Desde la llegada al poder de Donald Trump la tensión con Corea del Norte no ha dejado de crecer.

Tanto es así que en su primer discurso ante la 72ª Asamblea de las Naciones Unidas dijo: “Estados Unidos tiene gran poder y paciencia, pero si es forzado a defenderse y defender a aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte”.

Esta amenaza fue comparada, por el ministro de Exteriores coreano, Ri Yong-ho, como “un perro que ladra”.

Por el momento, Trump ha ordenado nuevas sanciones económicas con amenaza incluida: “Los bancos extranjeros afrontarán una amenaza clara: hacer negocios con Estados Unidos o facilitar el comercio con el régimen sin leyes de Corea del Norte”.

En Fort Apache, con una mesa de nivel, analizamos las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte.