamente”. Todo esto, además, son los pasos previos que posibilitan la toma de cualquier decisión.

«El pensamiento creativo y el crítico van de la mano, pues es necesario tener ideas pero saber evaluar su “calidad”, y, en función de eso, tomar una decisión.

« El respeto hacia la diversidad cultural y los derechos de todos los ciudadanos parece haber ingresado en la agenda pública de modo definitivo, aunque no todos, como es evidente. La reparación de derechos conculcados, el fortalecimiento institucional de la actividad de género, la defensa del contrato laboral, derechos a la salud, la educación, la vivienda digna, etc.

« Todavía hay resistencias, polémicas, escenarios y personajes que argumentan en contra y perciben los cambios como modificaciones a concepciones que, para ellos, tienen, siempre han tenido y deben seguir teniendo un valor fundamental y superior frente a lo que el ejercicio de la ciudadanía cultural por sectores que históricamente fueron silenciados o invisibilizados no traen beneficios sino que son indicios de una eventual degeneración.

«En estos últimos cuatro años un grupo minoritario, con alguna voz altisonante, se ha reservado la “custodia republicana” y todo lo distinto fue declarado como propio de la grieta.  

«Las anomalías que introduce el movimiento nacional, son evaluadas como una traición a los principios inculcados a través de los maestros formados en la ley 1420. En el film El Padrino, el protagonista le manifiesta a un allegado “Intenta entender cómo piensan los que te rodean”.

«Ha quedado demostrado en nuestra patria que lo que es hoy, algún día fue mañana, y no se entendió.  La historia reciente parece demostrar que de los muchos futuros posibles no todos serán igualmente probables. Será el votante el que asuma la responsabilidad de evaluar  “cómo”, a “quién”, voto hace cuatro años. Claro, hace falta pensar, con todas sus variantes.

«Se habla de futuro como algo que aún no está, pero que algún día será. Todo lo realizado hasta el domingo para alcanzar la victoria YA NO SIRVE MÁS. Hay que disolver los rótulos, descongregar los grupos, desmanifestar lo publicado.

Ahora es momento de trabajar y capacitarse. Sigamos siendo peronistas. Basta de héroes grandes, medianos y pequeños. Alberto y Cristina conducen. Ellos, solo ellos. Eso quisimos y lo logramos. Dejemos las cosas ñoñas para los ñoños. El escenario es nuevo. El año 2015 quedó atrás. Y no solo atrás, sino que nos quedó la destrucción, sin Plan Marshall.

«El 12 de octubre de 1973 Juan Domingo Perón asumía la Presidencia de la Nación por tercera vez. En aquella ocasión nos dijo a los jóvenes presentes en la Plaza del Congreso (discurso que escuchamos a través de altavoces, llorando y abrazados a una bandera argentina):

«A ustedes, jóvenes, que son nuestra esperanza, quiero que les llegue nuestro más profundo cariño, junto con la exhortación más sincera de que trabajen y se capaciten. Porque los jóvenes serán los artífices del destino con que soñamos”.

«Y hoy podemos decir que aquellos jóvenes hemos cumplido. Muchos en segundos o terceros planos, sin alfombras ni timbres, pero leales a la doctrina que abrazamos con absoluta libertad y convencimiento. Hubo otros jóvenes de aquellos tiempos, como Néstor y Cristina, que también trabajaron y se capacitaron, para convertirse luego y durante muchos años y en distintos destinos políticos, en los artífices del destino de la Patria amada, esa con la que soñaba el General, en aquella asunción del 12 de octubre de 1973, después de 18 años de extrañamiento.

«Entre golpes militares más próximos a rencillas de salón, junto a otros crueles y desgraciados, entre guerras y bloqueos, muchos llegamos hasta aquí. A los poderes de turno, de adentro y de afuera, los ha desesperado esta lealtad a ideales sólidos y en su fondo hábiles en el hacer cotidiano en beneficio de esta Patria a la que siempre la imaginamos libre, justa, soberana y democrática.

«Con Alberto y Cristina se restaura la alianza nacional, popular y democrática. Por eso esta convocatoria al pensamiento, de tal forma de alcanzar una ejecución consciente de los procesos que sean necesarios instaurar para sortear las dificultades de la tierra arrasada.

«Deberemos ser creativos, a la vez que críticos, haciendo todo de manera rigurosa y atenta. Y renovaremos el antiguo compromiso con aquellos pensamientos originales que nos enseñara el “viejo querido” en la mitad del siglo pasado.

«No en vano citamos a Agustín de Hipona: presente del pasado, presente del presente y presente del futuro.

«Queremos que las futuras generaciones argentinas sepan sonreír desde la infancia… Bajo los gloriosos pliegues de nuestra bandera; no puede ni debe haber niños argentinos que no puedan ir a la escuela, o que tengan que ir a ella mal alimentados. Tampoco los debe haber que vivan desnutridos, en hogares sin luz y sin calor. Luchamos, los hombres de este gobierno, porque vosotros, los niños, podáis vivir despreocupados del presente, entregados a vuestros juegos y a vuestros estudios, amparados en una familia y seguros del porvenir» » (Juan D. Perón).

“Cada época sueña la siguiente”

Michelet Avenir! Avenir!

(citado por Walter Benjamin en “El libro de los pasajes”)

Referencias:
https://ineverycrea.net/comunidad/ineverycrea/recurso/cultura-de-pensamiento-aprender-y-ensear-a-pensar/d5ad50dd-7a7a-4411-8795-b4ae20265185


https://www.opp.gub.uy/sites/default/files/inline-files/Informe%20Pensar%20la%20Cultura%20del%20Ma%C3%B1ana.pdf

https://www.sitiosargentina.com.ar/notas/2009/junio/frases-peron.htm