Por Paola Andrea Artunduaga Torres

En mi cabeza resuena una y otra vez “MI CALI AJI”, hermosa canción de sala interpretada por la orquesta caleña GRUPO NICHE, que habla de nuestra linda ciudad y sus palmeras, sus noches llenas de estrellas en su firmamento, sus calles principales por donde pasa nuestra feria internacional de Cali, y dice que Cali es chontaduro, salsa, mango biche, caña de azúcar, cholados, empanadas con ají, el rio pance, el estadio con sus equipos de futbol y sus clásicos del AMERICA Y EL CALI, huele a Cali pachanguero, huele a grosellas, pescado frito, seviche de camarón, aguardiente de caña, a ron, a trapiche de caña, a panela a guarapo a sancocho de costilla y espinazo de cerdo, a chuleta de cerdo y patacones, a marranitas, a champús y lulada para el calor, donde los saludos de mi gente con su jerga caleña del VE, MIRA, OIS, VENI, VOS,PARCE, jajaja todas estas cosas por las que a mi Cali se conoce en el mundo entero. Mi Cali huele al paraíso, pero eso pasaba hasta antes del 28 de abril.

Hoy cobija al cerro de las tres cruces, a cristo rey, a san Antonio, a la loma de la cruz, a la avenida del río, y a muchos otros hermosos lugares que son de ensueño, la sangre derramada de nuestros héroes que están en pie de lucha, mi Cali se viste de LUCHA Y RESISTENCIA, nos desunió la lucha , los ricos y los pobres somos ahora, hoy no existe la palabra CALEÑOS cuando los ricos en acciones PARAMLITARES disparan contra nuestros indígenas que vinieron a apoyarnos para que la policía y el esmad no nos mataran, los ricos se visten de blanco y se arman con fusiles y pistolas que lanzan balas de odio porque piensan y creen que sus casas y sus carros son sus tesoros y nadie se los va a quitar, nos matamos entre nosotros mismos, eso era lo que quería DUQUE, EL FALSO PRINCIPITO, así lo llamo hoy por que llegó a decirle al país cuando era candidato presidencial que él era la salvación y que solo iba a caber en su gobierno la JUSTICIA Y LA HONESTIDAD, palabras que hoy se las llevó el viento…no sé qué me duele más, si sentir la presencia de la MUERTE en las noches y no poder dormir al pensar cuántos compañeros muertos van a salir mañana en el periódico, o ver la indiferencia de algunos y los señalamientos de otros porque, cuando llegue la victoria los beneficios serán para todos, es la doble moral de este pueblo colombiano? Sí, es.

Aquí  duele todo cuando a los acomodados les toca el turno  y deben salir de su zona de confort, pero cuando es mi prójimo, mi hermano el que sufre, los acomodados, que tienen sus neveras llenas de comida,  sus carros, sus casas grandes, sus fincas… no les interesa su desgracia , la de quien no sabe lo que es ir al supermercado y comprar 500.000 pesos en comida, o asegurar el bienestar de sus hijos para que no duerman como muchos de mis estudiantes, con una agua de panela en el estómago, o comer PAN CON CAFÉ como única comida del día. Esto es ser pobre, pero preferimos eso y no seguir siendo unos hipócritas acomodados. Cerramos nuestros ojos a una realidad latente de cambio y justicia social. Tampoco sé qué me aterra más, si las palabras de mi hija cuando llorando en casa sin consuelo, sin poder controlar sus lágrimas contó que en las tiendas y los supermercados no había comida por que los campesinos se unieron al paro y bloquearon las entradas de los alimentos y el combustible. Venía con su hermana de intentar comprar alimentos para la casa y rompió en llanto y diciendo “JAMAS HE VISTO LAS DESPENSAS VACIAS Y EL DESESPERO DE LA GENTE PORQUE NO HABÍA COMIDA, ME SIENTO EN GUERRA, ME SIENTO SOLA”, cuando escuché esto se me partió el corazón VIENDO cómo ella, una joven universitaria de primer semestre de ingeniería industrial, no ve esto solo como una guerra, lo ve como una tragedia que hoy nos cuesta vidas, pobreza, más desempleo, más desigualdad, más violencia, pero que es necesaria porque de seguir así, Colombia será el CIELO DE UN TERRIBLE INFIERNO que todos los días nos cobra el silencio cobarde de aquellos que piensan que todo está bien, que aquí nada pasa…sólo pasa que desde el 28 de abril al día de hoy van 548 personas desaparecidas, y más de 27 muertos…creo que el apocalipsis nos quedó pendejo, con la barbarie que vivimos hoy en Colombia, donde matar es la solución que propone el FALSO PRINCIPITO DUQUE, acompañado de su, no sé cómo llamarle a alguien que es más malo que el mismo DIABLO, pero digámosle MONSTRUO URIBE. Ese que sólo concibe robar las tierras de los campesinos masacrándolos. Cree que con la reforma de nuestra constituyente nos hundirá en su fango, pero despertamos y eso es lo importante, de aquí sólo para adelante y alertas por que la victoria está cerca. Y será en honor a los que ya se fueron y dejaron en las calles su sangre derramada combatiendo, en honor las madres que hoy lloran sus hijos, en honor a esos hijos que perdieron a su padre o madre, en honor a la fuerza y a la VOS DE LOS QUE SOMOS MAS que debemos luchar hasta alcanzar la victoria tan esperada, hasta que esos malvados vestidos de ovejas comprendan que llegó su tiempo de hacerse a un lado, que llegó el cambio que llegó LA PAZ.

“PARA EL PUEBLO LO QUE ES DEL PUEBLO Y EL FALSO PRINCIPITO Y URIBE QUE SE VAYAN A SU INFIERNO”