Cultura Diario de vida fernandiana XIII

Cultura

Diario de vida fernandiana XIII

Por Noé Jitrik No es para nada extraño que al ver cómo una turba atacaba a un camión de C5N me viniera a la mente el título de una película de Bergman: El huevo de la serpiente. ¿Cuál era la serpiente a que daría lugar el huevo? El nazismo, estaba explícito en la...

Cultura Diario de la vida fernandiana XII

Cultura

Diario de la vida fernandiana XII

Por Noé Jitrik Mi amigo Mario Rapoport me invitó a compartir un llamado “Foro”, patrocinado por el Fondo Nacional de las Artes, cuyo tema era algo así como la crisis económica mundial. Pese a mis reticencias para entrar en semejante cuestión, me venció su idea de que...

Cultura Diario de vida fernandiana XI

Cultura

Diario de vida fernandiana XI

Por Noe Jitrik Hace muchos años, en una universidad mexicana, un colega contó la historia de un soldado romano, pongamos que se llamaba Cayo Julio Rufo. Era un centurión feroz, a quien se le había encargado que se ocupara de los cristianos entonces perseguidos. La...

Cultura Diario de vida fernandiana X

Cultura

Diario de vida fernandiana X

Por Noé Jitrik La palabra “frontera” apareció muchas veces en estos días (o meses) de pandemia. Fácilmente comprensible al mencionar países, sobre todo vecinos y, ni hablar, lejanos. Los países una amenaza, las fronteras una protección o una salvaguardia aunque se...

Cultura Diario de vida fernandiana IX

Cultura

Diario de vida fernandiana IX

Por Noe Jitrik Mi amigo del alma, Darío Cantón, me llama preocupado, o angustiado, y me pregunta qué pasará con nosotros que somos vulnerables por razones de edad, si la cuarentena sigue indefinidamente. Supongo que la pregunta flota en el aire y la respuesta vaya uno...

Cultura Diario de vida Fernandiana VIII

Cultura

Diario de vida Fernandiana VIII

Por Noé Jitrik. Durante el día la cuarentena se lleva bastante bien; pequeñas tareas que, en mi caso, no difieren de las que tenía que realizar antes, en la feliz época en la que un virus vivía determinado tiempo y terminaba por extinguirse solito, sin antibióticos ni...