por Hector Daniel Rosental
Se puede luchar contra el villano que nos esclaviza, ¿pero como luchar contra el pueblo que lo vitorea?. En esta ajustada síntesis radica el futuro inmediato de nuestra doliente Patria

El ciudadano amanece con dolor en el pecho, se toma la presión: 153 – 94 acusa el tensiometro: alta, pero no como para preocuparse, 115 pulsaciones por minuto, se preocupa, su salud le está jugando una mala pasada, repasa todas las posibles causas sin encontrar, aparentemente, ninguna, y a esto hay que sumarle un dolor de cabeza que no lo deja concentrarse en sus tareas habituales, el día se le antoja gris, pero sabe que no tiene tiempo para distracciones, parte raudo al trabajo. ¿Como pedir médico o día por enfermedad cuando la situación laboral es tan frágil?. Tiene esposa y tres hijos, el ciudadano. Llega a su destino y trata de ser natural con compañeros y “superiores”, aguza los sentidos y advierte normalidad en su entorno, el día se le ilumina, se relaja y vuelve a su hogar con la tranquilidad, momentanea, de que cumple con su rol de jefe de familia

Mañana se repetirá la rutina: presión alta al levantarse, pulsaciones desbocadas, dolor de cabeza, todo injustificado, según él, está inmerso en un laberinto del que no puede salir ni por arriba

Solo una cosa dá por segura: que el 22 de Octubre va a hacer lo que esté a su alcance para evitar que “la yegua” vuelva, <por ella estamos como estamos, tiene que devolver todo lo que se afano e ir en cana>, el gobierno está compuesto por ricos que no tienen necesidad de robar, hay que tener paciencia y esperar unos años………..y nos vamos a recuperar