Crónicas Tucumanas ¿Importa la pizza?

Crónicas Tucumanas

¿Importa la pizza?

por Rosana Herrera   No conozco a nadie que haya pensado jamás “qué ganas tengo de viajar en ambulancia” o al menos que lo dijera en voz alta. Y seguramente nadie lo deseó porque no tuvo el privilegio de conocer a Gaby, el ambulanciero de Boedo y a su deliciosa...

Mientras Macri defiende al Dr.Abel Albino Hablemos en serio

Mientras Macri defiende al Dr.Abel Albino

Hablemos en serio

por Rosana Herrera Cuando pensamos esta columna con el Consejo Editor, lo hicimos intentando encontrar semana a semana un vínculo que pudiera acercarnos al lector desde un lenguaje más relajado y coloquial que el que usan lxs otrxs barracxs, usando el humor como...

Crónicas Tucumanas De cuando preferís que te duela la muela…

Crónicas Tucumanas

De cuando preferís que te duela la muela…

por Rosana Herrera Cuando mi hija menor era niñita, ante la típica “quevasasercuandoseasgrande” ella siempre respondía “abogada, para meter presxs a todxs lxs dentistas”. Y sentada ayer en esa tan helada como paquetísima sala de espera de mi torturadora,...

Crónicas Tucumanas Con la sirena ululando

Crónicas Tucumanas

Con la sirena ululando

por Rosana Herrera  No conozco a nadie que haya pensado jamás “qué ganas tengo de viajar en ambulancia” o al menos que lo dijera en voz alta. Y seguramente nadie lo deseó porque no tuvo el privilegio de conocer a Gaby, el ambulanciero de Boedo y a su deliciosa...

crónicas Tucumanas en Buenos Aires ¡Hasta pronto, Buenos Aires!

crónicas Tucumanas en Buenos Aires

¡Hasta pronto, Buenos Aires!

por Rosana Herrera Llegó el día de la despedida. Como llega todo en la vida. Y este día es muy especial porque llegó de la mejor manera, de la manera que siempre soñamos pero que nunca nos animamos a imaginar. Buenos Aires y su gente nos despiden amorosamente. La...

Crónicas Tucumanas en Buenos Aires Todo es cuestión de actitud

Crónicas Tucumanas en Buenos Aires

Todo es cuestión de actitud

por Rosana Herrera La cuñada que llega a festejar el cumple del sobrino menor y la ansiedad que (aunque bastante menguada) sigue haciendo estragos en la familia, nos obliga a salir con mucha premura del departamento tal vez esperando que por eso su avión arribaría más...