Una de las derivaciones  de los atentados a las torres gemelas en Nueva York, al Pentágono en Virginia y el frustrado 4to avión que se estrelló sin llegar posiblemente al Capitolio, es que se habló y escribió mucho en esos meses venideros del fracaso del sistema y servicio de inteligencia de los EEUU.

Mirado en la perspectiva global desde hoy, es difícil aseverar exactamente lo mismo. Desde el punto de vista de su expansión, misiones, presupuesto, la sanción de leyes donde se desmontan las libertades públicas, y toda persona, institución y organización como posible objeto de la actividad de esos servicios, los sistemas de inteligencia Estatales, paraestatales y privados fueron los grandes beneficiarios del  9-11.  El crecimiento de toda la red de espionajes tanto de EEUU como de otros países, casi sin control de los estamentos democráticos y muchos menos de la opinión pública, es un  factor fundamental que juega tanto en el control social globalizado, como entre los líderes mundiales y personas comunes; no sólo contra los países, organizaciones y personas declaradas enemigos, sino en las luchas intracapitalistas, por los recursos energéticos y el agua, pero también como parte de la ley intrínseca del capital que es la maximización de la ganancia a cualquier costo.

La “guerra contra el terrorismo” o guerra preventiva en salvaguarda de los intereses tanto de EEUU y Gran Bretaña,  con sus acciones armadas, secuestros y detenciones ilegales, torturas “legalizadas”, con el único argumento de la sospecha,  es una parte del mundo nacido al calor de la ofensiva pos derrumbe de los llamados países socialistas y que aniquiló el derecho internacional, aunque los líderes sigan citándolo para explicar sus críticas a sus adversarios o enemigos internacionales.

Aquellas permeabilidades son la punta del iceberg, demostraron el mundo ademocrático y autoritario creado en el nuevo orden mundial.  Quedaron en evidencia las miles de formas de obtener, procesar y utilizar la información tanto de los gobernantes, las empresas, las organizaciones, como también la de la gente común.  El sistema no necesita ya de las explicaciones del 11 de septiembre, la sola persistencia de la posibilidad de un enemigo abstracto, o de las luchas de los bloques políticos en que parece dividirse el mundo  exime cualquier justificación. El sistema de espionaje-control se explica en sí mismo.

Uno de los cambios principales es la construcción de un poder  de control mundial, el ojo del gran hermano, aceptado por una parte de la sociedad estadounidense y de los países llamados “centrales”.  La manipulación del miedo en las sociedades, la constitución de un enemigo, terrorista, abstracto, fantasmagórico, que podía estar en cualquier lado y con enorme capacidad de daño, fue el sustituto del enemigo comunista.

Las enormes filtraciones provocadas entre ellos por Snowden, las publicaciones de los sitios WikiLeaks, Cryptome  y algunos otros,  lograron impactar mostrando esencialmente el papel de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de los EEUU) .

ESPIONAJE DE EEUU, EL NUEVO ORDEN MUNDIAL CONTRA LA DEMOCRACIAAquellas permeabilidades son la punta del iceberg, demostraron el mundo ademocrático y autoritario creado en el nuevo orden mundial.  Quedaron en evidencia las miles de formas de obtener, procesar y utilizar la información tanto de los gobernantes, las empresas, las organizaciones, como también la de la gente común.  El sistema no necesita ya de las explicaciones del 11 de septiembre, la sola persistencia de la posibilidad de un enemigo abstracto, o de las luchas de los bloques políticos en que parece dividirse el mundo  exime cualquier justificación. El sistema de espionaje-control se explica en sí mismo.

Si antes las acciones operativas de fuerzas armadas o batallones secretos de la Cia o alguna otra agencia necesitaban de la inteligencia para actuar, presentando a esta como un instrumento esencial, ahora  fue dejando paso  a otra concepción del mundo-controlado, las fuerzas armadas u operativas son instrumentos de la inteligencia para cumplir las misiones que ésta  fija según su recopilación, análisis y proyección de objetivos.  Un mundo que se muestra  multipolar, cuando se analiza la inteligencia como sistema,  se muestra también la desigualdad entre países y corporaciones, se ve a las claras la enorme centralización donde  las luchas entre las distintas agencias de inteligencia solo sirve para tratar de exponer un juego de contrapesos, cuando en realidad lo dominante es la concentración: la hegemonía de las agencias norteamericanas, aún en las formas de cooperación con otras agencias de inteligencia.  A modo de  ejemplo el trabajo conjunto en Echelon, una red de espionaje y análisis para interceptar comunicaciones electrónicas por parte de la comunidad UKUSA: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Espionaje en las empresas de internet.Para tomar dimensión más integral de esta punta del iceberg vale la pena detallar algunas de las publicaciones de diversos periódicos derivadas de los documentos filtrados por Edward Snowden, tales como: The Guardian, The Washington Post, The South China Morning Post, The New York Times, Der Spiegel, O Globo y Pagina 12 entre muchos otros:

