por Gabriel Bermejo

El Gobierno convoca a la oposición«razonable«a discutir una serie de puntos tendientes a garantizar la gobernabilidad de mínima, hasta el proceso electoral en ciernes.-

Sabido es que nada positivo para los intereses populares puede esperarse de una convocatoria del oficialismo como la anunciada, y sus postulados suenan a medicina ya amargamente probada por el pueblo argentino y fundamentalmente por la clase trabajadora, siendo menester en tal sentido puntualizar algunos de los enunciados en esta oportunidad como ser : Consolidar la seguridad jurídica; Creación de empleo con cambios en la legislación laboral , Consolidar un sistema previsional sostenible, los que se encuentran inescindiblemente vinculados entre sí en orden al proyecto de país impulsado por la alianza gobernante

Se evidencia que en Argentina  hay que refundar la seguridad jurídica, toda vez que la pretendida consolidación a que refiere el llamado oficial sería en todo caso a la inseguridad jurídica hoy imperante en estas tierras, donde se persigue judicialmente de manera encarnizada a la ex presidente, donde se destituyen jueces por el contenido de sus sentencias, donde se aplican prisiones preventivas a rolete y de manera discrecional, donde se promueve el juicio político a un Juez Federal que investiga una inusitada red de espionaje ilegal, donde la Secretaría de Trabajo de La Nación utilizó como comodín un resorte legal para la solución de conflictos colectivos de empresas, como es el de la conciliación obligatoria, como modo de presión a parte de los sindicatos convocantes a la reciente huelga general, y los notificó poco antes del comienzo de la misma, con la intención de sancionar su falta de acatamiento; donde se acusa de mafiosos a los abogados laboralistas que defienden los derechos de los trabajadores; etc, etc.-

A la par, se insiste en la modificación de la legislación laboral, con la excusa de procurar una mayor generación de empleo, cuando está harto comprobado, que flexibilizar las condiciones de trabajo no solo no contribuye a la mentada creación sino que por el contrario destruye fuentes de trabajo; tal lo vivido por nuestro país en la década del 90, y recreado crudamente en nuestros días.-

Se encuentra muy fresca en la memoria colectiva la reforma previsional de fines del año 2017, que ha implicado la pérdida del poder adquisitivo de millones de jubilados; todo ello inmerso en un proyecto, hasta ahora negado, de reinstalación de las jubilaciones privadas, y reduciendo el rol del Estado a políticas asistenciales hacia la pobreza, sumado al nuevo intento flexibilizador a travٞés del proyecto de blanqueo laboral, donde se condonan deudas a quienes evadieron, trasladando las consecuencias de tal situación a los trabajadores y reduciendo o eliminando las indemnizaciones previstas en la ley 24.013.-

Pero nada es tan sencillo en las avanzadas neoliberales sobre los pueblos; tanto es así que en mérito a la hiperconectividad en la que estamos inmersos, hemos podido ver como este 1ro. de mayo columnas de trabajadores se manifestaron en Europa y en toda América Latina en contra de la creciente precarización laboral que pretende imponer el capitalismo en su actual etapa de preeminencia financiera.-

No es óbice a lo descripto la aceptación de una mueva realidad que impone o impondrá modificaciones en el mundo el trabajo; sería necio negarlo, y ello con las disímiles características que se presentan conforme se trate de países centrales, en vías de desarrollo o subdesarrollados; pero tal como sostiene la O.I.T, ( Organización Internacional Del Trabajo),  tanto el trabajo presente como del futuro se dan en el sistema capitalista cuyas relaciones entre los que venden y compran la fuerza de trabajo son desiguales.

Esa realidad se ha ido imponiendo; desde el reconocimiento como tales a los trabajadores de la economía informal hasta los trabajadores de plataformas digitales, donde se está haciendo carne la necesidad de sindicalización de quienes se encuentran en una situación de poca claridad en la situación de relación laboral mantenida y  la falta de protección social

Habrá que discutir, sin dudas, esta problemática que se presenta a partir de la; robٕótica, y nuevas tecnologías en los procesos productivos; los que se darán de manera vertical y no horizontal con el consiguiente reemplazo de mano de obra por maquinaria en determinados segmentos industriales por lo cual el Estado deberá revestir en la emergencia un rol preponderante propendiendo a direccionar la calificación laboral como asimismo la inserción laboral de los trabajadores que deberán ser absorbidos por empresas no alcanzadas por el avasallante empuje tecnológico.-

De manera tal que cualquier acuerdo de cúpulas que con meros fines especulativos y electorales pretenda vulnerar los derechos de los trabajadores tendrá como valladar el propio repudio de los colectivos involucrados y el artículo 14 bis de la Constitución Nacional que en la parte que nos ocupa establece….El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes,………… El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable.