Por Moira Goldenhorn

El pasado miércoles 24 de Marzo tuvo lugar en Azul, Provincia de Buenos Aires, un hecho inédito: se realizó el primer evento de invitación masiva y popular para conmemorar el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

LA CRÓNICA:

En el predio de entrenamiento del Club Estrellas de Juventud, actualmente en comodato por parte del Ministerio de Defensa de la Nación,  por invitación de la organización Ponwi Tuwe – Tierra Adentro Agroecología, tuvo lugar una extensa y emotiva jornada que contó con la adhesión de más de una docena de organizaciones locales y federales de todo el territorio nacional.

Desde horas de la mañana se desarrolló la fecha de cierre del Torneo Federal “El Fútbol Tiene Memoria”, que es amadrinado por las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y organizado por la MESyP (Mesa de Economía Social y Popular). A su culminación, se plantaron dos árboles de especies nativas: un espinillo en homenaje de la familia azuleño-platense Cañas-Blancá, 4 de sus miembros fueron víctimas del terrorismo de Estado; y un sen del campo en memoria de Fernando “Nano” Wilhelm, fundador de la APDH del Centro de la Provincia de Buenos Aires con sede en Azul, quien falleciera víctima de HIV hace 3 años.

LOS PARTÍCIPES:

En el marco de un acuerdo entre el Movimiento Ponwi Tuwe – Tierra Adentro y la MESyP por los derechos humanos que actualmente son de difícil satisfacción a saber: el acceso al alimento y el agua suficiente saludable y segura, a la tierra y a la vivienda; llegó a quien suscribe la propuesta de Juan Carlos Sanchetta, Presidente de la MESyP, para invitar al querido comunicador deportivo azuleño Héctor “Tito” Silva para el armado de la fecha de cierre del torneo con clubes azuleños en la sede de alguno de ellos.

Finalmente, el Club Estrellas de Juventud ofreció su predio de entrenamiento para recibir a los clubes Social, Cultural y Deportivo Arquitectura de Moreno y al Deportivo Camioneros seccional Luján “Máquinas del Mal”, quien resultara vencedor en todos los partidos, los mismos gozaron de los relatos y comentarios de “Tito” y Darío “El Pollo” Corezza.

Por fuera de la cancha, también se pusieron algunas cosas en juego: la UTT, Unión de Trabajadores de la Tierra participó con un verdurazo e intercambios con el Téc.Agr. de Ponwi Tuwe, Hernán Cabrera, sobre los desafíos de la transición a la producción agroecológica en la producción hortícola a gran escala; las chicas de Mujeres Trans de Argentina sede Azul, con la conducción de Victoria Alonso, se sumaron celebrando el segundo puesto de traVajo para ellas en 2021 y estuvieron realizando una venta de empanadas y agua caliente, manifestando la necesidad de la pronta matriculación de su Cooperativa “Unidas” de Panificados y Catering, pendiente desde 2020 en INAES. También estuvieron presentes compañeros de la conducción del PJ Digital, de Mujeres Argentinas por el Desarrollo, de la CTA en sus dos ramas, el Secretario de Relaciones Internacionales de la Confederación de Trabajadores Municipales, el Secretario General y el Secretario General Adjunto del Sindicato de Trabajadores Municipales de Lomas de Zamora, los compañeros del Sindicato de Camioneros seccional Luján y las compañeras de Ellas Nacional llegadas desde Moreno; los representantes locales de la Corriente Peronista Descamisados junto a Soles de Mayo y el Centro Cultural Peronista e Indigenista Don Cipriano Multiespacio, también de la ciudad anfitriona.

LAS VIVENCIAS:

En un año de marcada conflictividad política, la fecha del 24 de Marzo sigue siendo motivo de grandes movimientos internos dentro del campo popular y en el afuera también. Recordamos que hace escasas semanas, la oposición tuvo la brillante idea de tirar bolsas de basura en la plaza emulando una fosa común con los nombres de dirigentes peronistas, que luego colgaron de las rejas de la Casa Rosada. Como respuesta, las Abuelas nos llamaron a plantar memoria y a cuidarnos la salud sin marchar ya que la pandemia no terminó.

En el mismo sentido, desde Ponwi Tuwe se venía pulsando la idea de “Arraigar la Memoria” al surgir el grupo como parte del Movimiento Arraigo, pero situada en el particular territorio del Centro de la Provincia de Buenos Aires, de raíces pampas. Con lo que la extraordinaria sincronicidad, terminó cristalizando como corolario del torneo deportivo, que busca llegar a los sectores populares para trabajar la problemática siempre vigente de la falta de resolución judicial ante los crímenes del terrorismo de Estado del último golpe genocida.

De esta manera, pudimos problematizar sobre el fútbol, otrora distracción para correr la atención del pueblo sobre las tremendas desapariciones de militantes no armados, trabajadores y mujeres embarazadas. Ese mundo de miseria planificada, de “circo y bicicleta, sin pan”, hoy tiene como consecuencia una clase trabajadora diezmada, sin conciencia de clase, sumergida y atontada en los ideales aspiracionales de esa disque “clase media” muy bien caracterizada por Arturo Jauretche en su “medio pelo”.

Creemos que retomar el sentir popular hermanado en la camiseta, en este caso con la bandera de los Derechos Humanos, fue una acertada apuesta en un contexto social conservador que apostó al olvido y al perdón sin el paso de la discusión previa en la búsqueda de consensos ciudadanos en un relato sentido como común. Por ello, seguimos apostando a la generación de instancias para un diálogo respetuoso y abierto en el marco de la búsqueda de la verdad y la justicia, como paso necesario al arraigo de una democracia real y en pos del desarrollo social equitativo de todos los territorios de la Patria.

LA PERSPECTIVA:

Más allá de continuar con la búsqueda de Verdad y Justicia ejerciendo la memoria y la búsqueda de los casi 400 nietos y nietas que aún nos falta encontrar, vislumbramos un paradigma actualizado de la defensa de los Derechos Humanos, donde los trabajadores y trabajadoras vuelvan a estar ocupados y empleados, donde las niñeces disfruten de cuidados, un entorno seguro y alimento adecuado desde su gestación, deseada y acompañada, y los y las jubiladas puedan acceder al digno descanso y al reconocimiento social, luego de una vida de trabajo. Un presente donde los y las jóvenes puedan completar su formación en base a sus proyectos de vida sin las trampas de la marginalidad, donde todas y todes vivamos libres de violencia y ninguno deba demostrar la hombría causando dolor.

Y todo esto lo seguimos instando porque lo queremos ver en un presente posible y cercano, porque los hijos y nietos seguimos mostrando que #NoNosHanVencido.