Por Alicia Alvo

La cumbia entra sin permiso

Anochecía el último viernes de Agosto cuando empezó a ocurrir algo inesperado en Corrientes, la Avenida de los teatros, en pleno centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pasadas las siete de la tarde, cuando ya había sido habilitada la zona peatonal, de repente, cientos de personas comenzaron a bailar una cumbia, acompañando el compás con una coreografía. La inesperada multitud sacudía el cuerpo siguiendo el ritmo y la canción insistía con un pegadizo estribillo: Macri ya fue. Vidal ya fue. Si vos querés, Larreta también.

A partir de ese 30 de Agosto, la escena empezó a repetirse (y lo sigue haciendo) en diversos lugares de la CABA, con el mismo guión: repentinamente, un gran conjunto de personas confluye en una calle y canta el tema “Si vos querés”, dela banda Sudor Marika, acompañada de una coreografía y sorprende a los transeúntes. Seis minutos después, la multitud se disuelve, tan velozmente como ha llegado. Se trata de un flashmob que está haciendo de las suyas en Buenos Aires, provocando efectos aún difíciles de mensurar. Forma parte de la campaña de Matías Lammens, candidato a Jefe del Gobierno porteño en las próximas elecciones del 27 de Octubre, a las que también se presenta Horacio Rodríguez Larreta, por Juntos por el Cambio.  Una buena porción de porteños, en las PASO del 11 de Agosto ha apoyado a Larreta, a quien se le reclama, entre otras cosas, que se ha ocupado de construir y destruir veredas, para volver a armarlas, mientras la indigencia muestra el desamparo de ciudadanos que viven en la calle y se refugian en los halls de los Bancos, hasta que la policía los desaloja brutalmente.

 

La multitud relámpago

Según su traducción literal del inglés, “flashmob” es una “multitud instantánea” (de flash: destello y mob: multitud). También puede decirse que es una multitud relámpago. Es una acción colectiva, convocada a través de un soporte digital como el celular o internet y ocurre en espacios públicos. Usa las herramientas propias de la era digital y no recurre a los medios de comunicación masivos para convocar y coordinar las performances. Basta con que alguien inste a través de las redes sociales a concurrir a la manifestación para que comience el efecto “bola de nieve”. Su intención es hacer algo inusual que incomode o llame la atención de los ocasionales espectadores. El fenómeno sucede en la ciudad y convierte a la calle en escenario. Se caracteriza por ser imprevisible, efímero, por no tener un público preestablecido ni un lugar fijo, más la ausencia de un comienzo y un final predeterminados.

Todo comenzó con la publicación, en 2002,del libro Smart Mobs: The next social revolution, de Howard Rheingold. Este crítico y ensayista estadounidense se ocupa de pensar las implicaciones culturales, sociales y políticas de las nuevas tecnologías de la información, como internet y la telefonía móvil. El libro aborda el estudio de las nuevas formas de cooperación que están surgiendo en el mundo. Analiza ejemplos como el de las manifestaciones convocadas por celular, que lograron derrocar al Presidente Estrada en Filipinas. Fue Rheingold quien propuso el término comunidad virtual (virtual community) y opina que estas comunidades pueden constituirse en un instrumento de afirmación de la democracia. También acuñó la noción de “multitud Inteligente” (smart mob), que se define como una forma de organización social que nace y se estructura a través de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones. Después de haber leído las obras de Rheingold, Rob Zazueta, de San Francisco, creó la página web Flocksmart.com, en la que por primera vez, los mobbers, empezaron a planear sus reuniones.

Al comienzo, los flashmobs eran espontáneos y breves, pero luego fueron convirtiéndose en acciones preparadas y coreografiadas, utilizadas en los circuitos artísticos o con fines de campañas publicitarias. Desde 2004 hasta la fecha, el fenómeno ha crecido, se ha complejizado y expandido. La cantidad de flashmobs que se reproducen a diario es enorme y están en relación tanto con organismos e instituciones como con marcas comerciales. En el ámbito social, coexisten flashmobs pensados como campañas serias y comprometidas de concientización, algunos que responden a  movimientos sociales y otros que son convocatorias disparatadas (absurdmobs) o con fines comerciales. Cuando la motivación comercial empezó a cobrar relevancia, se empezó a debatir sobre si se había extinguido su carácter social, lo que nos trae a la reciente campaña #SiVosQuerés.

