El Manifiesto Argentino exige a los legisladores nacionales el rechazo al proyecto de ley de presupuesto 2019 que ha presentado el gobierno nacional, porque semejante proyecto no hace más que consolidar las políticas de sometimiento a las pretensiones del mercado financiero y del FMI, que el gobierno del PRO-UCR viene imponiendo al Pueblo Argentino.

El Manifiesto Argentino sostiene que el objetivo de este proyecto de ley es reducir el Estado y desfinanciar la Educación, la Ciencia y la investigación tecnológica, y la Salud, así como los salarios reales y las jubilaciones. Y todo ello para garantizar el pago al mega endeudamiento que este gobierno contrajo a espaldas de la ciudadanía.

El brutal ajuste que ya se está aplicando, más las medidas en marcha, recaen brutalmente sobre los hombros de la inmensa mayoría del pueblo argentino, mientras se protege y alienta a los grandes especuladores y se profundiza así el proceso de colonización que vive nuestro país.

El resultado de todo esto es la destrucción del empleo, de las empresas nacionales y en particular las Pymes, así como el achicamiento del mercado interno que produce cada vez más injusticia, más desigualdad, más pobreza, con el consecuente aumento del hambre y la desnutrición.

El Manifiesto Argentino sostiene que la búsqueda de la eliminación del déficit primario es la misma fórmula fracasada que llevó a la catástrofe de 2001. Por otra parte, y según se desprende, el cumplimiento de las metas para el pago de intereses de la deuda, canje de obligaciones vencidas y atención a los gastos del Estado, dejarán al próximo gobierno al borde del abismo porque en 2020 ya las fuentes de financiamiento quedarán agotadas y serán improbables nuevos acuerdos por el deterioro de las posibilidades de repago.

La batería de presunciones que presenta el presupuesto presentado por el gobierno (basadas en un dólar que no tiene precio, una inflación desconocida y el inminente deterioro de la recaudación pública debido a la caída de la actividad productiva, dada la destrucción del mercado interno) tampoco tiene en cuenta la salida de divisas debido a la fuga de capitales favorecida por las increíbles condiciones ofrecidas a la “timba financiera”, la remisión de ganancias de las multinacionales que eligen despedir a cientos de empleados antes que reinvertir, y la resignación de retenciones que aún operan.

El Manifiesto Argentino exige además que se respete la Ley 24.156, que establece que las reestructuraciones deben implicar una mejora en las condiciones de plazos, montos o carga de intereses. Lo que es contrariado por el proyecto de Presupuesto que presenta el gobierno, que plantea que un eventual canje de deuda no deberá cumplir con aquellos requisitos sino que podrá ejecutarse “atendiendo a las condiciones imperantes del mercado financiero”, lo que implicará agravar aún más las condiciones del país ante una eventual reestructuración de la deuda.

Puesto que el FMI exige la aprobación del presupuesto como expresión del acuerdo político para garantizar el pago a los acreedores y las reformas estructurales que reclaman, El Manifiesto Argentino denuncia que, de aprobarse, será otro grave capítulo de la entrega de la soberanía y de las palancas estatales a la conducción del Fondo y el capital financiero.

Rechazar el presupuesto es por lo tanto una obligación para defender al Pueblo Argentino y preservar la República.