por Horacio Luis Manzato

Ya ha pasado el 14 de abril, fecha en que se realizaron las PASO en la provincia de Entre Ríos, continuando con el vertiginoso calendario electoral que presenta el país durante 2019. Estas fechas responden a desdoblamientos estratégicos, muchos decididos en momentos que el oficialismo de Cambiemos se mostraba como una maquinaria aceitada de ganar elecciones, sobre todo tras el éxito que obtuvo en 2017, muchos otros –como Jujuy o Mendoza- decididos en el corriente año, para quitar del peso del color amarrillo sobre los gobernadores locales, ya que estaría oficiando como salvavidas de plomo.

Pero, ¿qué fue lo que pasó durante estos dos años en nuestro país?, en Entre Ríos y en particular en Villaguay, que es desde donde miramos nuestra verdad relativa, para que lo que parecía un éxito del marketinero gurú ecuatoriano Jaime Duran Barba hoy sea visto como un proyecto político en crisis.

Siguiendo el acontecer el año electoral es innegable que la estructura de Cambiemos ha sufrido un fuerte rechazo por parte de los electores. En las seis provincias donde ya se votó el oficialismo nacional no pudo imponerse en ninguna, en las primarias de La Pampa el candidato del PRO perdió con la UCR local, en San Juan fueron 25 puntos de diferencia entre la unidad del peronismo y el candidato de Cambiemos, en Neuquén la buena noticia para la Casa Rosada fue que ganó el Movimiento Popular Neuquino y no el peronismo, la mala es que su candidato salió tercero, en Chubut también ocuparon el último lugar del podio, en Rio Negro mismo puesto y en Entre Ríos pasaron de ganar la provincia en 2017 a perderla por casi 20 puntos este año. Sin lugar a dudas el escenario electoral cambió en todo el país.

En Villaguay votaron 21.397 personas, lo que representa casi un 70% del padrón. Un poco por debajo que la media provincial, el voto en blanco fue de poco más de 2000, en porcentaje también bajo la media de la provincia de votantes en blanco. Los números arrojaron un triunfo contundente a la gestión de Claudia Monjo, en total fueron 10.035 votos para su fórmula, contra 5.491, que arrojó la sumatoria de la Alianza Cambiemos –sumando al candidato de la UCR 1.991 y el del PRO 3.580-, la confederación vecinalista entrerriana se ubicó muy por detrás de estos dos frentes con 2.770 votos a su favor, seguidos por el partido SER 452 votos y el Socialismo con 326. Fue más del 50% del padrón quienes se inclinaron por la continuidad de la gestión municipal, la ciudad de Villaguay ratificó un rumbo de crecimiento que se viene sosteniendo desde el 2007, que ha hecho de esta ciudad un lugar pujante, con inclusión social y un claro proyecto de futuro para los jóvenes.

Los números a Senador Departamental también mostraron resultados contundentes, fueron 10.338 electores que se inclinaron por Adrián Fuertes,

candidato de Creer Entre Ríos, contra 5.388 que dio la sumatoria de los dos candidatos de Cambiemos. El electorado de Villaguay se ha inclinado por ratificar una gestión exitosa, que ha transformado para bien a la ciudad, con importantes obras. La ciudad ha tomado un perfil universitario, productivo y busca reforzar el turístico, por ello es que hace ya cuatro periodos los electores continúan ratificando un rumbo.

Es conveniente resaltar que desde la oposición se tomó el camino corto, de frases pegadizas y promesas irrealizables, como la quita de tasas municipales a la luz, medida que solo quitaría el 8% del costo de la factura domiciliaria y que llevaría a la ciudad a quedar a oscuras. Las promesas de Cambiemos en el ámbito local tienen su correlato en las que realizó el actual presidente durante la campaña del 2015, las cuales no cumplió, lo que demuestran los últimos resultados electorales es que Abraham Lincoln tenia razón, cuando decía que “se puede mentir a pocos mucho tiempo, se puede mentira muchos poco tiempo, pero no se puede mentir a todos, todo el tiempo”.

*Licenciado en Ciencia Política (UBA)