Espíritu festivo para espantar tiempos sombríos

Actualmente, en Argentina, el flashmob se puso al servicio de una campaña política. Parece estar cobrando fuerza como agente social y recoge los sufrimientos y las necesidades concretas de los habitantes de la ciudad. A partir del 30 de Agosto de 2019, se concentra en la ciudad de Buenos Aires, aunque también se está extendiendo a las provincias, con versiones propias de la letra original de la cumbia. La movida #SiVosQuerés, condensa las características de las manifestaciones artísticas y la necesidad de los ciudadanos de expresarse social y políticamente. Se sirve de las  herramientas digitales para intervenir en la construcción del paisaje urbano, desde un hacer político. Utilizando la inmediatez, la instantaneidad y la imprevisibilidad, grandes grupos de personas se autoconvocan, básicamente a través de mensajes de whatsapp. Se dan cita en plazas y calles para ejecutar durante breves minutos una coreografía, al compás de una cumbia con una letra provocativa, que sorprende, tiene un efecto disruptivo en la vida cotidiana e invita a pensar o repensar las inminentes decisiones políticas de la gente. Aparece como un “graffiti móvil”, que se apoya en la palabra, anima con la música y lanza los cuerpos al movimiento. Busca funcionar como una herramienta de cambio social, llamando al ciudadano indiferente a sacudirse los esquemas en los que los medios masivos lo han capturado y lo impulsa a recuperarse como un sujeto político activo. Su letra condensa de modo magistral la profunda y dolorosa crisis que vive el país por estos días. El  protagonista es un ciudadano común, que describe con sencillez y humor las privaciones que sufre en todos los ámbitos; sin tono de queja, muestra la vida desolada que lleva, desnuda las mentiras del sistema y expone la intemperie subjetiva a la que ha sido conducido en estos últimos cuatro años. Los organizadores del flashmob “Si vos querés” distribuyeron un comunicado en el que dicen que “Cuando los tiempos se muestran sombríos y las urnas ya mostraron su voluntad de verdadero cambio de rumbo, elegimos ofrecer un espíritu festivo en el que el compromiso político no se resuma en la suelta de globos pinchados, desinflados”.

Las PASO de Agosto han dejado claro el agotamiento de la propuesta del gobierno “de la alegría”,que ha profundizado los rasgos más negativos de las políticas neoliberales. A nivel nacional, la administración de Macri obtuvo un 31, 79 por ciento, en tanto que el 47,78 por ciento logrado por el Frente de todos significó un voto de esperanza en el regreso de políticas económicas, sociales y educativas más inclusivas. En la Ciudad de Buenos Aires, único bastión que le resta a Juntos por el cambio, Larreta obtuvo el 45,92 por ciento, contra el 32,36 por ciento de Lammens. La movida #SiVosQuerés nació como un llamado al otro a dar su voto de confianza al Frente de todos.

El flashmob y el análisis freudiano de las masas organizadas

Bastante antes que el libro de Rheingold, hace un siglo, en la primavera de 1919, a Freud se le ocurrió la idea de explicar la psicología de las masas y escribió el primer borrador. Se plantea que la naturaleza humana es social y que el vínculo social es imprescindible en la búsqueda de eso que se llama felicidad. Hay una permanente apelación al otro para realizarse. Las masas organizadas –dice- se caracterizan porque los individuos comparten una cultura, tradiciones, instituciones y algunas aspiraciones, que crean un lazo afectivo.

Justamente, el movimiento #SiVosQuerés, se apoya en estas condiciones que señala Freud y a la vez, tiene las características que describe Rheingold en su obra. Utilizando la cumbia, ritmo de fuerte arraigo popular, el flashmob #SiVosQuerés, se organiza “desde abajo” en espacios de militancia popular, “desde adentro” de las redes sociales y convoca a los participantes a apropiarse de los espacios públicos para expresarse políticamente. Al comienzo se realizó en un lugar emblemático del centro, extendiéndose luego a diversos barrios, traspasando luego las fronteras de la ciudad, hacia la Provincia de Buenos Aires y comenzando a instalarse como idea en el país.

