Por Emma Le Bozec

El calor de Buenos Aires en enero me pide aires de la Patagonia por eso siempre visito la Comarca Andina, un lugar soñado. Recorrí varias veces durante los eneros esos bellísimos parajes, cada uno con sus encantos.  Es más, presenté mis poemarios en las bibliotecas de Lago Pueblo y de El Bolsón. También participé con las mujeres de los reclamos de género en sus plazas y acompañé las viejas y permanentes demandas de los docentes de Chubut, a quienes el gobierno nacional les acaba de pagar los salarios adeudados.

Quienes habitan la Patagonia son personas muy especiales, que transmiten sabiduría, paz interior, como si el aire de las montañas les sanara sus mentes y les hiciera renegar de toda otra riqueza que no fuera la naturaleza misma. Casi todes practican alguna artesanía, como la elaboración de dulces con frutos del bosque, hay talladores de madera, de metales, tejedores en telar, y todo tipo de trabajo hecho por sus benditas manos. El amor a la Pachamama suele ser su filosofía de vida, sobre todo la de los mapuches,  a quienes les compro cremas, ungüentos, aceites, aguas misceláneas, etc., elaboradas con las flores y las plantas del lugar. Quiero expresarles mi solidaridad y agradecimiento por la vida modélica que llevan adelante, así como mi repudio a quienes les acusan de haber agredido al presidente en su viaje solidario para restituirles lo que perdieron en esos salvajes incendios.

No me parece casual que la Sra. Bullrich, actual presidenta del PRO, viaje de Formosa a Chubut acarreando con ella su odio e irracionalidad. No pudo lograr su cometido en la provincia de Formosa, donde la gran mayoría defiende a su gobernador, entonces cambia el foco de sus agresiones. Sin embargo, lo que observo es que existen cada vez más focos y que el fuego de los incendios se esparce en diferentes latitudes. Como si ella no tuviera nada que ver con esos incendios, aparece con su halo vampiresco, convocando a la oposición a enfurecerse contra el gobierno, que sólo lleva el bien (tanto en soluciones como en palabras) detrás de la desolación provocada.

Aún no se sabe de dónde salen tantos piro maníacos, pero está claro que detrás de ellos aparecen los negocios inmobiliarios,  la explotación minera, y todos los negociados posibles. Detrás de la epidemia del macrismo del 2015 al 2019, sucedió la pandemia de Covid 19 y sin sucesión de continuidad la epidemia de incendios, como si fuera una guerra de baja intensidad. Como una línea conductora, aparece la presidenta del PRO acusando a la RAM de terroristas, al igual que Alberto Weretilnekc (ex gobernador de Río Negro de Juntos Somos Río Negro) y funcionarios del intendente Pogliano de El Bolsón, todos de sangre amarilla.                                                                                       Está confirmado que el auto del que descendieron los tirapiedras encapuchados tiene patente de la división de investigaciones de la policía de Chubut. El gobernador Arcioni va a tener que aclarar esto y ojalá que sea creíble.

 En el mismo momento en que Alberto Fernández llega a Lago Puelo aterriza un avión Hércules en Esquel cargado de víveres y artículos de primera necesidad para ser distribuidos en Lago Puelo, Cholila, Las Golondrinas, El Hoyo, Epuyén y El Bolsón. El ministro de Medio Ambiente Juan Cabandié está recorriendo la comarca e intentando solucionar problemas desde hace cuatro días.

No me agrada interpretar la realidad en blanco y negro, de un lado los buenos y del otro los malos. Pero veo unas llamas de un sucio fuego amarillo esparcido por toda la Argentina, como si no hubieran quedado saciados después de la primera epidemia y ya desearan ir tras la tercera.

El Río de la Plata, el Paraná, la Patagonia, las provincias fronterizas de Jujuy, Formosa, etc., se han convertido en una sangría para nuestra nación. Argentina sangra por las barrancas del río Paraná, en el capítulo sobre el Canal Magdalena, Luciano Orellano afirma: “Lo que realmente está en discusión es el dominio sobre un punto clave, desde cual se tiene la llave de acceso a la principal troncal hídrica de Sudamérica y que constituye además un área de control estratégico de cara al Atlántico Sur”.

Por otro lado, la “tierra prometida” del rabino Bergman y Joe Lewis, el amigo de Macri dueño del Lago y el Río Escondido, la mayor fuente de energía hidroeléctrica. Todos ellos amigos de lo ajeno.

Para terminar, debo agregar mi postura acerca de la explotación minera: Casi todo lo que vemos y tocamos tiene que ver con la minería (la computadora, el celular, los utensilios de cocina, las ollas, la pava, la bombilla, las herramientas, etc.). Todo. Todo lo que no es un ser vivo. El problema no es la minería sino los métodos extractivos de los minerales. Los viejos métodos de contaminación, como el Potosí del siglo XVI, dejaron de existir. Además, los trabajos que genera la minería son muchos y sus salarios excelentes. Países con alta calidad de vida como Canadá  y Australia han sabido explotar sus riquezas mineras. 

Con lo que no acuerdo definitivamente es con que detrás de la explotación minera haya cuatro vivos y se pierda para todes les habitantes del suelo argentino la distribución de esa riqueza.    

Sólo un gobierno nacional y popular evitará que se fugue a las cuentas offshore de los voraces de siempre y permanezca acá para disfrute de los argentinos y las argentinas.

Les dejo un poema dedicado a Aimé Painé, argentina-mapuche, y en nombre de ella mi admiración y respeto a todo su pueblo.

  “Nuestro Pueblo no ha muerto, 

 aún existe y seguirá existiendo.”

 Aimé Painé                                                                                                                                             

Aimé Painé

princesa del pueblo originario

resguardás la raíz ancestral

con celo

tu canto en mapudungo

devuelve retazos de la memoria  

dueña del temblor

ni tu nombre respetan las leyes racistas 

oficialmente te nombran Olga Elena

¿Iney Pingeymi? ¿Quién dices ser?

Iñche Aimé pingen  

Me llamo Aimé,  lo que significa algo

Algo es tu tayül

el crujir del pehuén cuando lo mueve el viento

algo es tu belleza

algo es tu porte

Ayuwi tañi pluke 

se pone contento mi corazón

cuando le grita a la mujer de la tierra

a la primavera verde

a la nieta del cacique lonco Painé

tocás el kultrún  la trutruca  las cascahuillas

el bombo legüero las tumbadoras la pifilca  el torompe

para que no nieguen los sonidos del pueblo mapuche

Dueña del fuego

tu voz hace saltar mi pobre corazón

Pillán salta Pillán

tu voz  convoca a los kom, a los kollas, a los wichís

pilagás, guaraníes,  tehuelches

a todas las naciones originarias

a las lenguas todas

para que ya no mutilen las culturas

loncos  guerreros belicosos

Inakayal  Foyel  Potchotlao no merecen el olvido

que la historia argentina los evoque

a Currupilún que ofreció mil lanzas por si volvían los ingleses

ue ue ueeeeeee ue ue ue ueaaa  princesa

ue ue ueeeeeee ue ue ue ueaaa  dueña del rayo 

De El dulce encanto de las bravas. Emma Le Bozec. Editado en 2015.