  • Se revela que la NSA estaba recopilando las llamadas telefónicas de clientes de la compañía Verizon (Compañía mundial de banda ancha y telecomunicaciones). Millones de personas afectadas por el espionaje.

  • Se da a conocer la existencia del programa PRISMA, por el cual el Gobierno de EEUU accede a los servidores de las principales compañías tecnológicas, parte de ellas son Apple, Google y Microsoft. Esto implicaba la colaboración en la decodificación de datos encriptados por parte de las empresas con la NSA.  Aparece también la colaboración de la agencia de inteligencia de Gran Bretaña (GCHQ).

  • Se informa de la utilización de una herramienta de recopilación ilimitada de informaciones telefónicas y por internet: el llamado Boundless Informant.  A través de él la NSA recopila en el mes de marzo del 2013 3.000 millones de datos relacionados con EEUU.  La recopilación de datos se hace en todo el mundo.

  • Se publica que EEUU había estado hackeando compañías y centros universitarios de Hong Kong y China. También los mensajes de las celulares de los ciudadanos chinos.

  • The Guardian revela  el espionaje conjunto entre EE UU y Reino Unido a los líderes de la cumbre del G-20 de 2009.

  • Se descubre que  Skype, la empresa y software que permite la comunicación de texto, voz y video (que perteneció a eBay, luego a Silver Lake Partners y en el 2011 fue adquirida por Microsoft) había puesto en marcha un programa que permitía el acceso a las llamadas realizadas a través de la compañía al sistema de inteligencia y las fuerzas de seguridad estadounidense (New York Times).

  • Se conoce la existencia de los programas Evil Olive y Shell Trumpet por los cuales se recopila, procesa y analiza miles millones de metadatos a través de Internet. También el programa Stellar Wind para recopilar datos de SMS de las celulares. Todos ellos a cargo de la NSA.

  • Der Spiegel detalla el espionaje de EE UU en las oficinas y la sede de la misión diplomática de la Unión Europea de Nueva York y Washington, respectivamente. Y se conoce que EEUU vigila y espía en Washington las embajadas de Francia, Italia, Grecia, Japón, México, Corea del Sur, India y Turquía. También a la ONU y al Organismo internacional de Energía Atómica. La NSA intercepta 500 millones de conexiones informáticas por mes en Alemania  y de sus aliados más cercanos, entre ellos el Reino Unido.

  • Desde Brasil O Globo informa acerca del espionaje de la NSA sobre ciudadanos de México, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, Argentina, Paraguay, Perú y Chile. El programa Fairview permite a la NSA el acceso a las comunicaciones de Internet y a los datos telefónicos de ciudadanos no norteamericanos fuera de EEUU. En paralelo se conoce que la NSA espía las comunicaciones personales de la Presidenta de Brasil Dilma Rousseff, y al Presidente de México Enrique Peña Nieto cuando este era candidato, y del Presidente en ejercicio Felipe Calderón y su gabinete (programas  Mainway, Association y Dishfire). También de la petrolera Brasileña Petrobras y la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

  • Se conoce desde el mismo gobierno Alemán que EEUU espía el teléfono móvil de la Premier Angela Merkel. Posteriormente se conoció que el espionaje era sobre 35 líderes mundiales. Incluido el Papa Francisco. La NSA espió a los diplomáticos y líderes que acudieron a la cumbre del G-20 en Toronto en 2010.

  • Der Spiegel asegura que los servicios de Inteligencia alemanes colaboran en el espionaje con la NSA a través de la red de recopilación de datos de la agencia americana, Xkeyscore. Este instrumento cuenta con 500 servidores establecidos a lo largo del planeta que permite interceptar todo lo que ocurre en la web.

  • Se conoce la existencia del programa Upstream de la NSA que permite recopilar información de las redes de fibra óptica. El  Washington Post confirma que las grandes empresas mundiales de Internet reciben de la NSA cada año inmensas sumas de dinero por el acceso a las fibras ópticas. Las agencias de Inteligencia estadounidenses según información publicada, llevaron a cabo 231 ciberataques contra instituciones gubernamentales de Rusia, Irán, China y Corea del Norte a lo largo de 2011.

  • Se conoce que la misma agencia había recopilado información de las redes de datos de entidades financieras, entre las cuales estaban Visa, Mastercard y la Sociedad de Telecomunicación Financiera Interbancaria Mundial (SWIFT).

  • Se publica que la NSA ha estado almacenando cada año más de 250 millones de buzones  de correo electrónico y de listas de contactos de usuarios de compañías como Yahoo, Gmail o Facebook.

  • The Guardian revela un acuerdo secreto entre EE UU y Reino Unido firmado en 2007 que permitía a la NSA utilizar los datos personales de ciudadanos británicos.

Estos mecanismos de espionaje, vigilancia, y procesamiento de meta datos son solo una muestra de lo que ha tomado estado público, pero que a la vez son una porción del accionar ilegal y secreto de la inteligencia de los países llamados centrales.

Como un poder sobre el poder, el sistema de inteligencia en estos países está sentado a la mesa de las decisiones de la política. Vigilados los políticos, las empresas, las organizaciones de resistencia, la ONU y hasta las cámaras de las computadoras donde esta “inteligencia” almacena tanto las comunicaciones –llamémosla- de importancia, como las de la vida cotidiana de la gente.

Como un poder sobre el poder, el sistema de inteligencia en estos países está sentado a la mesa de las decisiones de la política. 

“La presidenta del Comité de inteligencia del Senado de Estados Unidos, Dianne Feinstein, ha acusado a la CIA de haber espiado  los ordenadores que ella preside y que eliminaron archivos y documentos  referidos a la investigación de esa comisión sobre el programa secreto de interrogatorios a sospechosos que la CIA aplicaba bajo el mandato de George W. Bush.  Tal fue el impacto del conocimiento de esas actividades que Barak Obama ordenó en el 2009 suspender el programa.

La trama mundial del espionaje de EE.UU.

CONFLUENCIA DE LA INTELIGENCIA ESTATAL Y LA PRIVADA

Tras el final de la guerra fría fueron ganando terreno en los EEUU aquellos que pregonaban  la privatización de todas aquellas áreas de los militares que no tuvieran que ver con el combate. Roberto Montoya en su libro La impunidad imperial señala: “Fue el propio Dick Cheney, cuando era secretario de Defensa de Bush padre quien encargó en 1992 (…) el primer estudio de fondo sobre la posibilidad de privatizar el ejército”.

Las empresas de Seguridad que brindaban tanto asesoramiento estratégico como mercenarios, lograron inmensos contratos del Estado. Después del atentado del 11 de septiembre y de la cruzada de Bush hijo, se crearon las condiciones para que la inversión y contratos en esas empresas de mercenarios e inteligencia  se dispararan. Recuérdese que Dick Cheney fue el Vicepresidente  durante el 2001 – 2009. El mismo libro también señala: “En el marco de la subcontratación de los servicios en las unidades militares en operaciones exteriores, se firmaron más de 3000 contratos entre los sucesivos gobiernos y las sociedades militares privadas, en el período 1994-2004, por un monto superior a los 300.000 millones de dólares”.

Es conocida la participación de mercenarios en las invasiones que llevó a cabo EEUU y sus aliados, en particular en Irak y Afganistán. También es público que varias de estas empresas militares contratistas del Estado formadas en su mayoría por especialistas, militares y agentes de las agencias estatales de inteligencia entrenan al personal de las fuerzas armadas norteamericanas.

