«Mi pueblo estaba gimiendo y hubo quien no lo escucho».

Pero millones se pusieron de pie

por Alejandro Mosquera

El segundo Congreso Nacional de El Manifiesto Argentino comenzó hace un mes cuando comenzaron a realizarse las reuniones preparatorias y mas cercanamente en los Congresos provinciales o precongresos. Se extendió en la reunión federal preparatoria del viernes 22 de marzo en el Centro Cultural Mugica en Piedras 720 de la ciudad Autónoma de Buenos Aires ¡, y concluyó en el Congreso el día 23 de marzo en la sede de la Unión de Trabajadores de la Educación.

Fue electa para presidir el Congreso Rosana Herrera delegada de Tucumán y miembro de la Junta Ejecutiva, con la asistencia de Tete Romero del Chaco.

Los debates centrales estuvieron ligados a la situación en la región, al análisis de la catástrofe que nos dejara el gobierno de Cambiemos, a las pautas programáticas que propone el MA para enfrentarla, y el frente opositor amplio, con PASO con sistema D’Hont sin piso, como instrumento de unidad y que de base a un gobierno de coalición social y política.

 Se discutió en las deliberaciones que la ola de derecha en Latinoamérica, que los intentos de esta verdadera internacional conservadora y neoliberal es producir una derrota estratégica a las experiencias nacional populares de la región. Y la vez se trabajó y constató en los caminos de la recuperación del movimiento en cada país, las resistencias, y el papel del triunfo en las elecciones del 2019 para asegurar que nuestra región siga como zona de paz y colaboración y no territorios de invasiones y conflictos armados. En los debates se sostuvo que un triunfo popular en Argentina es nuestro primer deber de solidaridad con los pueblos hermanos y el comienzo de una posible nueva oleada popular en el continente.

Sobre el país el intercambio se concentró tanto en la catástrofe social, sanitaria, educativa y económica a la que nos llevaron las políticas del gobierno actual, sino que el desafío del movimiento popular es derrotar y superar al neoliberalismo no solo como dogmática económica, sino como proyecto político-cultural que apunta a cambiar los valores construidos por nuestro pueblo. “Es una batalla cultural por el sentido común” sostuvieron varios delegados.

Se analizó la importancia de la unidad de dirigentes por el peso simbólico, sin embargo, el Congreso puso el acento en lograr una Confluencia Nacional y popular que exprese un bloque histórico, cuya función contingente es concretar la Argentina del futuro, soberana, igualitaria, democrática. Bloque entonces que expresa la confluencia de actores diversos tanto social, económica como políticamente. Esta articulación para ser lograda debe reconocer la pluralidad y diversidad de nuestro pueblo, de sus identidades, actores que tienen contradicciones entre sí y que se pueden aunar en un proyecto nacional si la política logra esa articulación y conducción.

Las realidades provinciales en las intervenciones de los delegados fueron mostrando que los caminos de unidad son difíciles donde en muchos casos priman los sectores y dirigentes conservadores que aprovechan la necesidad de la unidad para consagrar su hegemonía. Y en otros muestran la debilidad de las fuerzas transformadoras.

De este debate surgieron dos cuestiones básicas del planteo de El Manifiesto Argentino: por un lado, que la unidad amplia presupone y transita por la lucha por el rumbo del Frente, no solo hacia las elecciones sino en la coalición de gobierno. Que por lo tanto frente amplio no es sinónimo de un club de moderados, sino de amplitud con discusión de programas, propuestas y rumbo.  Y la segunda conclusión que esa configuración de la unidad necesita del protagonismo de millones de compatriotas para hacerlo posible, y de Cristina Fernández de Kirchner para poder concretarse con un rumbo de igualdad, justicia y soberanía.

El debate no siempre fue concurrente, y el movimiento mostró su perfil plural ya que varias mociones fueron votadas, y el documento final aprobado por mayoría muy holgada pero no por unanimidad.

 

El proyecto y el Manifiesto

 

Discutidas la política y las pautas programáticas el debate se centró en si el movimiento debía continuar como hasta ahora, o las propias definiciones y el crecimiento tanto en extensión como en su incidencia política requerían una transformación de la organización de el Manifiesto.

La conclusión fue la necesidad de marchar a una mejor institucionalización de este, una mayor organización, y sobre todo a una estructuración mas colectiva de sus órganos de dirección.

Se señaóo que la diversidad y pluralidad es una riqueza del movimiento, y que la coherencia es necesaria para avanzar en concretar sus metas y sobre todo contribuir de manera mas decisiva a las batallas políticas y culturales de nuestro pueblo.

