El día 15 de abril del corriente reinició sus actividades “La Mesa de los Sueños de la Agrupación  Oesterheld “en el marco de una reunión realizada en los salones del Hotel Bauen de la Ciudad de Buenos Aires, en esa ocasión  fueron distinguidas diferentes  personalidades de la actividad social,  política, científica y artística.

Se hizo un reconocimiento “in Memorian “a los dirigentes justicialistas Herminio Iglesias y Deolindo F Bittel, por haber firmado en épocas de la dictadura una declaración ante la  llegada de la CIDH, rehusando aceptar el terrorismo de estado y reclamando por la muerte y desaparición de muchos compatriotas

En esa ocasión también fueron distinguidos, la familia Morresi, e in memorian su hijo desaparecido Claudio Morresi, las artistas Teresa Parodi y Marian Farías Gómez, el Teólogo Rubén Dri, los periodistas Carlos Aznares y Juan J Salinas, los hermanos Iciar y Aritz Recalde por considerárselos universitarios destacados del pensamiento nacional, los doctores en física Gabriel Barceló y Andrés Kreiner, por su defensa del desarrollo nuclear Argentino, el médico sanitarista Dr. Juan C Biani  el ingeniero Mario Cafiero, y nuestro compañero Pedro Peretti, por considerarlo promotor de la agricultura popular

Peretti es fundador de El Manifiesto Argentino, y tiene una larga trayectoria como productor agropecuario como miembro de la agrupación grito de Alcorta, es también autor de varios libros, el último de ellos titulado “La Argentina Agropecuaria” en co autoría junto a Mempo Giardinelli y ha escrito algunos artículos para esta revista.

Quienes lo conocemos sabemos de su trato amable, de su generosidad para compartir conocimientos y su claridad a la hora de  fijar posturas políticas, no solo en temas agropecuarios, sino en la visión de ese país con el que soñamos quienes abrazamos el ideario y los principios fundantes de El Manifiesto Argentino.

Bien merecida la distinción por ser una de las pocas voces que expresa a miles que no tienen voz, nos referimos a los pequeños productores rurales, la agricultura familiar, los campesinos sin tierra, y los pueblos originarios, cuyos derechos están garantizados en el artículo 75 de la constitución , pero su realización está muy lejos de concretarse.

De manera que felicitamos a nuestro compañero por la distinción, y compartimos con alegría este  merecido reconocimiento.