por Pedro Peretti

Hoy el precio del pan está por las nubes y el trigo muy demandado internacionalmente. Pregunto: ¿le preocupa el precio del pan al macrismo? ; o solo le interesa el precio internacional del trigo? ¿Se puede administrar esta tensión, entre producción y consumo? Si un gobierno quiere el bienestar de su pueblo se intranquiliza por el pan y los fideos, si solo se preocupa por las utilidades de su sector agroexportador se alegra por el precio de la materia prima para la exportación. Según se resuelva esa ecuación será un gobierno del pueblo o de las corporaciones. Existe una variedad de instrumentos de política económica para intervenir y tratar de compatibilizar ambas cuestiones; lo que sí no se puede negociar es que cualquier gobierno que se precie de nacional y popular, siempre debe priorizar “la comida” para su pueblo  y lo que sobra exportarlo, eso es de manual e innegociable.

Más que obvio, es más que obvio donde se para el neoliberalismo gobernante?..  ¿¡No?!.. El macrismo es un retroceso civilizatorio de la política argentina;  retrotrajo el debate político –económico-agrario al siglo XIX. Es un gobierno ideológicamente viejo porque a-) en lo político utiliza las prisiones preventivas, para extorsionar opositores y armar causas judiciales. Eso es-algo así- como  volver al Martin Fierro-) en lo económico entro al mundo con el librecambio como bandera cuando todos  cerraban  sus fronteras en protección del trabajo nativo c-) la única preocupación oficial de gestión es la  de “garantizar y hacer”, viejos y nuevos negocios para staff gubernamental. Corrupción, negocios para ellos, y despreocupación de las necesidades básicas de los pueblos, son la marca en el orillo de cualquier gobierno de derecha como el de Macri. La idea de este artículo es demostrar porque decimos que el actual gobierno es un retroceso de un siglo en el debate político -económico de la Argentina. Las retenciones o impuestos a la producción como se las llamo en su momento, nacen con la introducción de la agricultura de exportación en nuestro país, casi-casi, al unísono hace más de un siglo y allí volvimos gracias a Mauricio Macri.

Las retenciones en el debate del Grito de Alcorta

El 29 de julio de 1912, con motivos de los sucesos iniciados en Bigand el 15 de junio del mismo año y que son conocidos como el Grito de Alcorta, El bloque socialista de la Cámara de Diputado de la Nación, integrado por dos diputados: el Dr. Alfredo Lorenzo Palacio y el Dr. Juan Bautista Justo, solicitan y obtiene  la interpelación el ministro de Agricultura de la Nación Dr. Adolfo Mujica. Allí el Dr. Justo, plantea su oposición a las leyes impositivas que pesan sobre l agricultura, en “bruto”, sin tener en cuenta el resultado económico final del productor. “… […]… no quiero insistir demasiado sobre esto; hare notar solamente que Santa Fe es la provincia argentina que tiene la triste gloria de haber sido el punto de partida de los impuestos a los cereales. En aquella provincia se inició el movimiento bárbaro de tributación contra el trabajo, porque ese impuesto no toma siquiera una parte de las ganancias que producen los cultivos, quita a los agricultores una parte de las entradas totales, cualquiera que sea el resultado, líquido a que hayan llegado a fin de año; impuesto que ha sido, después vergonzosamente copiado por otras provincias, entre ellas Bs As, donde tomaron primero el nombre de  impuesto a las guías y han ido transformándose hasta ser hoy el impuesto a la producción, que habría que llamar impuesto contra la producción…[….]…”(Diario de sesiones del HCN, 29/7/1912).La oposición del socialismo a los impuestos  a la agricultura-no a la ganadería- tenía que ver con quienes eran por entonces los agricultores (chacareros arrendatarios pobrísimos) y quienes los ganaderos (oligarcas-terratenientes). Los socialistas eran firmes defensores  de los impuestos progresivos a la tenencia de la tierra. Debemos contextualizar y describir correctamente quienes y como  se ejercía la agricultura en la pampa húmeda- por entonces-para entender que poco tienen que ver aquellos pobrísimos  gana pan, con estos capitalizados sojeros de hoy. Quienes comparaban la rebelión impositiva del 2008 con el Grito de Alcorta de 1912, no hacían más que reproducir una falacia sin pies ni cabeza.

