Nicaragua vive una crisis política brutal. Esto sucedía apenas una semana después del fracaso de las negociaciones de paz intentadas por los obispos.

El país centroamericano vive un estado de excepción desde hace meses y por el momento parece difícil que se encuentre una solución pacífica a los enfrentamientos entre partidarios del Gobierno y de la oposición.