Por Marx Bauzá (desde Tucumán)

 

Volvamos a ser libres

del yugo

de quienes oprimen el pecho.

Volvamos a respirar

el aire

que llena nuestros pulmones,

cada mañana.

Seamos primavera y mil flores.

Millones.

Campos. Ciudades.

Construyamos hacia adelante.

Metamos un gol de media cancha.

Tomemos el timón de nuestra historia.

Tengamos coraje para sortear el abismo.

Volemos en libertad,

como palomas en Plaza de Mayo

o satélites

orbitando amaneceres más lindos.

¡Enamorémonos!

Enamorémonos de nuevo.

Volvamos a sonreírnos y mirarnos a la cara.

Dejemos atrás la tristeza.

Juremos vivir con gloria y con laureles eternos.

Conectemos belleza con igualdad.

Seamos caminos.

Seamos puentes.

Seamos amor.

Amemos esa bandera hecha cielo

y este sol abrigando las almas,

acariciando el deseo.

 

Una nación nace en la emoción de sentirnos,

abrazarnos al progreso.

¡El futuro es colectivo y es nuestro!

Volvamos al encuentro de la poesía,

de quienes sueñan despiertos.

 

Volvamos a la ciencia de ser felices.

Volvamos a elegir al otro, a la otra,

a las madres, a las abuelas,

a los que amasan el cotidiano

y persisten

en el arte de levantarnos de nuevo.

 

Seamos independientes.

¡Agitemos la bandera de la dignidad!

Seamos la luz del sur de los pueblos.

Seamos el norte,

la brújula de la utopía,

la pasión, los sentimientos.

Seamos el alba,

la esperanza que nace de adentro.

Tengamos fe en nosotros mismos

y en nosotras.

Seamos nación, seamos espejo.

El otro es la Patria, amigos,

vecinos,

compañeras, compañeros.

Seamos reflejo.

¡Rescatemos la alegría!

Volvamos.

Seamos libros.

Seamos libres.

Seamos campeones en eso de amarnos

y que sagrado sea el grito:

¡Brindemos a la salud de los nuevos tiempos!

 

Para Cristina Fernández de Kirchner, con todo mi amor.