Quienes eran los colonos, en el origen de la agricultura de exportación en la argentina…

La pregunta del título, no es un interrogante de perogrullo, es clave para hacer un diagnóstico adecuado, no generalizar banalidades y poner correctamente en contexto la situación.  En sus orígenes  la agricultura en la Argentina, estaba ejercida totalmente por  inmigrantes paupérrimos, traído exprofeso para el desarrollo de la actividad;  que en nada se diferenciaban en cuanto a su calidad de vida y trabajo de los obreros;  eran  “estoicos gana pan, hermanos del buey”.No es para nada lo mismo o comparable, gravar a aquellos misérrimos burros de trabajo, con sus nietos herederos de hoy; quienes o son rentistas o prósperos sojeros capitalizados. La agricultura de entonces se hacía íntegramente  a tracción a sangre, había que levantarse antes del alba encerrar y atar los caballos y darle duro todo el día, con arados de rueda y asiento de fierro de dos rejas, rastrear “a pie” detrás del balancín o escardillar con sumo cuidado o a azada… Vivian en rancho de barro, con puertas de bolsas; la alimentación era del patioy la educación de los hijos era nula. Su vida en nada se diferenciaba de los súper explotados obreros que iban a realizar las faenas rurales, como  la levantada de la bolsa o la juntada de maíz a mano. A esos sujetos económicos era a los que se les pretendía  cobrar impuesto,  no a los terratenientes y ganaderos;  de allí la oposición socialista a los impuestos a la agricultura. Se le estaba cobrando al más débil entre los débiles como eran aquellos colonos arrendatarios que tenían prácticamente el monopolio del ejercicio de la actividad profesional agrícola. No había terrateniente que se  levantara con su familia a las 5 de la mañana a atar los caballos para abrir el surco. Por eso, era  totalmente injusto que se les impusiera una gabela, sin saber siquiera lo que ganaban o si ganaban algo. Las retenciones tienen eso de malo, se cobran independientemente del tamaño de las explotaciones agrícolas y del resultado económico final, si se gana o se pierde se cobran iguales…Por eso es que los sectores progresistas agrario- hoy- planteamos  las retenciones segmentadas.

 

El precio del pan en 1915…

En 1915, se da una situación análoga a la que vivimos hoy,  el precio del trigo esta excelente y el costo del pan por las nubes.“ los fabricantes del pan cumpliendo sus amenazas  elevaron el precio de este renglón…[…]…a partir del lunes de 20 a 30 centavos por Kg de segunda y de 30 a 35 centavos el de primera…[…]…el trigo se comprar a los chacareros por las casas cerealistas acaparadoras a un precio que oscila entre 7 u 8 pesos los 100KG. Esas mismas casas venden en plaza, grandes partidas para consumo interno y para la exportación a 12 pesos el quintal; luego ganan del 50 al 55 %…[…]… los molineros que constituyen un trust poderoso en este país comparan el trigo a 12 pesos los 100kg y venden la harina a 2,15 los diez kg…[…]…Los molineros realizan una ganancia bruta del 80%…[…]…los panaderos adquieren la harina a 21,50centavi por kg ganan el 30% por el mayor peso que cobra la materia prima elaborada. Los 100kg de harina alcanzan a fabricar cuanto menos 130 kg de pan luego de los 21,5 pesos que cuesta el quintal de harina, pueden producir 130 kg de pan  a un precio promedio de 0,325 les permite cobrar 43,87….realizado así una ganancia bruta de 105 %. El pan hecho con harina argentina se paga más caro aquí que en los países en guerra. Este dato marca que el abuso raya el escandalo…[…]… o los panderos reducen su ganancia o la municipalidad fabrica pan con trigo directamente comprado al productor ( Revista El Mundo Argentino, año 1915. La Tierra 5/3/1915) Cual es la diferencia de aquella  política indiferente de las necesidades del pueblo que se producía en  1915, ejecutada  por un terrateniente, a cargo de la  presidencia  de la República Argentina  Victorino de la Plaza;  representante genuino  de la peor oligarquía argentina y esta política del 2018, ejecutada por otro terrateniente MM, con el apoyo de los nietos de aquella oligarquía, que vendría a ser la peor oligarquía posible de este tiempo… Ninguna…Ni a uno ni a otro, les interesa el precio del pan, ni el bienestar de la gente, solo les interesa el precio del trigo  a exportar y los balances de las corporaciones…

