¿Porqué la rabia?, ¿porqué no tengo paz? Y la tristeza.

Estoy viviendo en un país en el cual los ricos odian a los pobres.

Una casta nos gobierna y el pueblo-pueblo sufre de ese odio, atónito, reaccionando como puede frente a la pérdida de todos los logros conquistados.

La pobreza que prometieron erradicar es va convirtiendo en más pobreza.

Los despidos, el tarifazo, la educación denigrada (salvo a los de su clase), los ancianos que, si pagan lo que la casta les exige, no pueden comer a diario.

¿Para qué sirve hablar de justicia? La justicia son ellos, es para ellos.