por Gabriel Bermejo*

Los dirigentes cegetistas sostienen. sentirse engañados por el Ministerio de Trabajo, toda vez que aducen que el ministro Triaca les había prometido que la reforma laboral impulsada por el Poder Ejecutivo, no iba a modificar en modo alguno la Ley 20.744 de Contrato de Trabajo. – en adelante L.C.T. –

A tal punto que una vez conocido y circulado el borrador del mentado proyecto, uno de los triunviros  Hector Daer manifestó que ¨los trabajadores ya hemos cedido demasiado¨; y trascendió que la central obrera no aceptará modificación alguna a la L.C.T., no obstante sus técnicos se reunirían en breve con funcionarios ministeriales para corregir artículos del proyecto vinculados a blanqueo, capacitación permanente y la creación de la Agencia de Tecnología y salud.-

No estaría de más preguntarle al mismo Daer y al resto de la conducción cegetista porque favorecieron y consensuaron con el senador Pichetto la sanción de  la antiobrera  ley 27.348 modificatoria de los riesgos del Trabajo,  y por la cual el presidente Macri ejerce presión sobre las provincias para que adhieran a la misma.-

Dicho esto y yendo rectamente al proyecto en análisis, valga como primera conclusión interpretar la real génesis filosófica que la origina, la que se desprende claramente del articulado que establece sus objetivos….promover la liberación de las fuerzas de la producción y del trabajo de todos aquellos mecanismos regulatorios y fenómenos distorsivos que impidan el desarrollo de las empresas como unidades productivas , modernas, eficientes y competitivas …

Y en forma concatenada con lo expresado, el proyecto  le agrega al concepto de trabajo…….la cooperación entre las partes, pretendiendo desnaturalizar el concepto de solidaridad ya establecido por la ley 20.744  e introducir la cooperación, entendida como sometimiento del trabajador a las necesidades operativas de la patronal.-

Es decir que conceptualmente, el proyecto pretende igualar el discernimiento, la intención y la libertad de contratación, propia del derecho civil, a un contrato de trabajo, donde la libertad contractual resulta ajena a su esencia en virtud de las desigualdades de origen entre patrón y trabajador que ofrece su fuerza de trabajo en función de las posibilidades reales que tenga de negociación, por cierto, en la generalidad de los casos, escasísima y  dependiendo de diversos factores fundamentalmente los índices de desocupación existentes en el mercado laboral.-

Por ello el derecho del Trabajo resulta ser de carácter protectorio hacia la parte más débil del sinalagma , va de suyo, el trabajador, criterio sustentado en décadas de doctrina y jurisprudencia del más alto tribunal de la Nación.

El proyecto reitera el viejo latiguillo liberal de la modernidad, la eficiencia, la competitividad, para pretender justificarse en su existencia, cuando sin perjuicio de que la robotización es un tema abordado por la propia Organización del Trabajo –OIT-, lo cierto es que estudiosos de dicho proceso en la Argentina, sostienen que hacia el año 2030 solamente un 10% del proceso productivo estaría robotizado en nuestro país.-

Ello, naturalmente da tiempo para ir adaptando a los trabajadores a dicho proceso de cambio mediante el aprendizaje  que se irá imponiendo en la materia, sin ningún lugar a dudas, lo que no justifica la pretensión de precarizar al trabajador mediante pérdida de derechos adquiridos, lo que solo se sostiene en el concepto del propio Macri para quién el trabajo es un costo.-

El malhadado proyecto no solo pretende modificar la L.C.T. sino que a la par elimina las indemnizaciones de los artículos 8, 9 y 10 de la ley nacional de empleo, Nro.24.013, originadas en la falta de registración de la relación laboral o registración deficiente,  transfiriéndolas a los Organismos de Seguridad Social;

También pretende modificar el artículo 30 de la ley de contrato de trabajo, en materia de responsabilidades solidarias de empresas contratantes, excluyendo a la empresa usuaria de responsabilidad por  lo que denomina actividades complementarias, como ser limpieza, seguridad, servicios e higiene y seguridad en el trabajo, informática, etc, que se realicen en el establecimiento o explotación, precisamente de la usuaria-

Ello va ostensiblemente en contra de la jurisprudencia que ha establecido, a modo de ejemplo, que la limpieza de un baño en un establecimiento de atención al público no podría escindirse de la actividad típica que corresponde al objeto principal e la usuaria, a la que le cabe consecuentemente, responsabilidad solidaria frente al trabajador

En la cuestión atinente al perdón ante la evasión patronal frente a los organismos de la seguridad social, sostiene que se extingue la acción penal prevista por la ley 24.769, de régimen penal tributario,  con lo cual, de manera expresa, se consagra claramente la impunidad frente a  la evasión patronal al sistema.-

Pretende también eliminar de la tutela de la L.C.T. a quienes denomina ¨trabajadores autónomos económicamente activos y a sus propios trabajadores independientes colaboradores¨; es decir que se pretende articular  una cadena de fraude laboral, simulado  por medio de la figura de trabajador independiente, cuando en realidad estamos en presencia de una relación de dependencia encubierta, y legalizando de tal modo la evasión patronal de aportes a la seguridad social, que correlativamente se pretende condonar.-

Otros aspectos regresivos del proyecto incluyen reducción del plazo de prescripción para el reclamo laboral, de  2 años a 1 año; la creación ¨opcional¨ de un fondo de cese laboral sectorial en reemplazo de las indemnizaciones, similar al que rige para la industria de la construcción, reducción de las tasas de interés aplicables a las indemnizaciones, consolidar en los hechos, los sistemas de pasantías, no como aprendizajes, sino como relaciones de dependencia no sujetas a las obligaciones impuestas por las mismas a los empleadores; crear la posibilidad de extender la carga horaria laboral con la excusa de compensarla en la semana, el mes o el año, según las necesidades del empleador, avasallando el proyecto de vida del dependiente, eliminación del concepto de irrenunciabilidad en los contratos individuales, intención de reducir las organizaciones sindicales, etc.-

En definitiva, el Poder Ejecutivo pretende abiertamente que las relaciones laborales en la Argentina se equiparen ,a como de lugar, a la reforma laboral llevada a cabo en Brasil; en pos de la seguridad jurídica que reclaman los inversores en nuestro país,

En tal sentido, sostiene el suscripto, que dicha tarea no será fácil llevarla a cabo, pero claro está,  la respuesta a tal interrogante se encuentra en la decisión de lucha de los propios trabajadores organizados o no, en defensa de sus derechos adquiridos y de su propio futuro.-

 

* Abogado. Miembro del Manifiesto Argentino