por Pedro Peretti  

En los anuncios de retenciones que hizo ayer el gobierno hay que hacer algunas consideraciones. La primera es que, del anuncio a lo que salga en el boletín oficial, puede haber un trecho y de allí a su aplicación también. Hay que esperar lo que diga el Fondo sobre esta imbricada forma de “poner” retenciones. (mientras se escribía este articulo aún no se habían publicado) Una muestra desembozada de la falta de autonomía de este gobierno; anuncia las retenciones, pero las va a legitimar al Fondo. Imagínense, si para cobrar una gabela interna debe pedir permiso, que queda para las demás cuestiones. El cipayismo es total, expreso y desvergonzado. La forma de calcular y aplicar las nuevas retenciones anunciadas pro-Dujovne, abren todo tipo de especulaciones. Los 4$ de cargo fijo sobre los bienes sin industrializar, con un horizonte inflacionario de piso-piso, más del 42% y con una inestabilidad cambiaria hacen que ese cargo se licue rápido. Lo cierto, es que Macri incumplió su promesa a su base electoral más fanática y antidemocrática… la derecha rural, que lo quiere todo aquí y ahora, a lo bestia no se toma el trabajo ni de analizar y ni de ver , nada más que sus propios bolsillos.. Estos ruralistas están intoxicados de neoliberalismo y sesgado por una visón anti estatal y antipopular; si pudieran-al menos- correrse por un instante esas vendas de sus ojos, verían que el cargo de 4$ , es en el fondo una rebaja real encubierta en las alícuotas de la soja.Las que, al poco andar, con la inflación al 50%, la retención real será del 18% ( a ese porcentaje debería haber llegado en diciembre del 19 y Mauricio se las anticipa un año) y los 4 $ serán solo simbólicos, y quien las quiera mover deberá verse con el poderoso lobby rural…Hoy, hay 15.000.000 de tn de soja sin vender, que van a presionar -adicionalmente-para que el dólar se siga devaluando ¿ se dan cuenta?…. La foto de hoy, indica que las retenciones subieron-al menos formalmente y en este instante-solo en este instante- pero en la película que viene, (la sociedad, la economía es cambiante, no es estática), casi con certeza bajaran, por efecto de la licuación inflacionaria y devaluatoria…Reitero, hay que ver que dice el papa supremo y que escriben-estos tipos- en el boletín oficial, aun nada esta cerrado. Cumplir con la palabra no esta en el adn de la derecha macrista-radical.

Para la derecha las retenciones son un objetivo ideológico más que económico, y así lo dice Dante Sica, “haber tenido que recurrir a las retenciones es casi una derrota” (Clarín, 4/9/2018). Para nosotros, son un instrumento de política económica, solo y ni más ni menos que eso… un mero instrumento, como otros: tipo de cambio, impuestos, control del comercio exterior, etc. Y lo hemo repetido hasta el cansancio lo peor que le puede pasar a un proyecto político (este no lo es, es solo un grupo de saqueadores) es enamorarse de los instrumentos, no del fin. El fin, es el objetivo que todo proyecto político- tiene como innegociable- por conquistar. Y a ese fin hay que subordinar los instrumentos de política económica, las retenciones es uno de ellos. El objetivo declarado de todo el campo nacional y popular, es lograr una sociedad mas igualitaria, inclusiva, con más salud, educación y trabajo para todos todos-todas;  y a ese objetivo deben subordinarse los instrumentos de política económica, a veces hay que poner retenciones a veces no; a algunos cultivos si, a otros no. Cada circunstancia requiere de un instrumento específico. Si vas a operar una apendicitis necesitas un bisturí y se vas a talar un árbol una motosierra, en la economía es lo mismo no todo instrumento sirve siempre y para todo.

La derecha argentina es obtusa y esta intoxicada de neoliberalismo, no entiende razones y menos si tiene que pagar algún impuesto. En su adn no le entra que en la Argentina vivimos todos, no solo ellos. Las retenciones son su fijación ideológica-política. Así lo expresa la Sociedad Rural Argentina: “los derechos de exportación son instrumentos distorsivos que desalientan la producción, la inversión el empleo y el comercio exterior como quedó demostrado a lo largo de la historia “(Ámbito Financiero 4/9/1018). Esto es falso desde todo punto de vista. Durante la primera gestión económica durante la tristemente célebre década del 90, ministro de economía Felipe Domingo Cavallo, saco completamente las retenciones. Retenciones 0, si cero-cero, y ¿qué paso ¿un desastre, un auténtico desastre. 103.000 explotaciones menos, 12.000.000 de hectáreas hipotecadas solo en el Banco Nación, 600 pueblos convertidos en fantasma, 900.000 puestos de trabajo pulverizados en el sector rural. Con Néstor y CFK, con altas retenciones, no se fundió nadie y se deshipotecaron las 12.000.000 de hectáreas… como vemos son instrumentos, que dependen del marco macroeconómico del momento en que se aplican y a que objetivo sirven. Por eso es que nosotros desde la Agrupación Grito de Alcorta y el Manifiesto Argentino, proponemos retenciones segmentadas, nos se puede tratar impositivamente, como iguales a quienes son diametralmente distinto. No es lo mismo Olmedo o Adecoagro, que siembran miles de hectáreas, que Juan Chacarero, que siembra 30; 50 o 100 hectáreas, no son lo mismo, no pueden pagar lo mismo. Por eso las segmentaciones son el camino más corto-hoy- para subordinar el instrumento al objetivo, de una sociedad menos desigual y con más justicia distributiva. El campo nacional y popular, necesita de políticas públicas diferenciadas para el sector agropecuaria, más se diferencia a los productores, más se discrimina al favor del más débil,  más progresista y popular será  la política agraria.