Argentina se mira en un espejo que huye. Un gobierno corrupto intenta confundirla, volver a sumirla en la ignorancia, la pobreza, vender la soberanía.

Mientras, América se estremece. Los socios de los que nos gobiernan la atacan, la saquean, están poniendo más bases, desestabilizando gobiernos, esclavizando pueblos como siempre.

Y los pueblos cansados del sufrimiento, las muertes, las torturas, la necesidad de emigrar se retuercen entre la memoria, los deseos, las dudas sobre la liberación.

Entonces estalla México, se defiende Nicaragua de maras y asesinos,, se proscribe a Lula con una prisión vergüenza universal.

Si no aprendemos a vernos en el espejo Americano todo lo que nos sucede seguirá.