por Ricardo Luis Plaul 
La visión hegemónica del neoliberalismo se constituye, en términos científicos, a partir de un componente epistemológico fundante: la ideología del positivismo.
Desde esta postura ideológica se sostiene la neutralidad de la investigación científica. Los positivistas afirman que el valor de las explicaciones científicas reside en su naturaleza objetiva, libre de condicionamientos culturales.
Otro de los aspectos centrales del positivismo neoliberal es el de la unicidad del método científico. Los positivistas soslayan así las diferencias que presentan las distintas disciplinan científicas .Sostienen que el único método que las configuran es el de las Ciencias Naturales.
Los factores histórico-sociales y político culturales son desechados y la neutralidad de los equipos de investigación asegura, según ellos, la objetividad y validez de sus resultados. Así es como la mirada de los investigadores positivistas convierte a la realidad social en un gigantesco “laboratorio de ensayo y error” donde las personas y sus circunstancias son números y datos y los errores de aplicación son “costos sociales” o “daños colaterales”.
Los 90 acentuaron la hegemonía de esta visión de la ciencia que hoy reverdece con la restauración conservadora.