Es un recurso para lograr que el ciudadano sienta que sus problemas laborales, económicos, de salud y de calidad de vida son compartidos por todos y tienen un mismo origen: el neoliberalismo, encarnado de modo contingente por Larreta. Mientras que las estrofas de “Si vos querés” abordan las dificultades y sufrimientos del protagonista, el estribillo menciona el triunfo del Frente para todos y pinta un panorama esperanzador, basándose en los resultados de las PASO (Macri ya fue, Vidal ya fue). Desde la fuerza del significante, alienta a colocar a Larreta en lo que “ya fue”, al mismo nivel que los que ya fracasaron en el intento de perpetuarse. No insta a votar al candidato de la oposición. Ni siquiera lo menciona. Convoca a que el otro –también ciudadano de a pie- piense en la decisión que va a tomar en Octubre. La multitud que baila y canta asombra al transeúnte y lo invita a identificarse, no ya desde el plano intelectual, sino involucrándose desde un cuerpo en movimiento, al compás de la música, que es un fenómeno que favorece el surgimiento de las emociones. #SiVosQuerés es una intervención que transita sobre los bordes de la grieta: la salta, la rodea, se hunde en sus profundidades, vuelve a la superficie, la pone en evidencia y la sella proponiendo una apertura, mientras le guiña un ojo cómplice al que pasa y al que se detiene, al compás contagioso de la coreografía. 

Corrientes, flashmob y después

Es demasiado pronto para saber si logrará el objetivo de conseguir un ballotage entre el actual Jefe de Gobierno porteño y el candidato por el Frente de Todos, Matías Lammens. Lo que es incontestable es que ya está dando mucho que hablar, escuchar, bailar,  pensar, dudar y recalcular a la hora de elegir el 27 de Octubre próximo, cuando se pondrá en juego la elección de un proyecto saque a la Argentina de un brutal ahorcamiento de casi cuatro años. Tampoco es menor el dato de la onda expansiva que ha provocado la campaña, que ya está posándose suavemente en el imaginario del resto del país y ha tenido repercusión en el exterior. De eso se habla. Inclusive Larreta, escalofriado por la posibilidad de un ballotage, salió con el tarro de pintura amarilla a acordar con el gastronómico Luis Barrionuevo para que los gremios que le responden se sumen a la campaña y a la fiscalización oficialista en la zona sur de la ciudad.

Después de una semana completa de réplicas de las performances por toda la ciudad, quedan planteadas algunas preguntas:

¿Se constituirá el flashmob en un instrumento para actuar sobre la colonización de la subjetividad en estos tiempos de feroz neoliberalismo?  No se sabe, pero seguramente sus efectos serán más auténticos que los de la comida basura, la alegría envasada en globos, los acondicionadores para el pelo de un minuto y las fake news.

¿Será una vía para recuperar el valor de lo colectivo y lo comunitario por sobre las soluciones individuales y el sálvese quien pueda que propone el modelo neoliberal?

¿Puede obrar como herramienta para sanar el lazo social, recordando que las relaciones sociales no son entre cosas ni con el “mercado”, sino que se convive con otros sujetos?

Es cierto que para producir un cambio, se necesita poder hacerlo, pero la empresa corre el serio peligro de fracasar si bajo la pátina de la voluntad no está el deseo, que se expresa en el querer.

Sin dudas, el tejido social puede ser mejor si las cosas se hacen con el otro, con este, con aquel, conmigo, con vos. Y vos… ¿querés?

 

SI VOS QUERÉS –  Sudor Marika

Ya no llego a pagar el alquiler, no sé qué hacer, no sé qué hacer.

Todo el día laburando y laburando,

encima subió el bondi y me están precarizando, 

encima subió el bondi y me están precarizando.

 

Que la playa ya no sea un privilegio,

quiero vacaciones cuando termine el colegio.

No endeudarnos para pagar la boleta,

también es responsable de esta miseria Larreta.

 

Macri ya fue, Vidal ya fue

Si vos querés, Larreta también.

Si vos querés, Larreta también.


Hoy cerró su negocio el vecino,

Aunque te guste o no este gobierno es asesino.

No les creas, lo que dicen es un cuento,

yo sé bien que a mi abuela le faltan medicamentos.

yo sé bien que a mi abuela le faltan medicamentos.

 

Y qué me importa a mí la bicisenda,

mientras haya hambre en el país esa es la urgencia.

La alegria es la del pueblo y va a volver,

por eso en Octubre ya sabes lo que hay que hacer

 

Macri ya fue, Vidal ya fue

Si vos querés, Larreta también.

Si vos querés, Larreta también.

 

*  *  *