El Manifiesto Argentino no es un movimiento de intelectuales, es un movimiento político, que lo conforman militantes políticos, de derechos humanos, feministas, trabajadores, jubilados, profesionales, científicos, independientes, artistas, escritores y periodistas. Su destino como movimiento no está atada a tener un decálogo de soluciones, ni a ser parte de una elite que examina desde afuera los problemas de nuestro país. Somos parte de nuestro pueblo, con sus fortalezas y debilidades. Nuestro desafió es ser parte. Lejos de los concepciones vanguardistas y aislacionistas que nunca se contaminan pero que tampoco nunca solucionan los dramas de nuestro pueblo. Somos profundamente democráticos, federales, humanistas y románticos.

 

En esta senda se votó una estructura que tiene al Congreso Nacional como su órgano máximo y que tendrá su III reunión en el 2020 en la provincia de Tucumán.

 

 

  • Se resolvió que el órgano colectivo de mayor importancia entre los congresos y a cargo de las grandes líneas políticas, del ideario, y de las alianzas es la Mesa Nacional que quedó constituida por 35 compañerxs:

 

Fernando Basso CABA
Carlos Bellagio Salta
Violeta Burkart Noé CABA
Sebastián Cantoni Córdoba
Bernardo Carnelli CABA
Boris Casanova Bs.As.
Alcira Cassino Neuquén
Olga Centurión Bs.As.
Silvia Dias Misiones
Ernesto Fernández Tucumán
Mempo Giardinelli Chaco
Alfredo Giorno Bs.As.
Lucas Gomez Portillo Mendoza
Rosana Herrera Tucumán
Manuel Heil Rio Negro
Carlos Imondi Neuquén
Patricia Laría Rio Negro
Mónica Mendoza Bs.As.
Hugo Lito Merlo Bs.As.
Carlos Avelino Monná Entre Ríos
Alejandro Mosquera Bs.As.
Gerardo Nicolopulos Salta
Natalia Porta López Chaco
Pedro Peretti Santa Fé
Carlos Daniel Resio Misiones
Luis Robles Chaco
Francisco Tete Romero Chaco
Graciela Rosso Bs.As.
Julio Signes Entre Ríos
Paula Sosa Santa Fé
Viviana Torres Alfaro Tucumán
Raúl  Torresan Bs.As.
Guillermo Varone CABA
Juan Pablo Verguilla Córdoba
Marcelo Villalba Tucumán

 

 

 

 

  • Se resolvió que el órgano ejecutivo a cargo de la conducción cotidiana a nivel nacional sea la Junta Ejecutiva Nacional compuesta por

 

 

Presidente Mempo Giardinelli

Secretario General Alejandro Mosquera

Secretario de Organización e Interior Carlos Daniel Resio

Secretaria de Programas Rosana Herrera

Secretario de asuntos Agropecuarios y Producción  Pedro Peretti

Secretaria de Formación Política Fernando Basso

Secretaria de Comunicación Violeta Burkart Noé

Secretaria de Género para nominar

 

También se decidió que el trabajo dentro la Mesa Nacional este organizado en secretarias temáticas y en equipos que funcionaran con los secretarios de la Junta Ejecutiva según los temas. Y que serán conformados en el plazo de 15 días. Los miembros de esos equipos y secretarias podrán ser también integrados por compañerxs que no son miembros de la Junta Nacional.

Se remarcaron posiciones históricas de El MA respecto a la necesidad de un debate popular y masivo para crear las condiciones de una Nueva Constitución Nacional y como parte del rediseño institucional la necesidad urgente de una transformación profunda del llamado “poder judicial”, y crear un servicio de justicia, terminando el ciclo de jueces y fiscales cooptados por el poder económico, los servicios y en algunos casos las mafias.

El Congreso fue un momento de crecimiento de El MA, como movimiento con capacidad de procesar sus debates, escuchar todas las posiciones y tomar las decisiones democráticamente. Mas allá del importante acto de cierre que comentamos en otra nota de la revista, estamos en un transito o en un salto para poder estar a la altura de los desafíos que nuestras convicciones y la historia crean para el pueblo. Se respiraba militancia, intransigencia y valores junto a la inteligencia para dotarnos de una estrategia de triunfo. Una vez mas me parece volver a citar a dos comprometidos militantes:

Federico García Lorca

“En este momento dramático del mundo, el artista debe llorar y reír con su pueblo. Hay que dejar el ramo de azucenas y meterse en el fango hasta la cintura para ayudar a los que buscan las azucenas.”

 

Antonio Gramsci:

“Instrúyanse, porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia; 

Conmuévanse, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo; 

Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza”.