Por Enrique Aicardi

Debo decir, debo decir

Las cosas se pusieron más difíciles

Y sabés que sí

Si lo soñé o lo viví

Las chicas conmigo son Thelma y Louise

Fito Páez

Es la historia de dos mujeres de clase trabajadora en Arkansas que se disponen a hacer un viaje a las montañas, un fin de semana de libertad. Cuando paran en un bar carretero Thelma (Geena Davis) es asaltada sexualmente y Louise (Susan Sarandon) le dispara en el pecho al violador. Desde ese momento las dos mujeres son fugitivas y nadie, y menos la policía, creerá su historia de la defensa propia, ya no es posible volver a su casa, sólo pueden seguir adelante, a México, o a donde la ruta las lleve.

A lo largo del camino ocurrirán momentos excepcionales, Thelma tiene una extraordinaria historia de una noche con un joven en circunstancias eróticas planteadas por JD (Brad Pitt), y las dos mujeres tienen actitudes de venganza contra la cultura machista que las rodea: encierran a un policía estatal en el baúl de un auto, hacen volar el camión de combustible de un sórdido as del volante.

Ellas deciden tomar su propio destino en sus manos

Thelma y Louise viven un punto de transformación de la representatividad de las mujeres. Thelma es un ama de casa infeliz, con un marido inmaduro y tosco que la engaña. Louise trabaja de camarera y está atrapada en una relación que no tiene ningún tipo de horizonte.

El guión de Kouri las transforma en estrellas del road movie (película de carretera), en western, un thriller al estilo de Bonny & Clyde.

Ningún hombre viene en su rescate, en lugar de eso, Louise toma un arma y tira su lápiz labial y Thelma crece en coraje, mujeres dueñas de ellas mismas, en ellas hay algo más que risas y acciones.

En la brutal escena de la violación, Louise interrumpe el ataque a Thelma pero no le dispara en el momento, lo hace cuando él no evidencia ningún remordimiento.

Cuando Thelma y Louise toman la decisión de saltar es una condena a las fuerzas de la ley y el orden, del establishment, que no les ofrece ninguna protección.

El coche en el que huyen es un Thunderbird 66 verde, descapotable.

Una de las sensaciones que se desprende de la película es el sentimiento de libertad, las dos heroínas deciden escaparse durante un fin de semana, de la monotonía cotidiana, de la pesadez de la pareja, viajando en ese coche, atravesando espacios desérticos y paisajes naturales sublimes, dejarse ir, beber alcohol, es como abrazar el tiempo perdido. Esta libertad será de corta duración.

El tema que está superpresente en toda la trama es el de la violación, este tema conlleva igualmente el de la venganza. El asesinato de Harlan fue en cierto modo accidental, aunque significa la venganza de Louise contra el hombre que la violó en su pasado.

Thelma y Louise desarrollan venganza consciente contra los pilares básicos de la sociedad, representan la emancipación y la autorrealización, la toma de control de las mujeres sobre su vida, el empoderamiento.

Dos mujeres mejores amigas saltando al vacío para escapar del machismo y la violencia. Estrenada en 1991 y quedan todavía marcas en la cultura popular.

La road movie con sus heroínas feministas y transgresoras rompió esquemas, puso en primer plano la prevalencia de dos mujeres empoderadas. La película inspiró el tema “Dos días en la vida” del álbum más exitoso de Fito Páez (El amor después del amor) y que el músico interpretó junto a Celeste Carballo y Fabiana Cantilo en el Luma Park.

Callie Kouri fue el cerebro de la historia, su guión se llevó el Oscar a la mejor historia original, tuvo que superar varios prejuicios, uno de ellos fue que dos mujeres fueran las protagonistas, que decidieran hacer un cambio radical en sus vidas e ir hasta las últimas consecuencias.