por Alejandro Mosquera

El gobierno compra encuestas que le traigan esperanza de no perder en primera vuelta y tener alguna oportunidad en la segunda, trae a la ultraderecha latinoamericana para seguir sosteniendo adentro que tiene el apoyo de afuera, Macri recibe al ultra Bolsonaro y Vidal visita a Iván Duque el presidente de Colombia de la fuerza derechista y militarista de Álvaro Uribe. Evita el default gracias al sostenimiento y financiamiento del FMI. Genera planes de estimulo en la golpeada industria automotriz con planes de un mes pensando en “vender” que vamos saliendo de la recesión. Sigue con el plan “justicia cero” para tratar de instalar temas y seguir persiguiendo a los opositores y en particular a CFK (volvió la investigación de Nisman una vez más). Sin embargo (siempre hay un pero), no logra recuperar iniciativa política. Y todos sus signos son de un ciclo que se agota. Si lo dejan a Macri de candidato una gran mayoría de la población busca castigarlo en las urnas y si lo cambian quienes los sustituyan parte del reconocimiento del fracaso.

El próximo domingo hay 5 elecciones provinciales:Entre Ríosdonde va con mucha ventaja Gustavo Bordet con un frente que incluye al PJ y el Kirchnerismo; Tucumán donde se disputan la gobernación el actual mandatario Juan Manzur y el exgobernador José Alperovich, y por derecha se disputan el electorado Ricardo Bussi de Fuerza Republicana y Cambiemos.Chubut donde el actual gobernador Mariano Arcioni (Chubut al frente) disputara contra el candidato del Frente Patriótico chubutense Carlos Linares, y muy atrás Gustavo Menna de Cambiemos. Todas con pronostico negativo para el gobierno. Luego esta la elección de Jujuy donde está seriamente dañado o no existe el estado de derecho por la persecución a opositores, donde el actual Gobernador parece correr con ventaja frente al candidato del PJ Julio Ferreyra. Y se agrega Mendoza hay PASO donde en Cambiemos (Cambia Mendoza) parece estar resuelta la interna a favor de Rodolfo Suarez, y en el frente opositor (Elegí -PJ y Kirchnerismo) esta muy pareja la intención de voto entre Alejandro Bermejo y Anabel Fernández Sagasti.

Los diversos resultados posibles el domingo no cambiarán, sino afirmarán la tendencia de que Cambiemos llegará a las PASO y a las elecciones de octubre con un camino de derrotas.

La pérdida de la iniciativa política del gobierno es sostenida en el tiempo. Después del anuncio de Cristina sobre la formula desde los mentideros del oficialismo se hizo hincapié en que venia una sorpresa, que venia el contra-ataque. Los operadores de prensa y el equipo de Marcos Peña martillaron sobre los medios para que se sostuviera que había una recuperación de la imagen y de la iniciativa. Mas allá de propagandas y de los periodistas amarillos, nada parece mostrar que sus deseos tienen que ver con la realidad.

 

Entre todas, todos y todes

El Frente opositor en estas horas espera la definición de Massa. El líder del Frente renovador espera lograr instalar la idea que él es el que garantiza la derrota de Macri, como antes detuvo las tendencias reeleccionistas del Kirchnerismo. No es solo una táctica para lograr mas espacios si finalmente se integra al frente opositor, sino que tiene que ver centralmente como queda parado para su futuro político.

Cristina y Alberto como los conductores del proceso tienen que garantizar la mayor amplitud del frente tanto hacia el PJ, el Kirchnerismo, como a la centroizquierda. La primera vuelta de octubre es una gran batalla, no solo porque ganar en primera vuelta genera un espaldarazo en si mismo, o por las manipulaciones del oficialismo y de los seudo-opositores hacia el ballotage, sino porque se define la composición de las Cámaras del Congreso. Y Alberto como presidente contará si se gana en la primera, con fuerza suficiente en el parlamento para impulsar las políticas para salir de la catástrofe en que sumieron al país.

Es lógico que a días del cierre de lista la presión principal y el estrés de los que quieren ser candidatos este puesto allí. Pero desde el punto de vista del país y del gobierno futuro, el centro debería estar puesto en como lograr una mayoría protagónica, y en diseñar las propuestas hacia las políticas públicas a ejecutar una vez derrotada la derecha.

En ese contexto toma mas valor la propuesta de Arraigo, que apunta no solo a concebir el arraigo como un derecho que debemos tener todes, sino a un proyecto de desarrollo integral equilibrado e igualitario de todo el país.

Frente al modelo fue centralista, exportador de recursos naturales primarios, y permeado en toda la cadena productiva por la lógica del sistema comercial y financiero mundial. Es el modelo de las ciudades puerto. Concentración económica, concentración poblacional, despoblamiento en el resto del territorio y poco valor agregado a partir del trabajo nacional. Se basa en una fuerte relación de dependencia con los imperios compradores de nuestra materia prima y proveedores de productos de valor agregado. Los principales actores de este modelo son las corporaciones económicas concentradas, mediáticas y multinacionales quienes; liberadas a su voluntad, digitan desde su poder fáctico las decisiones de los estados. Se contrapone otro paradigma: el de Arraigo.

Es un modelo que aspira al desarrollo local, a fortalecer el arraigo de la población en cada uno de los territorios de la Nación y cuyas instituciones políticas y sociales se corresponden con una lógica de autonomía local. Desde allí, desde esa diversidad de identidades, ese modelo aspira a construir una unidad nacional continental que comprenda a todos y a todas, sin diluir sus particularidades regionales.

Es una visión que sustentada en el desarrollo de otra matriz productiva centrada en el valor agregado del trabajo argentino no solo aspire a la exportación de materias primas. Si no a conformar una verdadera alianza estrategica entre la industria, la produccion agropecuaria, el impulso a las pymes, las empresas nacionales, y el conocimiento y la tecnologia. Soberania alimentaria, consumo de cercania, estado inteligente y activo en promover el trabajo y gobierno locales son parte de las coordenadas que implica el modelo de Arraigo.

Después de la ola destructiva del neoliberalismo y de una concepción portuaria y desapegada del país es necesario repensar el país, construir cimientos federales fuertes. Entramos en la campaña electoral, debemos lograr que sea de un alto protagonismo social. es una tarea de millones y así la debemos concebir. Solo así podremos enfrentar los desafíos que vienen, construir un programa del pueblo y no solo de los dirigentes por buenos que sean. Solo así podremos derrotar al neoliberalismo, que es mucho mas que Cambiemos o un programa económico.

Estamos en eso…