Por María José Carrizo Díaz

Cumpliendo con el mandato del Presidente, desde la provincia de La Rioja, reivindicando la tradición, la palabra que convoca, que persuade, que cumple y enlaza la voluntad popular con el clamor del pueblo.

El odio se combate con amor, las demandas sociales, con política, con la buena política, la política digna, que es la de redimensionar la historia por el pasado juntos, sólo así se puede legitimar un futuro esperanzador.

La política, está por encima de la gestión, pero para poder gestionar, se necesita el inclaudicable compromiso diario de transformar la realidad todos los días, sólo así, nuestros hijos, podrán recordarnos en el futuro, habiendo sido la antorcha que enciende la llama de algún pibe o piba que se plantó a luchar por sus derechos.

Próximos a definir los lugares más importantes de representación popular, lugares donde la palabra, siempre la palabra, hace quórum y es determinante para dejar el país, y porque no la provincia, con menos desigualdad estructural.

Repasando la geografía local, Ariel, un Ministro que pone los pies en el barro y el barrio, político que caminó y llegó a casa riojanx, llevando algo tan fundamental como la regularización dominial de las tierras, ordenando el territorio, permitiendo a tantas familias que, al contar con la escritura pública, sus inmuebles adquieran el sustrato de garantía constitucional. Avanzamos con el Plan Nacional del Suelo Urbano, con políticas públicas, trazadas con la perspectiva que llenen a todxs.

El federalismo, es una construcción colectiva, la dignificación a través de la formalización de los empleos, la recuperación económica, el programa de vacunación más importante de la historia para todos y para todas, sigamos apostando a la Ética del Cuidado, al registro del Otro, la Patria, la Matria requiere la historia de los pueblos, pero los pueblos hacen historia cuando son parte de una identidad colectiva, y esa identidad lo fue y será el Peronismo. Ya lo dijo Néstor, “VENGO A PRPONERLES UN SUEÑO”, el 14/11 nos expresemos en las urnas, en estos últimos días recordemos el país que queremos y también a los hombres y mujeres que lo dejaron todo para sostener la democracia en los momentos más hostiles.

Aquí, desde una provincia federal y caudilla, y con una aguerrida historia, con identidad peronista, seguiremos alzando las banderas de la justicia social.