 

En 1915: ¿cambia la posición socialista?…

Son dos situaciones y objetivos distintos. En 1912, el cobro de la gabela-que denuncia  JB Justo- actúa como una retención recaudatoria cuyo objetivo es socializar lo más posible el sostenimiento del aparato burocrático del estado. Esa retención, que critica Justo, seria asimilable hoy a lo que sería un impuesto a los Ingresos Bruto o la primera venta; pero cobra sobre el monto bruto-fijo…. La  que propone Dickman en 1915, estaba  direccionada a desacoplar el precio internacional del trigo,  del costo interno de la harina… Aunque en los dos momentos el impuesto actúa como una retención bruta sin importar el resultado final de la actividad económica,el objetivo político-economico  de la imposición es distinto. En 1912 la finalidad del gobierno es transferir a los sectores de menores recursos como lo eran los colonos arrendatarios, una parte del financiamiento estatal y la propuesta del opositor socialista Dickman es abaratar el pan.  Vimos que el coste del pan se había disparado, el precio del trigo para la exportación estaba altísimo, un combo dramático para los flacos bolsillos obreros que eran la base electoral de aquel  socialismo era lógico que el socialismo optara por dar una señal fuerte hacia su base electoral. Priorizo su electorado urbano a su clientela agraria.

A diferencia de estos tiempos,  el costo de la harina incidía más en el valor final  del bíblico alimento. Hoy se calcula que  solo entre un 15 al 23 % del precio del pan lo explica la harina. En 1915 era mayor la incidencia,  a consecuencia de que no se computaban rubros, como electricidad, alquiler etc; los hornos eran leña, el costo laboral era mucho menor a causa de la inexistencia de cargas sociales y  salarios  paupérrimos etc.

Por las retenciones al trigo, el socialista Piacenza, critica al socialista Dickman

