Una mirada atónita que busca fijar en su retina un posible futuro. Pero esa mirada se pierde en la incomprensión. ¿Cómo puede ser que habiendo vivido un presente, una vida de esfuerzo y de trabajo, haya desaparecido su futuro?

Un grupo de brujos ladrones de futuros se han robando el tiempo merecido. Y se roban también el presente. Y así, en su ambición se roban todo, hasta su propio presente y desaparecerán.