por Graciela Bialet

La construcción de espacios democráticos para debatir el país que necesitamos es una tarea imperiosa. Tal como está, las grandes mayorías populares estamos casi desprotegidas.

Desde el Manifiesto Argentino venimos impulsando desde 2001 la necesidad de pensarnos como una sociedad participativa que decide por sí misma, lo que necesita el pueblo, y no delega en manos de unos pocos los destinos de la Nación.

Para ello es imprescindible hablar de reformar nuestra Carta Costitucional, que prescribe totalmente lo contrario ya en su Artículo 22, al consignar que el pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantesy autoridades creadas por esta Constitución.”

También requiere de actualizar miradas, pues algunas de sus prescripciones se remontan a conceptos de Nación perimidos y eurocentristas, que vienen desde fines del S. XIX, como por ejemplo, el Artículo 25, que aún sostiene: “El Gobierno Federal fomentará la inmigración europea; y no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias, e introducir y enseñar las ciencias y las artes.”

¿De qué se trata? ¿Cómo lo haremos? De eso tenemos que hablar. Y no será sencillo hacerlo, pues para reformarla en toda o en cualquiera de sus partes, se requiere el voto de dos terceras partes del Congreso (Artículo 30), de ese congreso que permite a sus miembros votados por el pueblo para representarlo por tal o cual partido político, cambiarse de bando y de banca, y acomodar su voto a la billetera de cualquier funcionario ejecutivo de turno.

¿Qué vamos a hacer con las riquezas de nuestro suelo si los puertos de salida siguen estando liberados a cualquier mercadeo espúreo, cuando el país está en manos de vándalos? (Artículo 26- La navegación de los ríos interiores de la Nación es libre para todas las banderas, con sujeción únicamente a los reglamentos que dicte la autoridad nacional).

Hay muchos artículos, como el famoso 14 bis, que protegen los derechos de los trabajadores y que una constituyente liderada por los funcionarios legislativos del radicalismo y del macrismo que gobiernan autocráticamente nuestra Patria desde 2016 ambiosionaría eliminar, hay que arroparlos de defensa popular. Y para ello, es necesario conocer nuestra Constitución. Que cada argentinos, cada ciudadana, sepa cuáles son sus derechos, su contenido y sus limitancias. ¡Saber es poder! Construye poder.

Por eso, a lo largo de todos estos años, y a lo ancho de nuestro país, vamos propiciando instancias de reflexión y de entramados con otras organizaciones para difundir la necesidad de diagolar sobre nuestros preceptos constitucionales, que son los que nos hacen convivientes de una nación, de un proyecto de vida donde quepamos todos y todas.

Este sábado 8se realizará en la ciudad de Córdoba, en la sede deAcic−en Maipú 350, de 8 a 13, el FORO para una NUEVA CONSTITUCIÓN, a los fines de debatir la necesidad de una nueva Carta Magna que asegure un país solidario, inclusivo y participativo.

El Foro contará con la intervención especial del dirigente del Manifiesto Argentino, Mempo Giardinelli;el fiscal Félix Crous; el abogado constitucionalista cordobés Miguel Julio Rodríguez Villafañe; la especialista en derecho electoral y Mariana Amaya Cáceres

Está pensado para público en general (no solo juristas) con entrada libre y gratuita, y se debatirá en comisiones sobre temas que fueron recolectados como inquietudes populares: la tenencia de la tierra, los recursos naturales y nuestra soberanía nacional. Participación ciudadana y medios de comunicación. Derechos humanos, diversidad, salud y seguridad social. Trabajo, ciencia, cultura, educación y generación de riquezas. Administración de justicia.

Este FORO para una NUEVA CONSTITUCIÓN es organizado por un colectivo de organizaciones políticas, sociales, culturales y sindicales: Justicia Legítima, Manifiesto Argentino, Instituto Sampay, Asociación Cultural Israelita Córdoba (Acic), Espacio de Construcción Democrática, Foro Solidario, Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), y Carta Abierta Córdoba.

Sólo es el primero de los foros de este tipo en Córdoba. Creemos que, a pesar de que el año entrante será política y partidariamente prioritario lo electoral, debemos seguir insistiendo con estos encuentros. Porque solo el pueblo salvará al pueblo. Y las palabras, las ideas, los postulados para una nueva Argentina, están ahí, en el entramado popular de voces que seguimos levantando las banderas de la solidaridad, la empatía por los que más sufren, el derecho de los postergados e invisibilizados, y como decimos en el Ideario del Manifiesto Argentino (https://elmanifiestoargentino.org/documentos/ ) ¡No nos dejaremos robar el valor de las palabras!