por Solana Lopez*

Vengo de una generación que tuvo que tejer su historia y su identidad, porque los vacíos eran tantos que no teníamos un piso donde apoyarnos. Sin justicia y con absoluta impunidad, los genocidas caminaban libres por las calles y daban órdenes en sus cuarteles.

Elegimos siempre lo colectivo y la política como camino de reparación y de justicia. Así nació la consigna: “si no hay justicia, hay escrache”, de la que fuimos parte les hijxs y un movimiento popular que empezaba a recuperar aliento.

Nuestro trabajo era recuperar la historia primero, con archivos, los juicios a las juntas y los relatos orales de lxs sobrevivientes. Luego un proceso de planificación, donde las comisiones tenían tareas diferentes: armado de las intervenciones más artísticas, volantes, ir al barrio donde vivía el genocida, hablar con vecinos. Es decir, construir las condiciones para el escrache. 

Tenía para nosotres un valor particular lxs vecinxs, porque se trataba de una condena social y visibilización de la presencia de los asesinos en sus barrios. Que no le vendieran en los negocios, que hubiera un repudio a su presencia. Porque eso generaba conciencia social y recuperación de la memoria histórica. Podía ser que algún genocida tuviera que ver con la causa de algune de nosotres o no. Para nosotres todas eran nuestras causas. Cuento esto porque me preocupa cómo ir canalizando el emergente de los escraches a machirules en un sentido colectivo y político.

Las redes sociales son “virtuales”, no reemplazan la red humana, es un modo comunicativo que puede ser soporte si detrás hay un contacto real humano. Sabemos que la sola descarga puede generar vacío y frustración, si no hay escucha y dadorxs de sentido. También que la sobre exposición de quién relata puede revictimizarla. 

Me quedo con la colectiva de actrices, juntas sororas, ayudando, sosteniendo y produciendo un hecho social y político. Todas una sola voz. Busquemos los modos de asumir este desafío, de alojar el dolor y el reclamo convirtiéndolo en un potente movimiento de transformación.

 *Es Secretaria de género del PC; Coordinadora nacional de la corriente lohana Berkins, Sec. Gral. del PC cba, Militante feminista, integrante del frente feminista Nac y Pop Mil Flores y Psicologa Social.