por Monica Ambort

En un acto por los 100 años de la Reforma, dirigentes de distintos sectores cuestionaron duramente las políticas neoliberales del gobierno y coincidieron en la importancia de la unidad programática para ganar las elecciones de 2019.

Ante un auditorio desbordante de gente, Mempo Giardinelli advirtió que el presidente Macri podrá ser sometido a juicio político por corrupción, falacia, impericia y violación de la Constitución Nacional, y destacó la importancia de que los sectores sociales que se oponen a las políticas neoliberales del gobierno nacional confluyan en un espacio plural para reformar la Constitución y refundar el país: crear un tercer actor, dijo el dirigente.


Giardinelli fue el último orador de un acto organizado por el colectivo político Manifiesto Argentino para conmemorar el centenario de la Reforma Universitaria, el jueves 7, en el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. Previamente, el ex ministro de Cultura y Educación de Néstor Kirchner, ahora diputado nacional por el Frente de Unidad Ciudadana, Daniel Filmus, sostuvo que los principios de la Reforma frente a los poderes feudales de 1918 son insuficientes. Hoy, subrayó, la autonomía universitaria debe ser, fundamentalmente, autonomía ante el mercado.
Habló también el dirigente alfonsinista de Los Irrompibles, Leandro Santoro, diputado de Unidad Ciudadana en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien abogó por abandonar viejas prácticas de la política. Criticó a los “fascistas de izquierda”, la “unidad ficticia de las fotos”, y remató: “Es injustificable que la izquierda asuma los modos de vida que la derecha quiera que asumamos”.
El acto coincidió con el recrudecimiento de la lucha que protagonizan las y los trabajadores lucifuercistas para detener el embate del gobierno de la provincia, que pretende reestructurar la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec), limitando los derechos laborales y, -denuncian los dirigentes gremiales-, desguasarla y privatizarla parcial o totalmente.
Esta celebración del centenario de la Reforma estuvo también atravesada por la movilización en torno a la ley del aborto legal, seguro y gratuito. Para advertir sobre la discriminación histórica de las mujeres, otra de las oradoras, la dirigente del Manifiesto Argentino de Córdoba, Graciela Bialet, reemplazó el masculino por el femenino, mientras que, pañuelo verde al cuello, la joven universitaria Dania Villanuevareivindicó la gesta de sus compañeras y compañeros por la despenalización del aborto.
Filmus fue más lejos: reivindicó que sin pedir permiso, el movimiento de mujeres impuso en Argentina un debate que “le guste o no al establishment”, terminará en aborto legal. Las mujeres, indicó el ex ministro, “mostraron una nueva forma de hacer política”.
Amén de un público de más de 700 militantes y simpatizantes que ocuparon hasta las bandejas superiores del histórico auditorio Agustín Tosco del Sindicato de Luz y Fuerza, al acto asistieron, convocados por el Manifiesto Argentino,una plétora de dirigentes de diversos espacios políticos. Entre ellas y ellos, Sonia Torres, de Abuelas de Plaza de Mayo; Eduardo Fernández, de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme); el cónsul de Haití en Córdoba, Henry Boisrolin; la diputada del Parlasur, Cecilia Merchán; el diputado nacional de Unidad Ciudadana, Pablo Carro; el ex secretario de Derechos Humanos de la Nación y actual legislador provincial, Martín Fresneda y las legisladoras Carmen Nebreda,  Haidé Giri y Gabriela Estevez. 

Minutos antes, Mempo Giardinelli compartió una conferencia de prensa con directivos del Sindicato de Luz y Fuerza, quienes aprovechando la presencia del Manifiesto Argentino,reiteraron las denuncias contra el gobierno del peronista Juan Schiaretti-uno de los gobernadores más cercanos al presidente Macri-, al que describieron como la avanzada neoliberal en la provincia. En Córdoba, Cambiemos obtuvo el 70% de los votos. Luz y Fuerza acusa a Schiaretti de impulsar un achicamiento del Estado que beneficiará a poderosos grupos económicos; y ocasionará desempleo de trabajadoras y trabajadores, y pérdida de derechos laborales.
Tras la reunión con las y los periodistas, Héctor Tosco y su esposa Mabelle regalaron a Giardinelli una colección de dos tomos que contiene los escritos de su padre Agustín. Tosco hijo aseguró que la publicación, de la Editorial de la Universidad Nacional de Córdoba durante la gestión de Carolina Scotto,es la obra más completa de los textos del mítico líder del Cordobazo y la resistencia a la dictadura de Onganía en los 60.
Para su sorpresa, Giardinelli encontró en la página 160 del Tomo 2, la entrevista que le hizo a Agustín Tosco en 1973 para un medio de Buenos Aires. “Me enternecí al releerla”, confió Giardinelli tras el hallazgo.

