por Gabriel Bermejo*

Según artículos publicados en diversos matutinos, incluido el periódico página 12 en su edición del sábado 31 de marzo de 2018, McDonald’s, mediante su razón social ARCOS DORADOS S.A., afirma que  se encuentra enfocada   en dar oportunidades de primer empleo. ……No pedimos experiencia ni capacitación particular: simplemente ganas de crecer y una actitud positiva, alegre, con ganas de trabajar en McDonald’s por el acercamiento y la conexión con la marca”, agregó Sergio Pivetti, gerente de Recursos Humanos de Arcos Dorados., sosteniendo asimismo y ejemplificando acerca de la cantidad de gerentes de la empresa que ¨comenzaron en la misma desde abajo

Como según el discurso dominante de época, existe ¨imposibilidad del Estado¨ de dar respuestas adecuadas a la problemática del empleo juvenil¨, desde la óptica neoliberal, fenómenos sociales como la pobreza, el hambre, la desocupación y las variadas formas que asume la precarización laboral, no tendrían relación alguna con estructuras de poder establecidas.

De allí entonces la estimulación por parte del Estado del individualismo, la gran familia compuesta de empresarios empleadores y empleados, la meritocracia, el emprendedurismo y en definitiva el individualismo como forma de disputa cultural ante los reclamos sociales

Haciendo también enfoque en la formación tecnológica de los jóvenes a emplear, la multinacional propone un verdadero ¨festival de la alegría¨, acorde con la dicha colectiva prometida por el ahora Presidente Macri durante su campaña electoral de 2015.

Permítaseme dudar seriamente de la real finalidad de McDonald´s, toda vez que se omite mencionar que en setiembre de 2016, La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, anuló un acuerdo celebrado entre el Ministerio de Trabajo y la empresa de comidas rápidas.

En esa oportunidad, la empresa Arcos Dorados-McDonald’s Argentina había anunciado, un año atrás, junto al Gobierno la puesta en marcha de un plan que contemplaba la creación de 5.000 puestos de trabajo para jóvenes de entre 18 y 23 años de todo el país.

El proceso de prueba era de 30 horas semanales (6 hs por día) “con prácticas formativas y reales en un ámbito de trabajo efectivo” y brindaba a los beneficiarios un sueldo mensual de 4500 pesos, cobertura de salud provista por la Obra Social Elevar y un certificado de entrenamiento laboral, entre otras prestaciones.

De los 5 mil nuevos empleados que esperaban tomar con este convenio, solo aceptaron trabajar en esas condiciones unos 700, según informó el diario Ámbito Financiero.

Además otra de las cuestiones centrales para el freno al convenio fue el amparo presentado por Matias Zalduendo, secretario Juventud CTA y la baja cantidad de inscriptos., ya que este convenio “afectaba los derechos de los jóvenes en situación de vulnerabilidad y sus condiciones  era violatorias del derecho internacional y la propia Constitución.

Pero ya con bastante anterioridad, en el año 2010, La Justicia condenó a McDonald’s por el uso de contratos de aprendizaje, ; en efecto; el contrato de aprendizaje apunta a jóvenes de entre 16 y 24 años, con el fin de que se los forme de manera teórico-práctica.

Dicha capacitación deberá estar establecida en un programa de trabajo, el cual se deberá respetar a rajatabla. Es por ello que el aprendiz no puede realizar las mismas tareas que un empleado efectivo porque, en caso contrario, se estaría en presencia de un fraude a las leyes laborales.

Ahora, en 2018, la empresa arguye  que a pesar del concepto generalizado acerca de que la innovación tecnológica es inversamente proporcional a  la ocupación de mano de obra, en todos los locales donde Mcdonald´s introdujo la modernización tecnológica, al mismo tiempo amplió su plantilla de empleados.-

Como explica esto la empresa, es muy fácil, se emplea más gente atrás del mostrador, esto es, más gente en la cocina y consecuentemente más gente con menor calificación y dado la edad juvenil del personal y su extracción socioeconómica, con escasísimas posibilidades de calificarse en el transcurso del tiempo y con salarios a la baja como pretende el actual P.E.N.

A la par, dichos  jóvenes se encuentran claramente con menor posibilidad de reclamar por condiciones razonables de labor y salarios, y son fuerza de trabajo propensa a mayores niveles de explotación, y de todo tipo de discriminación, como es práctica consuetudinaria en esa multinacional.

Yo mismo, como abogado defendí en juicio laboral  a una joven empleada de Mcdonald´s que fue discriminada por el encargado de una sucursal (práctica generalizada en todas las sucursales de la empresa), por ser ¨gordita¨, condición que le impedía atender al público en el sector Mc café.

En definitiva; la propuesta de la Multinacional conduce a mayor precarización y, mayor rotación de puestos de trabajo, con mayor mano de obra no calificada, coherente con el país para pocos que se nos propone desde el poder.

*abogado