por Alejandro Mosquera

“Las horas más oscuras de Macri, de todos modos, no pueden compararse con las de Winston Churchill. Es una dificultad circunstancial contra la enormidad de una tragedia. Pero no está mal prestarle algo de atención a las señales perturbadoras de la historia. Aquel hosco líder inglés se negó a acordar con el enemigo; comandó la resistencia para llevar a su país a la victoria en la guerra más sangrienta aunque debió entregar un tesoro a cambio: la misma sociedad a la que salvó del desastre votó en su contra en 1945. Increíblemente, los británicos le negaron el premio mínimo y humano de la reelección.”

Así termina un articulo del prosecretario de redacción de Clarin un articulo donde analiza la situación del presidente y su elenco. No es el tema aquí la sorpresa de forzar una comparación entre Macri y Churchill, lo cual creo que hasta el periodista que escribe lo entiende como un disparate, sino el mensaje explícito de la principal empresa argentina despues de la aprobación de a fusion de Cablevision y Telecom.

La idea-reclamo expresado es la exigencia de que Macri cumpla con las medidas de ajuste, y cambios estructurales que se comprometió con el poder real y con el FMI,  aunque eso provoque inmensos dolores sociales y se convierta en un indeseable para la mayoría, cuya derivación es que le cueste la reelección.

El presidente sabe que el hacer publico el reclamo implica que el circulo rojo ya esta pensando cual es el reemplazante despues que termine de hacer el trabajo sucio. Para entender las apuestas a futuro vale tener en cuenta que en gran parte de poder se da como fracasada la tactica de domar al peronismo via cooptación, chantaje o carpetazos, jueces y fiscales amenazantes, y medios hegemonicos. Y que todo ello se podía hacer desde afuera del mismo. En una versión mas corta se intenta comprometerlo en apoyar abiertamente el ajuste que propone el gobierno y exige el Fondo.

En el gobierno vacilan y las disputas florecen. Los promotores de un gran acuerdo nacional ajustador (aunque achicado) sueñan a que les de aire para pensar en un reemplazo de Macri desde adentro del Pro (Vidal-Larreta), otros dicen que si el lider se desbarranca arrastra a toda la estructura, no solamente del PRO sino tambien de radicalismo. Señalan que si los gobernadores aceptaran un grado de acuerdo le van a “picar” la billetera al ejecutivo nacional y ello tambien anunciaria el final de un ciclo.

Parecería que la discusión de presupuesto nacional 2019 donde se intentara “legalizar” el ajuste fiscal que reclama el FMI será clave en torno al acuerdo “posible” con el peronismo “racional”. Algunos señalan que en ese proceso es posible que salga de la Jefatura de Gabinete Marcos Peña, siendo que el poder que supo tener se esta disolviendo. Sin embargo el presidente intuye que si lo saca todas las furias iran contra él. “si se va Marcos, luego vienen por él” razonan algunos.

La multiplicación de las protestas, los conflictos diversos que se instalan en todo el pais, la pobreza y desocupación creciente, la reaparición del drama de hambre, son el contexto donde hay que leer todas estas ingenierias de las elites. Por que es este proceso social, de experiencia popular, lo que desarma o puede desarmar esas maniobras del poder.  Y una cuestión clave es que quienes quieran ser canal de una mayoria para el 2019 tienen que ser canal de ese rechazo al ajuste y a las politicas economicas y productivas actuales. Es decir nadie que no se muestre claramente opositor podrá recoger el abrazo de la mayoria de pueblo. El ejemplo mas claro es el del Gobernador Urtubey que creyó poder herederar el poder de Macri desde un peronismo conservador aliado de la “modernidad” neoliberal.

¿Es Massa el elegido? La cuestión mas dificil para el nuevamente candidato es que el poder real le exige que debe ganarle a CFK. El mensaje es que ellos le harán todos los favores posibles: aislamiento, persecusión judicial y mediatica, cooptación de aliados. Sin embargo si continua creciendo la oposición social al programa oficial la expresidenta aparece como la principal referencia de polo opositor. Desde hace unos meses en campo de los que-van-y-vienen se escuchó “sin ella no se puede”, y ahora se comienza a escuchar “sin ella al frente tampoco”.

Si el desbarranque del gobierno en la opinión publica continua, y nada dice que cambie la tendencia, nadie duda del ballotage en el 2019. La duda ahora está en si sera un representante del PRO uno de los contendientes, o la crisis será tal que el polo del continuismo se realineara de otra manera.

Es muy dificil presagiar, y mucho menos subestimar al PRO y al poder real, se necesita no repetir ingenuidades para poder derrotar al proyecto neoliberal. Es y será el debate de todo el plural y diverso campo nacional y popular, como evitar el aislamiento y el sectarismo, como construir amplitud sin entregar el comando a los colaboracionistas de adentro, como romper la grieta social para construir una nueva mayoria, como proyectar futuro y no solo nostalgia.

Es un tiempo dificil, repleto de injusticias y dolores. Pero cuando un pueblo no se resigna es tambien un tiempo de creación, de posibilidad, un tiempo de alegría.