El tercer actor a escena

La convocatoria plural responde a la idea expresada por Mempo Giardinelli de confluir en un tercer actor que incluya a organizaciones sociales y políticas herederas de las tradiciones de los demócratas del siglo XX, Yrigoyen, Perón, Alfonsín, y los verdaderos padres de la patria: San Martín, Belgrano y Mariano Moreno. Un tercer actor que actúe “con originalidad y decencia, limpios y honrados y transparentes, en la recuperación de la república”, convocó el dirigente del Manifiesto,y puntualizó: “Porque nosotros no somos chorros! No tenemos cuentas offshore! No curramos con el Estado! No achicamos la educación ni el trabajo!”
En otro momento de su discurso, con miras a las elecciones, alentó: “Los tenemos que derrotar en las urnas en 2019, y si el Congreso no traiciona la voluntad popular capaz que los echamos antes, por juicio político al presidente Macri y a su régimen entreguista y antinacional”.
Para que nadie se confunda, subrayó que a pesar de su profunda vocación de cambio, el Manifiesto no está dispuesto a caminos oblicuos. “Los demócratas somos nosotros! La paz la cuidamos nosotros! De ahí que si estos tipos quieren y disponen que las Fuerzas Armadas se involucren en tareas ilegales, reprobadas y prohibidas, eso ya es causa suficiente para el juicio político”.
Mempo Giardinelli dijo también que debe incluirse la discusión sobre la concentración de la tierra en Argentina. El tema de la tierra es el gran desaparecido de la política, advirtió.

 

La Reforma no es suficiente

A su turno, el ex ministro de Educación, Daniel Filmus, señaló que “atrasa” quien se queda con los planteos de la Reforma Universitaria de 1918.
“No alcanza con crear más universidades”, aseguró, y citando al pensador cordobés Diego Tatián,recordó que el pedido de los reformistas era no sólo autonomía ante el Estado, sino fundamentalmente frente a los poderes feudales.
“Hoy los desafíos son otros”, subrayó Filmus, y reclamó que la principal autonomía de la universidad debe ser respecto del mercado. El Estado debe decidir qué profesiones hacen falta para transformar la sociedad, precisó, y reivindicó el ejemplo del presidente Lula en Brasil. Recordó que en una ocasión el líder ahora encarcelado le comentó que mientras en su país había 40 millones de hambrientos, en las carreras de dietología buscaban cómo adelgazar a los ricos, en vez de preocuparse por el modo de engordar a los pobres. Aseguró además que Macri, quien participaría en Córdoba de los festejos oficiales del centenario de la Reforma, “no tiene la menor idea de lo que fue la Reforma”.
Filmus destacó también el esfuerzo de Mempo Giardinelli y Graciela Bialet, sentados a su lado en la cabecera del acto, para promover la lectura cuando en el país se “regalaban libros”. Se refería al Plan Nacional de Lectura desplegado desde su Ministerio, con el tezón de Giardinelli y Bialet, escritores, amén de dirigentes políticos.
“No alcanza con criticar”, dijo finalmente Filmus, al apuntar la necesidad de que el 2019 encuentre a las fuerzas populares unidades en un acuerdo programático. El Manifiesto Argentino, destacó el diputado Filmus, trabaja para eso.

 

Contra el sentido común

El alfonsinista Leandro Santoro comenzó su discurso señalando que Córdoba está en deuda con Argentina. Cuestionó que siendo la cuna de la Reforma y del Cordobazo, sea una de las patas del macrismo.
Sostuvo que la subjetividad ya no se construye desde las universidades, sino desde los medios de comunicación y que la política debe contribuir a poner en crisis el sentido común de la gente. Reivindicó la actitud pedagógica y la capacidad de provocar. “Por eso disfruto las columnas de Mempo”, apuntó (por las columnas de Giardinelli en Página 12y en La Barraca).
Santoro reclamó un nuevo modo de hacer política y en esa dirección cuestionó a los compañeros que en vez de ser solidarios se esfuerzan en mostrarse superiores. Criticó a quienes aun teniendo una estética progresista, “viven como ellos” (en referencia a la derecha). Advirtió que la derecha puede hacer que se obtenga la victoria electoral, pero también, la derrota política. Criticó la obsesión de muchos dirigentes por las redes sociales. Su sobreestimación, precisó.
Terminó señalando la necesidad de discutir el rol de la propiedad privada, al que calificó como uno de los valores más custodiados por la sociedad argentina, y con énfasis consideró que no se trata de ganar una elección para cambiar la Argentina, sino de empezar a cambiar la Argentina, para ganar la elección.

 

Siéntanse incluidos los varones

 “Permítanme referirme en femenino en tramos de esta breve locución, y siéntanse incluidos los varones… Las mujeres estamos en pie de lucha por la igualdad y el derecho a decidir”, comenzó diciendo en su momento Graciela Bialet, dirigente del Manifiesto Argentino Córdoba, a tono con el debate histórico por la despenalización del aborto.
Aferrada al recurso feminista que disparó expresiones de entusiasmo y adhesión entre las asistentes al acto (y siéntanse incluidos losasistentes, Bialet dixit), Bialet rindió homenaje a los dirigentes lucifuercistas que aun siendo de variadas vertientes políticas, en la lucha construyeron unidad con la convicción de defender al pueblo y a sus trabajadoras, derrotar las dictaduras y forjar la confluencia obrero-estudiantil.
Graciela Bialet reivindicó también a los reformistas de 1918, aunque recordó que fue una universidad de varones, en la cual durante 150 años las mujeres no tuvieron espacio.
Criticó a los gobiernos de Argentina, “estos fascinerosos gobernantes neoliberales”, que adhieren al mundo financiero, “el oprobio más desalmado que la humanidad está viviendo”.
Bialet recordó que la universidad pública y gratuita existe gracias al esfuerzo del pueblo y propuso un debate por una nueva Ley de Enseñanza Superior que profundice los principios de la Reforma Universitaria, elimine la arancelización encubierta, e incluya un sistema de becas, con opciones habitacionales y alimentarias para asegurar la permanencia de los menos favorecidos.
Para ello, “hay que trabajar, hay que luchar”, alentó.