Por Javier Gerez 


El municipio de Tafí Viejo (Tucumán) ha implementado un sistema de transporte innovador basado es dos pilares centrales: la gestión estatal y el cuidado del medioambiente. En un contexto de crisis determinada por las constantes pujas entre empresarios del transporte y gobiernos, que en la provincia ha desencadenado un incremento de paros y huelgas, decidió garantizar el traslado de los ciudadanos a través de esta iniciativa que además se enmarca dentro de una visión integral de gestión de lo social y lo ecológico.

En efecto, no puede verse el EcoBus como una propuesta aislada sino conectada con el conjunto de las políticas económicas y ambientales diagramadas por la intendencia. Dentro de estas últimas cumple un rol destacado el Centro de Interpretación Ambiental y Tecnológico (CIAT), en donde cada mes se reciclan toneladas de residuos como papel, cartón, plástico, vidrio y metales, que se utilizan para la fabricación de distintos materiales como bloques, láminas y chapas. Allí mismo se acopia y procesa el aceite de mesa utilizado para elaborar el biodiesel que impulsa los colectivos.

El EcoBus inició con la adquisición de una flota de seis unidades que fueron adaptadas para disminuir la utilización de los combustibles fósiles convencionales y de ese modo reducir la contaminación, al tiempo que se abaratan los costos de funcionamiento. De acuerdo con la información oficial, tienen capacidad para 30 personas cada uno y se dividen en las líneas A y B, con un circuito que abarca el casco histórico de la ciudad y la periferia.

El pago del servicio se realiza por medio de la compra de boletos o bien con dinero digital a través de la aplicación Billetera Ferro, con la cual se administra una criptomoneda de uso local creada para ese fin. Además, los usuarios puden recargar la aplicación canjeando litros de aceite vegetal en el Ciat y en los distintos puntos verdes de la ciudad, completando así el círculo virtuoso de esta forma alternativa de transporte.

Actualmente se encuentran en preparación dos unidades más, que permitirán mejorar la frecuencia y el servicio. A partir de la incorporación de conductoras mujeres se garantiza también la paridad de género dentro del plantel municipal. Para comprobar su conveniencia y eficacia basta con señalar que durante el último paro de transporte el EcoBus trasladó a más de 500 trabajadores no sólo dentro del ámbito de Tafí Viejo sino también hacia la Capital.

En la medida en que el problema del servicio ofrecido por empresas privadas fuertemente subsidiadas por el Estado siga dilatándose con medidas provisorias, resulta deseable que la experiencia taficeña sea tenida en cuenta a la hora de buscar soluciones de fondo y perdurables en el tiempo. (*) El autor es licenciado en Letras, escribe en varios medios locales. Es un reconocido militante peronista