por Jorge Francisco Cholvis

                        El modelo “neoliberal”de la década del noventa, con el marco político e ideológico del discurso único, dejó en evidencia sus perjudiciales consecuencias para el país y su pueblo. Fue la expresión del poder concentrado ejercido por los sectores dominantes. Egoísmo e individualismo fueron incorporados como pautas de conducta, llevando a la pérdida de la solidaridad y la crisis social. Actualmente lo está sufriendo en carne propia la mayoría del pueblo argentino. Ello se desarrolló y aplicó en el marco de la Constitución escritavigente.                                               

                     Cabe que nos preguntemos qué se entiende por proyecto?  Se puede decir que un proyecto[1]es el orden que se piensa para la ejecución de una cosa de importancia, anotando y extendiendo todas las circunstancias principales que deben concurrir para su logro. Es el designio o programa para ejecutar una idea o conjunto de ideas. Es intención, pensamiento, planificación de varias actividades que se encuentran interrelacionadas y coordinadas. La razón de un proyecto es alcanzar objetivos específicos, calidades preestablecidas; es un emprendimiento que tiene lugar durante un tiempo limitado y que apunta a lograr un resultado único. Surge como respuesta a una necesidad, acorde con la visión de quienes intentan darle respuesta. El proyecto finaliza cuando se obtiene el resultado deseado, el cambio beneficioso que se persigue.

                       Los proyectos sociales o públicos apuntan a mejorar la calidad de vida del pueblo. Un proyecto social y políticoidentifica al conjunto de actividades orientadas a obtener un resultado que satisfaga las necesidades urgentes de una comunidad. Busca alcanzar un impacto en la calidad de vida de la población. Basándonos en el contenido del mismo es que lo llamamos nacional, popular, democrático, integrado y federal. Tenemos que recalcar que es el proyecto más importante, en la medida que influye en todo un país; de tal modo es la iniciativa que define y pone marco a toda actividad que se emprende para sacar adelante una Nación. Es marcar un camino, emitir señales claras y concretas de cuál debe ser la dirección de un Estado, de una patria y de un gobierno, lo que no es otra cosa que defender irrestrictamente la dignidad del pueblo y los derechos de la Nación. Es el camino que se deben recorrer los mayoritarios sectores populares para concluir con el restaurado proyecto neoliberal que se puso en marcha a partir del 10 de diciembre de 2015.

                                Es que la lucha por lograr los objetivos coyunturales, y así  resolver los problemas más inmediatos que padece nuestro pueblo necesariamente lleva al plano estructural;  discernir y debatir del porqué se ha llegado a esta situación y al cómo se la supera y se consolida una nueva etapa de “buen vivir” para la nación y su pueblo. Por todo ello, un proyecto de estas características necesariamente debe estar en conexión con la Constitución. Es más, nunca podrá mantenerse en contradicción con ella. Deben necesariamente estar en estrecha unión. Si el proyecto fenece, puede decirse que ha fracasado; y si logra su objetivo la Constitución se ha de ajustar al mismo. Es el futuro del proyecto. 

                               Es que la Constitución más que un instrumento jurídico es la institucionalización al más alto rango normativo de un Proyecto de Nacióndefinido, compartido y apoyado por los más amplios sectores de la población. Por ende, el pueblo no puede estar ausente de esta problemática. Estamos en el siglo XXI donde debe tener plena vigencia la democracia social y participativa. No cabe sostener procedimientos y métodos del siglo XIX para lo que fue una sociedad simple y no participativa.        

                               Un Proyecto tiene objetivos políticos, y a través de la política económica designa los instrumentos o medios requeridos para alcanzar su meta, a la vez que va postulando nuevas basespara dotarlo de permanencia. En todo proyecto se encuentran diversas etapas para su definición y concreción. Como vimos, primero surge una idea que reconoce una necesidad, y que en el caso del Proyecto Nacional no es otra que defender irrestrictamente la dignidad del pueblo y los derechos de la Nación; luego viene el diseño del contenido del proyecto en sí mismo con la valoración de las estrategias y opciones; y finalmente se llegará a la etapa de su realización. Es el recorrido para la concreción del proyecto. Pero, para su permanencia se requiere una etapa más: es indispensable la institucionalización del proyectoal más alto rango normativo.                 

                               Es necesario realizar un amplio debate con organicidad, compromisos y garantías; fijar la metodología más adecuada, sus tiempos, las asambleas y cómo se evaluarán todas las opiniones, a fin de plasmar el Proyecto Nacional que debe ser la esencia de una futura Constitución Nacional. Por tanto, cabe remarcar que para modificar la Constitución realque aún rige en la Argentina, es prioritario concretar la alternativa efectiva de poder político nacional que nos permita concluir con todas las causas que postraron a la Nación, y apartar a todos los sujetos que las facilitaron. Luego, el cambio de la Constitución realproducirá -recién en ese momento- la necesidad de una Asamblea Constituyente que institucionalice con procedimientos y metodología adecuados, el Proyecto Nacional del país de los argentinosen una nueva Constitución escritaacorde a nuestra realidad del siglo XXI.

                        Con todo acierto en 1974 Perón señaló en El Modelo Argentino para el Proyecto Nacionalque “el camino a seguirse para efectuar los ajustes institucionales necesarios deberá partir, naturalmente, de una reforma de la Constitución Nacional. Para ello es preciso -decía- recoger las opiniones de los distintos sectores representativos de la comunidad argentina. De esta forma seremos fieles al principio de que las grandes realizaciones no se llevan a cabo si no es con la participación de todo el País”. Ya en ese tiempo remarcaba que “el País necesita ver materializado el Proyecto Nacional”.

                              Por tanto, sostenemos que para concluir con el modelo neoliberales preciso desarrollar en esta etapa histórica de la Argentina, la metodología y pautas para implementar el nuevo Proyecto, con aportes desde una perspectiva multidisciplinaria pluri-sectorial; la trascendencia del tema lleva a descartar desde hace mucho la alternativa que sostenga que el mismo sea encarado solamente por un sector social o político. Como programa de acción para su realización proponemos que con amplia participación popular se definan los ámbitos y criterios de organización, la metodología y pautas para avanzar en el debate. Luego vendrá la segunda etapa sobre el contenido del proyecto; qué país desean ahora los argentinos. O sea, debatir y definir sus puntos esenciales y asimismo, la estructura institucional para su ejecución. Finalmente, alcanzaremos la tercera etapa, que es la que ha de encarar el diseño arquitectónico de la Constitución como marco del nuevo proyecto, y alcanzar su institucionalización al más alto rango normativo.

                              El Pueblo no puede estar marginado. Es inadecuado e injusto, y debe contar con una participación protagónica en la definición de la metodología, procedimientos y contenidos.  De tal forma, es necesario que dicho debate sea anterior a su tratamiento formal en el ámbito parlamentario. Sostenemos que es imperioso adoptar respuestas y propuestas concretas sobre la problemática socio-política nacional, y sobre las pautas del Proyecto Nacional. Es realizar la alta política que precisa la Nación.                                                              

                             Por ello, será necesario acometer un gran debateen el cual los distintos estamentos de la sociedad defenderán sus juicios y propuestas. Pues para expresar de la manera más clara y fundada la determinación que se ajuste mejor al interés de la República y al bienestar de su Pueblo no alcanza el análisis en el plano de técnicos o especialistas en temas constitucionales. Sólo con la participación protagónica de las distintas expresiones del pueblo argentino, en la definición del proyecto y en la construcción del motor del proceso políticoque lo sostenga, se logrará el alto objetivo de tener una nación soberana y un pueblo feliz.



[1]proviene del latín proiectus.