Está a las claras, y diversos periodistas  lo han denunciado, que tras la privatización de estos servicios había enormes negociados, llegando incluso altos funcionarios (como Cheney) a ser ejecutivos de dichas empresas una vez terminada su función pública. Pero no es este el tema del artículo. Aquí queremos resaltar que la contratación de servicios militares y de inteligencia privada apuntó a liberarse de controles, tanto del propio Congreso de EEUU, de sus Tribunales judiciales, como de las leyes locales e internacionales.  La política de derribar el derecho internacional y local se hizo de diversas maneras: la llamada ley patriota que limitó de manera extrema las libertades públicas de los ciudadanos estadounidense es el correlato del desprecio, más allá del discurso, del papel de la ONU cuando no les convino, o la instalación de buques cárceles en aguas internacionales y la base-cárcel de Guantánamo alejadas de cualquier tipo de legislación y derechos de los detenidos. También lo es  la contratación de empresas privadas para llevar adelante operaciones ilegales, inteligencia, y la acción directa de sus mercenarios tanto en acciones represivas y bélicas, como en los interrogatorios a los sospechosos con utilización de tortura.

La proliferación de los contratos con empresas privadas para realizar inteligencia y control sobre países, organizaciones y personas es parte de la misma política en  desarrollo. En su página en febrero del 2012 WikiLeaks señala: ”LONDON-Hoy, lunes 27 de febrero. WikiLeaks comenzó a publicar los archivos de inteligencia global – más de cinco millones de correos electrónicos de la ¨inteligencia global¨ empresa con sede en Texas Stratford. Los correos electrónicos datan de julio de 2004 a finales de diciembre de 2011. Ellos revelan el funcionamiento interno de una empresa que está al frente como un editor de inteligencia, pero ofrece los servicios de inteligencia confidencial a grandes corporaciones, como la de Bhopal Dow Chemical Co., Lockheed Martin, Northrop Grumman, Raytheon y agencias gubernamentales, como el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. , los infantes de marina de Estados Unidos y la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU.”

Hammond sostuvo: “El gobierno celebra mi condena y el encarcelamiento, con la esperanza de que se va a cerrar la puerta de toda la historia. Tomé responsabilidad de mis acciones al declararme culpable, pero ¿cuándo el gobierno responderá por sus crímenes?”.

Así se daba a conocer una de las empresas que tienen contratos con el Estado norteamericano y también con grandes corporaciones. George Friedman es el fundador de esta empresa en los años 90 Stratfor (de Strategic Forecast) Global Intelligence, una empresa estadounidense que ofrecía a sus clientes una información de calidad sobre los escenarios estratégicos del planeta.

Por supuesto que ante la filtración la empresa y el estado reaccionaron, tratando de escarmentar a quienes osaran transparentar y denunciar sus acciones ilegales. En marzo del 2012 fue arrestado por el FBI  el joven Jeremy Hammond de 28 años de edad como responsable de esas filtraciones. En noviembre del 2013 el activista fue sentenciado a 10 años de cárcel, en el juicio él se declaró culpable. Según The Guardian Hammond sostuvo: “El gobierno celebra mi condena y el encarcelamiento, con la esperanza de que se va a cerrar la puerta de toda la historia. Tomé responsabilidad de mis acciones al declararme culpable, pero ¿cuándo el gobierno responderá por sus crímenes? “.

A estas informaciones sobre el accionar del espionaje público-privado, deben  sumarse que la Agencia de inteligencia y espionaje del Reino Unido (GCHQ), en cooperación con la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) ha captado y almacenado las imágenes de Webcam de millones du usuarios de internet de todo el mundo. El director de GCHQ en su página señala: “Hoy en día, nos dirigimos a una serie de exigencias modernas, frente a las amenazas del terrorismo, la proliferación de armas nucleares y la resolución de los conflictos regionales en todo el mundo, así como la protección de la prosperidad económica del Reino Unido”. Sin embargo, los datos conocidos hablan de un control global de las personas. La privacidad, la seguridad, los derechos de las personas son los vulnerados al máximo por estas prácticas masivas de espionaje. La paradoja según informa The Guardian es que los archivos dados a conocer datan de 2008 a 2010, detallan el uso de un programa codificado que utilizó tecnología óptica para almacenar las imágenes de chats de Yahoo en bases de datos.En sólo seis meses captó las emisiones de webcam de 1,8 millones de usuarios, muchos de explícito contenido sexual. El 11% son muestras de desnudez de los usuarios. También se conoció que la NSA y la GCHQ utilizan aplicaciones como  Angry Birds para acceder a información personal o datos de localización de personas en todo el mundo a través del monitoreo de los teléfonos inteligentes.

