por Pedro Peretti

Cuando, Cristina entra a la cancha de la política, todo cambia, es una celebración de la activad en su más alta y acabada  expresión. La política, adquiere otra dimensión. Una de las sorpresas de la reaparición pública de CFK en la feria del libro, fue la centralidad que le dio a la figura de Alberto Fernández. Lo puso en un lugar de absoluto  privilegio, en relación a otros referentes K, ¿ qué significa esto ,¿ expresa algo¿. Puede, simbolizar muchas cosas o nada. Lo primero, que me viene a la memoria es el rol de Jorge Daniel Paladino, el delegado personal de Perón, a quien este relevo por hacerse demasiado amigo de Lanusse y lo puso en su lugar a Héctor J Campora; quien  a la postre terminara siendo el candidato a presidente de Perón;  cuando al dictadura de  Lanusse, le impuso un impedimento formal  para ser candidato al líder. Podría, ser una especie de delgado personal de la jefa, en todo lo atientes a las cuestiones de representación formal del espacio en relación al gobierno.  También,  puede ser el de armador de la candidatura de CFK. Ambas actividades, son parecidas y pueden ser complementarias,  pero no iguales;  una cosa, es el armador otra el delegado; pero ambas lo ponen al susodicho en una especie de “jefe de gabinete” en al sombras, que de ahora en más su presencia o ausencias en determinados lugares será siempre parte del análisis y la especulación política.

También, el delgado y/o armador, puede ser el  candidato ungido por imperio de las circunstancia, como lo fue Campora. De hecho Jorge Daniel Paladino, jugo a ser en candidato de Perón, hasta que este lo eyecto por demasiada connivencia con la dictadura. Alberto, puede ser el -candidato, en caso de que algún impedimento judicial o personal, le impida a Cristina serlo. Tal vez, consiga ser el plan “c”, que reclamaba Mempo Giardinelli. Esto lo sabremos a muy corto plazo. Si CFK, va a ser candidata o no,  producto de su voluntad personal es una cosa, o si  fruto  de alguna maniobra del macrismo-judicial, le impidiera serlo es otra. En menos de un mes esta especulación se resolverá. Pero mientras tanto,  la centralidad de Alberto-hoy- es un dato incontrastable, de la realidad política. ¿Por cuánto tiempo?, solo dios lo sabe. Puede ser una estrella fugaz para el armado coyuntural o una decisión estratégica y permanente para la gobernabilidad.  Lo cierto, es que no es, ni Aníbal  Fernández, Ni Agustín Rossi, ni Oscar Parrilli, ni Capitanich, ni Sabatella,  hoy es Alberto Fernández;   Si él, el que se pelaba mal con CFK,  es la persona,  más importante después de Cristina, ungido por la propia CFK,¡¡¡ y es un dato!!!;  ni definitivo, ni excluyente, un dato insoslayable, ineludible,  para tener muy en cuenta, por todos/as, pero especialmente, por  quienes deberán negociar con él,  el armado de las listas.  Es Alberto, que venía del conflicto duro con “ella”,  que es la dueña indiscutida de los votos,  y no es un gesto, ni de bondad personal o de arrepentimiento-entiéndase bien- es  un mensajeque es bien otra cosa….sí, la designación es un claro mensaje de una decisión, que marca el  rumbo en la coyuntura.  Como los grandes y exquisitos jugadores del arte de la  política, CFK envía un “mensaje” al conjunto, en la persona de Alberto- es  para los propios y para la sociedad- la cosa viene y va por ahí, es con  amplitud y  negociación…y eso es lo que representa Alberto Fernández; no es la lealtad personificada, ni la cerrazón en lo propio, ni la profundización del proyecto, es  “anchura” del espacio, consenso, moderación, negociación, todo eso representa el delegado ungido-de hecho- por la jefa. Quien quiera oír que oiga. El país necesita un bálsamo de tranquilidad y unidad, para enfrenta la etapa que viene. Y  es con  “los Alberto”, por ese sendero, lo que nos marca la decisión de  CFK; lo cual significa también que  es-  también- con Pino, con Lozano, con Donda, con los empresarios, con Moyano. Alberto es eso, y por eso, es –también y esencialmente – el encargo que debemos saber leer y llevar,  para la etapa. Esta  requiere de dialogo y unidad; confiemos y militemos- a dios rogando y con el mazo dando- para que los contenido transformadores del K,  estén a salvo. Cuando se cierren las lista y se vean los candidatos en la cancha, ya es otro partido y allí veremos,  el fondo de la significación de la unción del Alberto, falta poco para saberlo, pero por ahora es así,  El tiempo en breve plazo lo dirá todo….

Salud y cosechas