por Oscar Laborde
Diputado del Parlasur
Director del Instituto de Estudios de America Latina-CTA
El impresionante triunfo de López Obrador alejó la posibilidad de cualquier trampa. AMLO ( como se lo conoce en su pais ) había triunfado en 2006 y en 2012, pero por poca diferencia y el fraude le había impedido asumir la presidencia. Esta vez los votos obtenidos por Morena fueron lapidarios. Treinta millones de votos, el candidato mas votado en toda la historia de México, 53 % contra 22% del segundo, relegando al humillante tercer lugar al todo poderoso PRI, que gobernó durante 60 años consecutivos ese país. Triunfo en 31 de los 32 estados, Obtuvo 76 senadores sobre 128 y 314 diputados sobre 500.
El hartazgo de la población con lo que sucedía era monumental. Una política neoliberal, que con el acuerdo de libre comercio con EEUU y Canadá había destruido la economía, la violencia provocada por los narcotraficantes y el ejercito, que se cobró 200.000 vidas en 12 años, la corrupción  invadiendo todo, un abandono del gobierno de todo lo vinculado a lo social y educativo hacía pensar  que en ese pais se estaba dando una la situación de Estado Fallido. Es decir un estado que no cumple con las responsabilidades mas elementales.
En ese escenario Lopez Obrador triunfa por sus propuestas, por su historia, fue alcalde del Distrito Federal con muy buena gestión, por su carisma y por tener la inteligencia de crear un movimiento en un país con tradiciones de partido fortísimas. El Partido Revolucionario Institucional ( PRI ) llego a ser tan poderoso como el propio estado.
En México los movimientos sociales actúan muy dispersos y la política, sobre todo la electoral siempre se hace a través de los partidos.  Lopez Obrador se fue del PRI, que se había descompuesto definitivamente para el año 1989 y fundo, con otros, el Partido de la Revolución Democrática ( PRD ) . Vio que también este partido había perdido la frescura inicial, y repetía los vicios partidocráticos, sus prebendas, su posibilismo.
Una de las respuestas de porque Lopez Obrador será el presidente de México es por MORENA, que originalmente se constituye como asociación civil para respaldar la candidatura de Lopez Obrador a presidente en el 2012, y luego se va transformando en un movimiento social que convocaba a diferentes sectores con reivindicaciones propias,campesinos, estudiantes, mujeres, ambientalistas. MORENA se va haciendo sobre la marcha. Les gusta decir a sus dirigentes ” un lugar donde vive la gente y la gente hace su vida” Luego se transforma en partido para las elecciones ” pero en el hacer y no en el deber ser “.
Ademas tiene el acierto en su nombre, que si bien es el acrónimo de Movimiento Regeneración Nacional. en realidad remite a la virgen de Guadalupe, la virgen morena, la mas querida por lo mexicanos católicos, en un país extremadamente religioso.
Lopez Obrador habla de realizar la cuarta reforma. La primera fue la Independencia, la segunda la reforma llevada adelante en 1848 por Benito Juarez y la tercera es la revolución mexicana. Es decir le plantea al pueblo una epopeya, una tarea épica. Tendrá que lidiar con problemas gigantescos y convivir con su vecino del Norte. veremos si puede, y si lo dejan.
 Lo concreto hoy es que el su triunfo llena de entusiasmo a los sectores populares de América Latina, sobre todo en Centro América y el Caribe, donde impactará positivamente en la idea de que hay alternativas al neoliberalismo.
 
 Cuando triunfo Macri en las elecciones presidenciales , muchos hablaron de fin de época. En la Argentina y en la región. Creían que .la ofensiva del imperio y las derechas locales sobre el proceso que se daba en nuestra América, que  era coordinado y sostenido, especialmente sobre los tres pilares de la integración: Argentina, Brasil y Venezuela. había dado resultados y que aquella victoria electoral era el comienzo del fin de  una época  y que retornaban, y para mucho tiempo,  las políticas económicas y sociales, impuestas por EEUU. La existencia simultanea de  gobiernos populares que coordinaban y se plantaban ante el mundo como un polo, habían sido una excepción en nuestra historia, un parentesis entre tantos años de dominacion, una rareza  que no volvería a repetirse por mucho tiempo. Algunos sosteníamos que no.
Luego vino la restitución de Dilma Rousseff, y comenzaba el golpe en Brasil, que continuaría con la persecución y la prisión para Lula da Silva. La visita de Barack Obama a la Argentina pretendió afirmar esa idea de fin de época. Los presidentes de EEUU dejan su ” legado ” aquello que quieren que se recuerde como sus  aportes principales. Y  Obama consideraba que el retroceso de lo logrado por los gobiernos populares en la región, era uno de ellos, y que el su gobierno habían tenido mucho que ver en revertir aquel “No al Alca” que en 2005 varios presidentes le dijeron en la cara a George W Bush.
Sin embargo, y afortunadamente, la verdad es mas compleja. En Argentina la resistencia crece día a día, y la situación de Macri es la peor desde que asumió. En Brasil, a pesar de estar en prisión, y de todo el ataque que sufrió el PT, Lula es el dirigente con mas respaldo popular y electoral. La derecha no puede instalar un candidato, la ultima huelga de camioneros hizo tambalear al destartalado e impopular gobierno de Temer y peligra el llamado a elecciones. En Honduras no basto con proscribir a Manuel Zelaya, tuvieron que hacer fraude para que no ganara la fuerza política que el apoyaba. En Paraguay no basto con impedirle a Lugo que fuera candidato, y tuvieron que hacer fraude para que no se impusiera la alianza que el integraba. Evo Morales se mantiene firme en Bolivia.  En Venezuela ganó Maduro su reelección, Gustavo Petro llevó, por primera vez en Colombia, a la izquierda a una segunda vuelta, y promete constituirse en el dirigente de una poderosa oposición.
Lo dijimos antes, e insistimos ahora, nuestra región es una región en disputa. La contraofensiva conservadora se produce, pero tiene grandes dificultades para volverse irreversible. Y la explicación es que el modelo neoliberal no es sustentable electoralmente. No pueden los gobiernos aplicar recetas que ajustan al pueblo y esperar que estos no luchen y que los respalden electoralmente por mucho tiempo. Por eso tienen que recurrir a la persecución, difamación y encarcelamiento de los dirigentes y luchadores populares con la complicidad de un sector del Poder Judicial. Por eso tienen apelar a represión y a la presencia militar.  Por mas hegemonía que tengan en los medios de comunicación para dar una versión tergiversada de la realidad, no le basta
Estos no son los 90. Nuestros pueblos adquirieron en estos últimos años un nivel de conciencia elevado , y tienen fresco el recuerdo de gobiernos con los que lograron derechos y mejor condición de vida
El neoliberalismo no tiene nada que ofrecerles y le cuesta mucho hacer pie. Sus recetas para pocos y que empobrecen a la mayoría de la población son cada día mas rechazadas y resistidas por una población.  No hay fin de época. Sí una disputa que será larga . Dependerá de la voluntad, la inteligencia, la organización y la unidad de los sectores del campo popular. Depende de nosotros, y a pesar de las dificultades, tenemos todas las condiciones para volver a transitar juntos los caminos de la Patria Grande, y el triunfo de Lopez Obrador es un aporte extraordinario.