por Norberto Alayón*

Según el refranero popular “LA CARIDAD BIEN ENTENDIDA, EMPIEZA POR CASA”.
Entre 2015 y 2016, la ministra de Desarrollo Social de la Nación incrementó su patrimonio en un 345 por ciento. En un año sus bienes crecieron casi 4 veces.

Carolina es una abogada de 41 años, hija de Guillermo Stanley, ex director del Banco Macro y ejecutivo del Citibank. Graduada en la UBA, cursó sus estudios primarios y secundarios en el St. Catherine’s Moorlands School. Su esposo y padre de sus dos hijos es el abogado salteño Federico Salvai, de 40 años, graduado en la Universidad Kennedy, jefe de Gabinete de Ministros de María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

Stanley (que porta el mismo nombre que los usurpadores ingleses adjudican a la capital de nuestras Islas Malvinas) inició su militancia en el Partido PRO en el año 2003. Entre 2004 y 2007 fue directora ejecutiva del think tank Grupo Sophia, junto con Horacio Rodríguez Larreta, actual jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Desde 2011 hasta 2015 fue ministra de Desarrollo Social de la ciudad de Buenos Aires.

En abril de 2012, siendo ministra, durante las graves inundaciones que afectaron a la ciudad -donde fallecieron cinco personas y hubo cientos de evacuados- decidió no interrumpir sus vacaciones en Uruguay.

El ministerio que conduce Carolina posee 5 secretarías de Estado, 16 subsecretarías y 92 direcciones. A la vez, la ministra preside ad honorem el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales que contiene otras 23 direcciones rentadas.
El 10 de febrero de 2016, Stanley firmó -junto al presidente Mauricio Macri- el Decreto 331 por el cual designaron (con retroactividad al 10/12/2015) a Inés Zorreguieta Cerruti en el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales en el cargo de directora de Despacho y Mesa de Entradas. Inés, de 31 años, cantante y psicóloga graduada en 2010 en la Universidad de Belgrano, es la hermana menor de Máxima, la reina de Holanda. El padre de ambas es Jorge Zorreguieta, subsecretario y secretario de Agricultura respectivamente de los dictadores genocidas Jorge Rafael Videla y Roberto Viola. La hermana de la reina fue designada, según el propio decreto, “con autorización excepcional por no reunir los requisitos mínimos” para el cargo.

El 14 de abril de 2016, Carolina Stanley y su viceministro Gabriel Castelli acompañaron al presidente Macri en un acto de presentación del Plan Nacional de Primera Infancia. En esa ocasión Macri se comprometió a abrir 1.000 Centros de Primera Infancia en todo el país en el curso del 2016 y amplió su promesa a cuatro veces más, es decir 4.000 centros antes de que finalice su mandato en 2019. En la página web del ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que conduce Stanley, no aparece ninguna información precisa acerca de la cantidad y la distribución de estos Centros, por lo cual la promesa presidencial y ministerial de los 1.000 Centros en 2016 y los 4.000 para el 2019 resulta de difícil constatación. Cabría saber, habiendo transcurrido ya 7 meses desde la finalización del 2016, si la promesa de los 1.000 Centros se concretó o fue simplemente un ampuloso anuncio incumplido de reiteradas y engañosas propagandas “PRO-populistas”.

En junio de 2017 el ministerio de Desarrollo Social de la Nación organizó una sugestiva actividad denominada “Segunda Jornada de Bienestar”. Para ello se convocó como expositor a Patricio Villalonga, un “experto” que se autodefine como “creador de una nueva generación de enseñanzas centradas en el Ser para los negocios y la vida”.

Mientras en la Argentina del 2017 ha disminuido hasta el consumo de leche que necesitan imprescindiblemente los niños para su normal crecimiento; mientras crece el cierre de empresas y comercios; mientras se registra un importante desempleo; mientras se mantiene elevada la inflación; mientras se incrementan desmesuradamente las tarifas de los servicios básicos, como la electricidad, el gas, el agua, el transporte; mientras se eliminan cientos de miles de pensiones, hasta de personas con discapacidades; mientras se reduce la provisión de medicamentos a los jubilados; mientras crece escandalosamente el número de personas que reclama comida; mientras aumenta como nunca la cantidad de personas y familias enteras en situación de calle; mientras recrudece el autoritarismo, la represión y el control social de los pobres; en suma, mientras se incrementa la pobreza, la indigencia y la exclusión, convalidando la marcada inexistencia de justicia social; el ministerio que conduce Carolina Stanley lleva a cabo jornadas para “ayudar a personas, equipos y empresas a liberar el bienestar y la abundancia natural”.

El “experto” Villalonga afirma que “Hay que enriquecerse a uno mismo. Cada uno tiene que encontrar la fuente de bienestar y abundancia”. Tal vez estas enseñanzas hayan contribuido para que la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, pudiera incrementar su patrimonio, en apenas doce meses, en un 345 por ciento.

* Profesor Consulto de la UBA