por Miguel Núñez Cortés

 “Profanar es un verbo que refiere a faltar el respeto a algo religioso o sagrado. Al profanar, por lo tanto, se deshonra, ultraja o mancilla una cosa que, por sus características, merece respeto.

 “¿Hay, por caso, algo más sagrado que el cuerpo humano? No lo hay. Y están los que abusan de distintas maneras a personas pequeñas, a niños y niñas. Y existen distintas maneras de abusar físicamente de un niño o de una niña.

 “El abusado “vivirá su vida” lleno de vergüenza, de culpa, injusticia, confusión, sentimientos que los cargará allá en el fondo del su ser como un color obscuro que se filtra por los intersticios de la personalidad adulta.

“Son muchos y diversos los tipos de abuso. Del abuso sexual solo mencionaré alguna estrofa de una conmovedora canción que le debemos a Horacio Guaraní:

“La villerita rancho de lata, cartón y chapa,

pinta sus labios, peina su pelo
rubio dorado recién teñido
que ayer fue negro.

“Te vi desnuda,
tu cuerpo helado y avergonzado
baja el tapado.

“Y enamorado
por dos centavos el misma juez
que te ha condenado.

“Supermercado
venta de besos placer y goces
por unos pesos.

“Este estremecedor relato no cubre todas las violencias de tantos abusos a niños y jóvenes. En las formas más extremas del trabajo infantil, los niños son sometidos a situaciones de esclavitud, separados de su familia, expuestos a graves peligros y enfermedades y/o abandonados a su suerte en las calles de las grandes ciudades (con frecuencia a una edad muy temprana).

“El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.
“Hay trabajadores infantiles en las ciudades ¿quién no ha visto al “cadete” o a la “cadeta” en los grandes negocios, tiendas o almacenes, haciendo trabajos de fuerza que sus empleadores se niegan realizar?

“Puedo asegurar que el abuso en el trabajo infantil se siente sobre el cuerpo del humillado ya entrada la juventud. Etapa que marcaba el límite para el Servicio Militar Obligatorio (por ejemplo, el del asesinado soldado Carrasco ¿lo recuerdan?).

“Pero vayamos al trabajo rural infantil. Y no se crea que lo de rural está ligado solo al campo, el del sembradío, los animales o la cosecha. No. También hay niños y niñas  trabajando en minas de sal y de carbón, en fábricas de ladrillos  o usinas de todo tipo, manipulando materiales y combustibles peligrosos.

“Las estimaciones más recientes de este indicador se pueden leer en la  publicación anual de UNICEF “Estado Mundial de la Infancia” que he consultado y transcribo:

“Se calcula que en todo el mundo al 2016 hay 158 millones de niños y niñas de entre 5 y 14 años que trabajan, lo que equivale a 1 de cada 6 niños y niñas. Millones de niños y niñas trabajan en condiciones de peligro.

“Los niños y niñas que viven en los hogares más pobres y en zonas rurales tienen más probabilidades de ser víctimas del trabajo infantil. Por lo general, el trabajo doméstico recae en su mayor parte en las niñas. Millones de niñas que trabajan como empleadas domésticas en casas de “otros” están expuestas a la explotación y el maltrato. ¡cuántas han sido partícipes abusadas en la iniciación sexual del “niño” de la casa!

“Las últimas estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reflejan que se ha pasado de involucrar a 98 millones de niños en las actividades agrícolas en 2012 a un total de 108 millones en 2016, cifra que representa el 71% de los 152 millones de menores que trabajan a nivel mundial.

 Autorizan el trabajo infantil en Jujuy
“Por la mañana temprano

se va el changuito con su papá,

van rumbeando pa´ el surco

a pelar cañas como le manda
el capataz.
“La chinita cocina mientras,

su mama lavando está,

y a lo lejos se escuchan los

machetazos al cañaveral.

“Se ha terminado el día,

ahí vuelve el chango con su papá,

y en el rancho le esperan,

la mama y la chinita,

mate cocido y caliente el pan.

“Cuando sea grande quiero ser…”. No todos los niños pueden darse el lujo de ser niños. La infancia en la Argentina está en peligro cuando se analizan las cifras alarmantes que arrojó la primera “Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes” (EANNA) que se realizó en el país: el 9,4% de los trabajadores del país tienen entre 5 y 15 años.
“Gerardo Morales, el gobernador de la provincia de Jujuy, autorizó el trabajo infantil en las tabacaleras, violando los tratados internacionales y de la ONU. –