FRENTE AL CONTROL GLOBAL ESTÁ EN PELIGRO LA DEMOCRACIA

Este simple paneo de las actividades de espionaje ilegales conocidas muestran una política de control global, la utilización de empresas privadas de seguridad para implementar las mismas sin controles políticos o sociales. Cabe aquí preguntarse si las empresas militares y de inteligencia privadas, son realmente ello, o en muchos casos son creación de las mismas agencias de inteligencia para llevar adelante sus objetivos y además asegurarse mayor capacidad financiera.

El presupuesto de las 16 agencias de espionaje de EEUU es de  52.600 millones en el 2013 según filtraciones de Snowden.  Esta partida secreta, calificada como “presupuesto negro”, otorga 14.700 millones de dólares a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y 10.500 millones de dólares a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). La comunidad de inteligencia de EEUU emplea a 107.035 personas según los documentos filtrados. A estos hay que sumar los gastos y beneficios de las empresas de seguridad o inteligencia privadas en los contratos de las grandes corporaciones, y para visualizar como mayor rigor el mundo actual, los presupuestos de Gran Bretaña, Alemania, Rusia y Francia entre otros.

En definitiva en el mundo están en peligro las formas mínimas de democracia, autonomía nacional y soberanía popular.

La línea público-privado esta desdibujada y es gris. Es muy difícil conocer en toda su dimensión estas políticas. En su esencia habla del carácter del imperialismo en tiempos del capitalismo salvaje, de la readecuación del mundo después de la caída del muro de Berlín. De las luchas contra los pueblos, pero también la competencia entre los bloques regionales en que se divide el mundo actual y que todavía se están reacomodando.

Las reacciones sobre los casos de espionaje conocidos han llevado a Obama a tomar algunas medidas, incluso una comisión bipartidaria del Congreso estadounidense concluyó que la recolección indiscriminada de datos sobre llamadas telefónicas realizada por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) es ilegal y debería concluir. Según la Comisión de Supervisión de Privacidad y Libertades Civiles creada por el Congreso de EE UU en 2007, el programa de espionaje ha mostrado tener un beneficio “mínimo” en la lucha contra el terrorismo y presenta graves amenazas para la privacidad y las libertades civiles. Europa discute cómo crear una defensa común frente al ciberespionaje. El Unasur también busca una política de defensa frente al espionaje del norte en busca de ganar independencia y autonomía.

Sin embargo, las medidas anunciadas por los países responsables no cambian el sentido de las políticas. Vivimos el desarrollo del escenario pos 9-11, la política antiterrorista sirvió para trazarse una agresiva y masiva acción de control sobre el mundo.  La creación del enemigo terrorista difuso, culpable por la mera sospecha, es un enorme chantaje a las ansias democráticas de los pueblos. Se les exige ceder libertad, derechos, garantías, a cambio de una seguridad que en “los tiempos” que corren no pueden dicen  atenerse al derecho.  Ha quedado entonces demostrado que se ha convertido en una política incluso contra los propios ciudadanos estadounidenses o británicos. Son las elites gobernantes y las grandes corporaciones que expresan el poder real sus beneficiarias.  La seguridad de la que hablan es la de la maximización de la ganancia y la apropiación de la riqueza de los países del mundo.

En definitiva en el mundo están en peligro las formas mínimas de democracia, autonomía nacional y soberanía popular. Es difícil creer que una Europa encabezada por Alemania y sus políticas neoliberales vaya a ser un dique de contención y de cumplimiento de límites a Gran Bretaña y EEUU. Por el contrario, es probable que Alemania haya también desarrollado su propia política de espionaje y control.  Solo pensar que sus grandes corporaciones buscan extender sus dominios hacia el este asumiendo bajo su mano de hierro a naciones de la ex URSS, habla palpablemente de una política expansionista que debe tener a la inteligencia y el ciberespionaje sentados también en la mesa de decisiones. Por el contrario, la política defensiva de américa latina para ser eficaz tiene la obligación de trazar una estrategia común. Si bien aún los centros y objetivos de la política internacional están puestos en otras partes del mundo, el petróleo, la minería y el agua de nuestra región también están en la mira,  ellos actúan agazapados, trabajando para debilitar los procesos populares Está claro que esa inteligencia también trabaja sobre nosotros.  No verla sería una ingenuidad que no podemos permitirnos.