por Miguel Núñez Cortés

Ante la gravedad de los momentos que sin quererlos nos tocan vivir, parecería superficial o vacuo el título de este artículo. Sin embargo creo que, precisamente, estas son las circunstancias propicias para volver a pensar aquellas cosas que nos han dado una singularidad, que algunos por extensión llaman solidez política,  antes nunca vista en la historia argentina.

Cuentan nuestros hermanos españoles, a partir de un conjunto músico-instrumental que se llama “Las Migas” (que se presentaron en abril de este año en Buenos Aires), que su nombre se remonta a un modismo original de los pastores trashumantes, que cuando llegaba la hora del descanso hacían una “comida a la canasta”, aportando lo que cada uno llevaba, como pan, ajos, aceite de oliva, agua. Y “hacer buenas migas” partió de ese comer juntos, de ese compartir, que mucho tenía de camaradería y de compañerismo.

Los viejos, que hemos estado alineados desde 1945 dentro  del Movimiento Nacional y Popular, el de Perón y Evita, el de Néstor y Cristina, llamamos a nuestros compañeros, con los que hacemos “buenas migas”, específicamente “CUMPA/S”.

Los más jóvenes, con ese ardor que le ponen a estos momentos tan especiales de nuestra historia patria, se vocean públicamente como “COMPA/S” y otros aun más jóvenes y audaces como “KUMPA/S”, incorporando esa “K” – la de Néstor –  con la que tantos amigos y enemigos nos han identificado.

Todos nos sabemos originarios de un mismo tronco, con una raíz común y profunda, esa que nos viene “desde el fondo inmortal de la historia nacional y popular”

Falta aclarar un último paso. ¿de dónde nace la palabra “compañero”?

El término compañero etimológicamente procede del latín ‘cumpanis’ (cum: con panis: pan), cuya traducción literal es ‘con pan’ dándole el  significado de ‘compartiendo el pan’ o ‘los que comparten el pan’, ‘comer de un mismo pan’, llegando hasta nosotros como ‘compañero’.

¡Cómo se parece a aquellas “buenas migas” de los pastores trashumantes españoles!

Han existido diversas teorías etimológicas. Algunos la refieren a la “Última Cena” en la que Jesús compartió con sus compañeros de mesa (los doce Apóstoles), el pan ácimo (ázimo o cenceño) o sin levadura, común en aquellas mesas, no tenía la forma de una hostia, redonda y blanca, como la que alguna vez hemos visto.

Hay quien apunta a San Ignacio de Loyola, fundador de la orden religiosa de la Compañía de Jesús en el siglo XVI. Los “jesuitas” son desde 1534, por definición de su fundador, compañeros de Jesús.

Compañero aparece por primera vez en nuestra lengua en las Glosas Silenses, anotaciones de monjes medievales al borde de manuscritos en latín, datadas en la segunda mitad del siglo XI, en el monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos).

Esa palabra deviene  del bajo latín “compania”, vocablo formado por cum ‘con’ y panis ‘pan’. Etimológicamente, pues, compañeros son ‘los que comparten el pan’.

Pero vamos a darles una alegría y un respaldo etimológico al “COMPA/S” de nuestros jóvenes “cumpas”. Ocurre que en el latín hispánico de mitad del siglo XI, companionis ‘compañero’ dio lugar a compañón, forma más anticuada de compañero, de la que se derivó el vocablo francés compagnon … entonces de “COMPAGNON”, bien pude derivar “COMPA/S”.

Los dos textos precedentes han sido tomados de los libros de Ricardo Soca “La fascinante historia de las palabras” y “Nuevas fascinantes historias de las palabras”  

El adversario enloquece y no entiende la supervivencia de tantos cumpas y compas. Ellos no saben que, además de todo, está nuestro sentir, que es un hacer y es un vivir.

                       YO SERÉ TU COMPAÑERO

Mas, recuerda si el fracaso, te muestra su rostro fiero,
los vencidos siempre fueron despreciados en su ocaso,
por los que ayer los quisieron.

Yo seré tu compañero.

Para el sueño y la poesía, los que llaman utopía,
los que nunca la entendieron
por torpeza o cobardía.

Yo seré tu compañero.

Y en la realidad más dura y en el llanto mas sincero,
el rebelde desafuero, con toda mi encarnadura,
para andar juntos, me quedo.

Yo seré tu compañero.

Yo seré tu compañero, en razón, paz y verdad,
en justicia y libertad, que es todo lo que más quiero
aunque traigan soledad.

Yo seré tu compañero.

NR: adaptado de un poema de RAFAEL AMOR.