por Mirella Canu

 Atendiendo a uno de nuestros propósitos fundantes, la Reforma Constitucional en nuestra Patria, desde el MANIFIESTO ARGENTINO Córdoba nos pareció viable comenzar un camino desde el análisis de las constituciones Provinciales y las Cartas Orgánicas de sus Municipios. Un modo de comprender cuáles podrían ser las estrategias, los temas  y las discusiones que abonen una construcción de sentido a partir de experiencias en el territorio más próximo.

Si bien al hablar de Reforma Constitucional nos referimos a todos los modos de participación: de los bienes simbólicos y materiales, de las decisiones y de los modos de ejercicio de las mismas, etc., comenzamos por indagar acerca de la Carta Orgánica de la Municipalidad de Córdoba, que rige la participación político institucional de los vecinos.

Para ello, el pasado sábado 27 de octubre comenzamos un ciclo de charlas con actores involucrados en la temática. Comenzamos por indagar acerca de los Centros vecinales y para ello nos valimos de la propia experiencia como vecinalista, integrante de la Junta de Participación Vecinal de uno de los Centros de Participación Comunal (CPC 3) de nuestra ciudad, el del Barrio Brigadier San Martín de Córdoba.

Compartimos una síntesis:

Participación ciudadana. Entre la panacea y la maratón de obstáculos

*¿Quién se anima a cuestionar la participación ciudadana?

Nadie. Reclamo de ciudadanos, declaraciones de gobernantes, leyes, ordenanzas, decretos y discursos públicos la ensalzan. Aparece como el signo de las democracias de nuestro tiempo.

*En el ámbito del municipio de Córdoba, ¿quiénes son sujetos de participación?

Los llamados vecinos. Ciudadanos habitantes de un territorio acotado en razón de límites heredados y de avatares históricos para ellos mayormente desconocidos.

*En ese territorio municipal, ¿qué instituciones de participación vehiculizan la voluntad de los ciudadanos en el ejercicio del gobierno?

Los Centros Vecinales. Desaparecidos los institutos político-partidarios[i]: comités radicales,  unidades básicas peronistas y, en buena medida, capillas católicas, los templos evangélicos en mayor medida y los centros vecinales a la zaga, son los ámbitos barriales de participación política.

*¿Qué leyes otorgan vital importancia a la participación ciudadana en el ámbito de nuestro municipio?

Todas. La Constitución Provincial sancionada en 1987, la Carta Orgánica Municipal sancionada en 1995, la Ordenanza Nº11.448de Juntas de Participación Vecinal y la Ordenanza Nº 10713de Centros Vecinales[ii]declaran la participación ciudadana como prerrequisito de una sociedad democrática y a la descentralización como el camino para lograrla, concretándose en un ordenamiento dentro del organigrama de gobierno:

*¿Qué normas habilitan la participación directa de los vecinos-ciudadanos?

Ninguna. La Constitución Provincial establece que quien gane la Intendencia contará con la mitad más uno de los Concejales, sea cual fuere el caudal de votos obtenidos. La Carta Orgánica Municipal lo hace en consonancia, obturándose la proporcionalidad de representación votada por los vecinos.[iii]

*¿Qué posibilidades tiene la ciudadanía de modificar las normas por medio de los resorte legales?

Muy pocas. La Carta Orgánica Municipal establece en su Cap. II Art.143[iv]que la iniciativa popular tiene sus límites.

*Los CPC (Centros de Participación Comunal), ¿no eran para participar?

Sí, pero no. Ocurre que los Centros de Participación Comunal, encarnadura de la descentralización y la participación vecinal, donde el Director de cada CPC coordina y preside la Junta de Participación Vecinal, ámbito de Centros Vecinales y Organizaciones barriales en general, son un cuerpo sin alma jurídica. No hay referencia a ellos en ninguna norma.

Tal vez sea allí, en ese cuerpo territorialmente cercano, donde los ciudadanos podamos comenzar un camino de participación verdadera. ¿Normalizando los CPC? ¿Proponiendo un sistema de elección de Director y Vice de los CPC por voto popular? ¿Con qué sistema? ¿Cuál es el punto justo entre la descentralización y el abandono a los sectores menos favorecidos a su suerte? ¿Qué organizaciones con raíces en el territorio están dispuestas a abrir estos caminos?

Preguntas. Porque pregunta es el primer nombre de la construcción.

[i]No por error se incluyen capillas y templos dentro de los institutos políticos. Lo son en su función y en los resultados de su acción. Según La Voz del Interior del 6 de octubre de 2016, hay en la provincia unos 700 templos evangélicos y un 13% de los ciudadanos que se reconocen creyentes evangélicos. La Bicameral instituyó el 31 de octubre como Día de los Templos Evangélicos. En la ciudad de Córdoba existen 307 Centros Vecinales, en la mitad de los cuales sus autoridades están con mandato vencido.

 

[ii]Artículo 1°: Definición – Principios. Los Centros Vecinales son asociaciones de vecinos sin fines de lucro, con participación en la gestión municipal, representativas de los vecinos del barrio o sector de su jurisdicción, constituidos para la satisfacción de sus necesidades comunes y el mejoramiento de su calidad de vida, sobre la base de principios de participación democrática, colaboración mutua y solidaridad vecinal.

 

[iii]Constitución Provincial. Artículo 183.- Las Cartas Orgánicas deben asegurar: 1. El sistema representativo y republicano, con elección directa de sus autoridades, y el voto universal, igual, secreto, obligatorio y de extranjeros. 2. La elección a simple pluralidad de sufragios para el órgano ejecutivo si lo hubiera, y un sistema de representación proporcional para el Cuerpo Deliberante, que asegure al partido que obtenga el mayor número de votos la mitad más uno de sus representantes.

[iv]Capítulo II. iniciativa popular. Artículo 143. Los electores tienen el derecho de Iniciativa Popular para presentar proyectos de Ordenanza. El Concejo Deliberante los trata dentro del término de cuatro (4) meses contados desde su presentación. No pueden ser objeto de Iniciativa Popular las siguientes materias: a. Reforma de la Carta Orgánica.