La diputación socialista y los Agricultores… tal es el título de la nota que firma Esteban Piacenza el 12 de Marzo de 1915, en el diario La Tierra, órgano oficial de la FAA. Piacenza, por ese entonces es un activo y caracterizado militante del Partido Socialista y secretario  del Comité de Acción Gremial de la FAA,  mesa chica que conducía la entidad. La nota comienza así: “procuraremos no incurrir en inocentadas ni en puerilidades; harto sabemos los agricultores que nuestra orfandad es absoluta, pero nos será permitido demostrar nuestro desengaño ante la ignorancia o malicia de los legisladores noveles, llámese Dickman o Lé Breton”Es importante poner en contexto esto. ¿Porque dice Piacenza que están solo los agricultores y son los legisladores  ignorantes del tema ¿?. ¿ Como siendo socialista puede permitirse semejante observación incluyendo a los de su propio partido?. Era público y notorio que los socialistas tenían una labor por demás de comprometida con el tema agrario empezando por el mismísimo Dr. Juan B Justo,; que llego a radicarse en una chacra en Junín, junto a su familia para estudiar in situ la problemática agraria. No es difícil inferir el porqué de estos reniegos.  Tienen que ver con la interna federada. Es una clara sobreactuación  de Piacenza, dirigida a su frente interno y  especialmente para satisfacer o no malquistarse con Netri. Este se había enfrentado virulentamente con los socialistas; había expulsado de la FAA a Nogueras,  Justo, y demás,  27 meses atrás. Piacenza, desde entonces  buscaba hacer pie en la novel Federación, hacia equilibrios para diferenciarse de sus compañeros de Partido, con el claro objetivo de que  Netri no lo expulse y poder consolidar su espacio interno. “Laminuta de Dickman al Poder Ejecutivo pidiendo impuestos a la exportación de cereales con el fin de abaratar el pan es elevada y monstruosa: es elevada por el fin que persigue pues, aunque productores de trigo , no está en nuestro ánimo enriquecernos a costa de la miseria del trabajador de la ciudad: es monstruosa pues para beneficiar en un mínimo la consumidor arruinaría al productor….[…]…”…En este párrafo Piacenza le recuerda que no son oligarcas ni avaros. En 1915, no había en instrumental teórico- práctico para diferenciar las retenciones, era una posibilidad que nadie siquiera imaginaba. Si quiero rescata el concepto de Piacenza en cuanto a que “, no está en nuestro ánimo enriquecernos a costa de la miseria del trabajador de la ciudad”,  muchas generaciones de dirigentes federados fueron educados gremialmente en la FAA-al menos en la era Volando-con ese concepto que expresa Piacenza,  de no querer pisar la cabeza a los sectores del trabajo,  para defender  “nuestra” plata. Esa tradición lamentablemente se rompió con, de Angelis y Buzzi clamando por el libre mercado, y denostando el abastecimiento interno (el lomo hay que pagarlo). Sigue Piacenza, ahora corriéndolo a Dickman y Cia, con sus lecturas socialista,  “Es monstruosa, puesto que desde Marx a Jaures la doctrina socialista-por lo menos en teoría- es contraria a todo arancel aduanero y es francamente librecambista. No conocemos las razones porque el “compañero Dickman” aducirá en pro de su minuta, no dejara de ser una sangrienta menudencia y se hace más menudencia tratándose de un flamante socialista officiel”. Lo de “compañero Dickman” encomillado debe tomarse como una sorna del autor , para resaltar sus diferencia con sus propio partido.  Y el darle carácter officiel, o sea oficial en español,  es dejar sentado que  “todos los socialistas” están en la misma criticable posición en favor de retenciones al trigo. El  objetivo de esta generalización es quedar bien con el temible Netri, que ya hacía más de dos años que  había excomulgado de las filas federadas a los socialistas “oficiales” de Justo y Nogueras.. El párrafo que sigue es más que interesante, por la diferenciación que hace.“En efecto es notorio que las haciendas bovinas y ovinas, están en mayoría en poder de los “burgueses” y sin embargo, ni Dickman, ni Lé Breton han “minuteado” en el sentido de gravar la exportación de carne para abaratarla en el mercado interno”. Tiene razón Piacenza, la agricultura estaba en manos de inmigrantes misérrimos, no había oligarcas sembrando; el trabajo agrícola,  solo lo hacían las bestia de carga que eran los colonos arrendatarios. La oligarquía era ganadera y en su mayoría refractaria a la agricultura, solo una minoría inclino sus campos a la siembra para valorizarlos. Y para eso es que inventaron el Sub-arrendador o el subarriendo, un gambito para no vender sus tierras, aprovechar los altos  precios internacionales  del cereal, por la incorporación de Argentina, a la división Internacional del Trabajo; y ellos seguir holgazaneado en París o Buenos Aires. Sigue la nota: Pues bien, ahora-y es tiempo que los agricultores tomen nota- que el trigo se elevó a un precio que de acuerdo con el precio de la harina en estos últimos años, está muy lejos de ser exagerado, lo primero que se les ocurre a los flamantes diputados populares es grabar con gabelas aduaneras a los cereales para abaratar el pan….[…]…. Por ahora, adelantaremos que la carestía de vida no se ha amenguar con leyes prohibitivas, y más aun con rigores aduaneros; los impuestos gravitaran siempre sobre el trabajo, haciendo aun más difícil la vida del trabajador.  Sigue Piacenza, criticando el proyecto Dikman a partir su militancia socialista“Desde el punto de vista socialista, la minuta de Dickman es falsa y prematura; falsa. Porque traiciona los principios socialista, prematura porque el novel legislador no tuvo en cuenta (¿?) que el cereal no está  aun en manos del “capitalista” sino del productor, ¿o no se le importa el hecho? . Supongamos que el gobierno argentino grave con 2$ los cien Kg de trigo a exportarse ¿qué ocurriría?, pues que los trust exportadores pagaran  dos pesos menos los cien kg de trigo, luego los dos pesos los pagara el productor” . Esta confusión se vio durante el conflicto de las retenciones móviles del 2008, muchos dirigentes políticos pensaban q las retenciones las pagaban los exportadores. Los derechos de exportación,  siempre los termina pagando el productor cualquiera sea su tamaño. Por eso proponemos la segmentación de las mismas. El productor más grande que pague más y el más chico que quede eximido de esa gabela. “ cree el compañero Dickman  que el precio actual de pesos de 1.200$ el quintal de trigo, es muy caro en relación al precio de 35 los cien kg de pan ¿. Supongamos, que en vez de gravar la exportación, se limite ¿cree el “compañero” que con esos se abaratara el pan?, nosotros creemos que el “compañero “no será tan….infantil.”…Piacenza termina haciendo centro en el núcleo del problema irresuelto,  desde hace más de un siglo: “hace varios años, que el capital y la molicie viene ensañándose en las costillas de los agricultores y que la miseria nos rodea con sus terribles tentáculos. Nadie se ha preocupado de dar escuelas a los agricultores. Nadie se ha preocupado del precio exorbitante de los envases-bolsas- para cereales, nadie se ha preocupado de la vialidad imposible de las colonias; los fletes ferroviarios nos roen…nos consumen; y bien ahora que los precios del trigo llagaron a un altura que dista mucho de ser anormal, nos salen al encuentro para reducirlos ¿Y son los “democráticos”! .¡¡¡vaya para semejante candil, más vale bailar a oscura!!!.El final de la nota,  se lo reserva para opinar porque los socialistas no apoyan a los chacareroslos legisladores socialistas están en la butaca con el voto de los artesanos y hacen bien en defenderlos, aunque revienten a los chacareros.Termina con un anhelo que será de Netri y también de Piacenza constituir un partido agrario que defienda la sector, “Ahí tiene hilo para tejer, los que creían y  afirmaban que los “chacareros” no necesitan diputados; esgrimen ahora sus armas para contrarrestar el golpe”. El Partido Agrario será  impulsado por la FAA en la década del 30;  bajo la presidencia del mencionado Piacenza, pero será un fiasco electoral.

Conclusión

La Argentina exporta lo que come, excepto la soja. Eso no es un detalle menor, más se consume en el mercado interno, menos hay para exportar, menos se exporta menos facturan las trasnacionales. El precio del trigo, del pan el salario y el consumo son partes esencial de este debate. Para aportar a esta discusión, es que nos  pareció oportuno poner en este final del 2018 esta  nota de Piacenza de principios de 1915. A 103 años vista, muestra lo poco que avanzamos en el tema agrario o lo mucho que retrocedimos., según de qué lado se lo mire…lo cierto es que estamos parados exactamente igual que en los principio del siglo XX. Que un país no haya no haya podido resolver aun la ecuación central de: para dónde quiere ir con su producción alimenticia a-)  si hacia primero abastecer su mercado interno y lo que sobra a exportar; o si quiere exportar sin tener en cuenta  que su mercado interno este o no abastecido. Demuestra que hay dos modelos de proyecto país en clara disputa, dos patrones productivos pujando;  uno nacional y popular y otro profundamente reaccionario, elitista y oligárquico. Este último ha  conquistado la voluntad de porciones significativas de sectores populares, lo que permitió a un derechista a “cara descubierta”,  llegar al poder por primera vez en la historia democrática de la Argentina.  El debate de las retenciones y de la política agropecuaria tuvo mucho que ver con el triunfo de Mauricio Macri, lo que demuestra que este no es un debate económico o técnico agrícola, es profunda y esencialmente político. Si no se resuelve la ecuación pueblo-oligarquía, no sabremos si producimos para alimentar a nuestra gente y exportar los excedentes o si exportamos todo,  no solo los excedentes  sin importar la alimentación de nuestra población. Es así de sencillo, a partir de cómo nos paremos en esta ecuación estaremos con la patria de todos o con la patria de pocos, es decir la  del modelo agroexportador.